‘El castillo vagabundo’, una aventura de proporciones épicas

Por Jazid Contreras

La guerra y la paz son un tema recurrente en las películas de Hayao Miyazaki y 'El castillo vagabundo' (2004) no es la excepción. Se trata de una historia llena de personajes coloridos e historias conmovedoras que se desarrollan en un contexto bélico donde se mezclan la realidad y la fantasía.

Sábados animados

28 de enero 10:00 p.m. → 'El castillo vagabundo'

Señal Colombia presenta de nuevo una de las cintas aclamadas del Studio Ghibli, donde la protagonista de esta aventura es Sophie, una adolescente tímida e insegura que es víctima de un conjuro que la convierte en anciana. La maldición le impide hablar de lo que le sucedió, entonces decide embarcarse en un viaje épico en busca de una solución.

La película es japonesa, pero la historia se desarrolla en una región ficticia inspirada en la Europa de principios del siglo XX. Hay un conflicto entre los reinos de la región y cada uno llama a sus magos y hechiceros para combatir en esta guerra sin sentido.

Uno de ellos es Howl, un mago apuesto, extravagante y vanidoso, dueño de un increíble castillo con patas que deambula por los campos. Howl decide ayudar a la anciana Sophie y la hospeda en su castillo, donde viven otros mágicos personajes como Calcifer, un demonio de fuego que hace las veces de motor del castillo. También está el pequeño Markl, ayudante aprendiz de Howl, y el pintoresco cabeza de nabo, un espantapájaros que ayuda a Sophie a llegar al castillo.

A bordo de esta impresionante estructura, los protagonistas de esta historia vivirán fantásticas aventuras mientras Howl usa su magia para tratar de acabar con la guerra y, de paso, conquistar el corazón de Sophie.

Como en la mayoría de sus cintas, el célebre director japonés Hayao Miyazaki crea un mundo narrativo donde las reglas de la física no aplican, donde la realidad se mezcla con lo mágico y los personajes cambian de apariencia durante la historia al mismo tiempo que se transforman espiritualmente.

Esta película, nominada al Oscar en la categoría de película animada en el año 2005, está basada en la novela ‘Howl’s Moving Castle’ (1986) de la escritora británica Diana Wynne Jones. Contiene un mensaje pacifista que también está presente en otros títulos del Studio Ghibli, como ‘La princesa Mononoke’ (1997), ‘Porco Rosso’ (1992) y ‘La tumba de las luciérnagas’ (1988).

‘El castillo vagabundo’ ya es considerado un clásico del cine animado japonés y, como otras obras de Miyazaki, es un título imperdible para todo admirador del género anime.

Más información

Cinco razones para no perderse las películas del Studio Ghibli

'El viaje de Chihiro', una joya del cine animado

El realismo y la magia de 'La colina de las amapolas'

Comentarios 

El mundo se divide en dos grupos: los que asisten felices, tararean y hasta bailan sentados a la proyección de un musical y los que solo bajo el yugo de la amistad o el amor se someten a lo que para ellos es una tortura sonora interminable. Los musicales despiertan amores y odios, y esa es una verdad absoluta. No hay aguas tibias, términos intermedios, pero, ¿por qué?, ¿Por qué no podemos estar en un punto neutral frente a estas películas?, ¿Qué es lo que genera esa brecha que parece ser más grande que la existente entre los amantes de Star Wars y Star Trek?, trataremos de dilucidarlo.

Dicen por ahí que en muchas ocasiones las familias se reunen solo cuando hay un matrimonio o un entierro. Pero esos encuentros espaciados no siempre resultan bien, momentos incómodos, miradas cómplices, molestias guardadas, el chisme, la crítica, la envidia e incluso los celos son elementos en común para esos sujetos que deben volver a verse las caras después de mucho tiempo.

Por: Gabriel González Rodríguez

Curador de Cine Señal Colombia

No son pocas las películas en las que el espectador se descubre tomando partido por “los malos del paseo” y aunque esto le pueda generar una confusión moral, no debería sentirse mal , pues bien sea un supervillano o un genio loco que lo sorprenda, hay razones de fondo para que esto suceda.

Corre el año de 1964 y soplan vientos de cambio en una fría escuela del Bronx en Nueva York, allí los estudiantes se debaten entre las incertidumbres que trae la juventud y la disciplina impuesta por la directora del claustro. Una historia en donde la confusión, la desconfianza y la controversia son el estandarte de una sociedad tan calumniosa como prejuiciosa.

Una de las referencias obvias al hablar de cine colombiano es Carlos Mayolo, un hombre que dejó un huella indeleble en lo que tiene que ver con la producción cinematográfica nacional. Su estilo de contar historias y su muy particular proceso creativo lo han convertido en un director de culto y un referente para las nuevas generaciones de realizadores.

En estos días que recordamos el nacimiento de Carlos Mayolo decidimos hablar con algunos de sus amigos más cercanos, como Luis Ospina, director, montajista, guionista y productor de cine colombiano; Néstor Oliverosrealizador de cine y televisión, tolimense y documentalista; y Eduardo Carvajal, fotógrafo que ha registrado con su lente los rodajes de varias películas del cine colombiano y quien además ha registrado con sus imágenes a los personajes que giran en torno del denomin


Prepara lápiz y papel o guarda en tus favoritos la programación de febrero para 'En cine nos vemos'

El documental 'Paciente', coproducción entre Señal Colombia y Gusano Films, dirigido por Jorge Caballero, llega a nuestra pantalla para retratar la inclemencia del sistema de salud colombiano que obliga a los usuarios a enfrentar absurdos obstáculos burocráticos para acceder a sus servicios.

Páginas