5 películas colombianas de culto

La historia del cine en nuestro país empezó accidentado, como cualquier colombiano esperaría; hacia el lejano año de 1847 llegó el primer aparato que arrastró hasta nuestro país la revolución creada por la cámara que se inventaron los Lumière en París, pero la producción fílmica tuvo que esperar varios años para salir a luz porque -como fue común en Colombia- la guerra no permitió hacer otra cosa, y en esa época hablamos de la infame Guerra de los Mil días. Pasado este mal rato, Colombia esperó hasta el año 1922 para ver el primer largometraje hecho aquí: ‘La María’, una adaptación en cine mudo de la novela de Jorge Isaacs.

Lunes de clásicos

2 de enero 10:30 p.m. → 'La Mansión de Araucaima'

Mucho cine se ha hecho en Colombia y la producción cinematográfica ha ido creciendo a buen paso desde los años 90s, aumentando cada vez más la cuota criolla en los estrenos anuales; de esta manera, solo en 2015 la industria de nuestro país 36 películas, una buena cifra si consideramos que unos años atrás, en 2010, solo vimos nacer 10 cintas propias. Y con la producción, viene la audiencia, la cual también ha crecido significativamente y ha decidido salir de casa a buscar una pantalla en cine para consumir nuestro cine. Esa es la audiencia que -además de alimentar taquilla- determina el éxito popular de una cinta.

Ahora, ¿qué hace que una película pase de ser una simple cinta a ser una cinta de culto? Ciertamente no lo que marque en la taquilla, sino la manera en la que impacte a la audiencia. Una producción cinematográfica logra ese anhelado estatus de culto cuando tiene un significado importante la audiencia que la consume, ya sea porque el formato es innovador, porque la producción es impecable, porque retrata un hito histórico significativo o sencillamente porque la historia es tremendamente buena.

Para esto es importante tener en cuenta que un filme de culto debe sobrevivir al duro paso de los años, y su historia transgrede para convertirse en una obra icónica que, además de ser consumida en salas de cine, el contundente voz a voz que hace que se siga viendo y se convierta en un contenido inolvidable. Así, una película se gana reconocimiento masivo para consolidarse como un verdadero clásico del cine.

Siguiendo el termómetro de la audiencia, en este caso la audiencia de Señal Colombia, entregamos estas cinco cintas que hacen parte de la programación de nuestra pantalla y que nuestros usuarios siempre aman ver precisamente porque, además de ser colombianísimas, son películas de culto.

 

La mansión de Araucaima

(1986)

Esta película estaba destinada a ser de culto desde su concepción. La historia del escritor Álvaro Mutis como reto a Luis Buñuel, quien pensaba que era casi imposible adaptar un relato gótico a un contexto tropical, y así fue como nació una mansión en tierra caliente. Esta cinta, dirigida por Carlos Mayolo, editada por gran Luis Ospina, y protagonizada por la inigualable Vicky Hernández, plasmó en la pantalla lo mejor y lo peor del humano, sin importar su condición social.

La vendedora de rosas

(1998)

Colombiano que se respete se sabe de memoria la frase “Me la mecatié en cositas”, la usa cada vez que se gasta la quincena antes de tiempo, y no la deja morir al desempolvarla para un chiste o meme de internet. Mostrar las costuras de una sociedad llevada por el crimen y las drogas, los giros que lleva este filme y esa cercana nostalgia con el cuento de Hans Christian Andersen, 'La vendedora de fósforos', deja una cantidad de estructuras sociales que hacen de esta cinta una voz contundente del cine de culto.

 

Perro come perro

(2007)

Ver esta historia es entrar en un mundo turbio, donde el hilo narrativo y la musicalización la convierten en una cinta que es imposible de olvidar. Un filme que hizo parte del nuevo cine colombiano que raya en lo infernal, donde el humor oscuro pasa a ser negro y donde la maldad tiene su swing. El ritmo de este filme, los actores que componen la nómina y la temática, hacen de ‘Perro come perro’ una verdadera joya cinematográfica colombiana.

 

La estrategia del caracol

(1993)

Y hablando de frases reconocidas en las cintas: “Ahí tienen su hijueputa casa pintada”. Imposible no haber querido ser el autor de ese grafiti en el filme dirigido por Sergio Cabrera. ‘La estrategia del caracol’ tiene algo particular, y es que a pesar del paso de los años no se le notan las arrugas, sigue siendo una cinta que obtuvo buenas críticas y que a la fecha sigue siendo referencia del buen cine nacional.

 

Rodrigo D: no futuro

(1991)

Toda la angustia juvenil de los moribundos ochentas fue encapsulada en esta cinta al ritmo de una excelente banda sonora. Su puesta en escena y su propuesta narrativa, además de la música, hacen que esta película reconozca un mundo suburbano donde el destino trágico de sus actores abre la puerta a un mundo extraño para muchos, pero que incluye la voz de muchos que estaban detrás de las paredes y que salen a la luz para mostrar la desesperanza y los desahogos de la juventud en la ciudad de la eterna primavera.

Estas son solo cinco cintas colombianas de culto, ¡muchas quedan por fuera! Deja un comentario y ayúdanos a hacer crecer esta lista nominando la película que crees que no puede faltar en este listado.

Comentarios 

El mundo se divide en dos grupos: los que asisten felices, tararean y hasta bailan sentados a la proyección de un musical y los que solo bajo el yugo de la amistad o el amor se someten a lo que para ellos es una tortura sonora interminable. Los musicales despiertan amores y odios, y esa es una verdad absoluta. No hay aguas tibias, términos intermedios, pero, ¿por qué?, ¿Por qué no podemos estar en un punto neutral frente a estas películas?, ¿Qué es lo que genera esa brecha que parece ser más grande que la existente entre los amantes de Star Wars y Star Trek?, trataremos de dilucidarlo.

Dicen por ahí que en muchas ocasiones las familias se reunen solo cuando hay un matrimonio o un entierro. Pero esos encuentros espaciados no siempre resultan bien, momentos incómodos, miradas cómplices, molestias guardadas, el chisme, la crítica, la envidia e incluso los celos son elementos en común para esos sujetos que deben volver a verse las caras después de mucho tiempo.

Por: Gabriel González Rodríguez

Curador de Cine Señal Colombia

No son pocas las películas en las que el espectador se descubre tomando partido por “los malos del paseo” y aunque esto le pueda generar una confusión moral, no debería sentirse mal , pues bien sea un supervillano o un genio loco que lo sorprenda, hay razones de fondo para que esto suceda.

Corre el año de 1964 y soplan vientos de cambio en una fría escuela del Bronx en Nueva York, allí los estudiantes se debaten entre las incertidumbres que trae la juventud y la disciplina impuesta por la directora del claustro. Una historia en donde la confusión, la desconfianza y la controversia son el estandarte de una sociedad tan calumniosa como prejuiciosa.

Una de las referencias obvias al hablar de cine colombiano es Carlos Mayolo, un hombre que dejó un huella indeleble en lo que tiene que ver con la producción cinematográfica nacional. Su estilo de contar historias y su muy particular proceso creativo lo han convertido en un director de culto y un referente para las nuevas generaciones de realizadores.

En estos días que recordamos el nacimiento de Carlos Mayolo decidimos hablar con algunos de sus amigos más cercanos, como Luis Ospina, director, montajista, guionista y productor de cine colombiano; Néstor Oliverosrealizador de cine y televisión, tolimense y documentalista; y Eduardo Carvajal, fotógrafo que ha registrado con su lente los rodajes de varias películas del cine colombiano y quien además ha registrado con sus imágenes a los personajes que giran en torno del denomin


Prepara lápiz y papel o guarda en tus favoritos la programación de febrero para 'En cine nos vemos'

El documental 'Paciente', coproducción entre Señal Colombia y Gusano Films, dirigido por Jorge Caballero, llega a nuestra pantalla para retratar la inclemencia del sistema de salud colombiano que obliga a los usuarios a enfrentar absurdos obstáculos burocráticos para acceder a sus servicios.

Páginas