Un accidente casi saca del ciclismo a Jhonatan Restrepo

La carrera en el ciclismo de Jhonatan Restrepo empezó hace más de 12 años en Pácora, Caldas, un municipio a una hora y media de Manizales. El pedalista del Katusha Team recuerda que de niño salía a montar bicicleta con su padre, Mario, pero una caída lo hizo alejarse de los caballitos de acero: “Fue a los diez años. Me fui contra un alambrado, me hice una cicatriz muy grande en la cara”.

Santos Tour

Del 14 al 20 de enero por Señal Colombia

El caldense, luego, probó suerte en la natación –donde fue varias veces campeón nacional- y el fútbol –donde estuvo “muy cerca” de jugar en las inferiores de Deportivo Pereira-. Sin embargo, a los 16 años volvió a sentir esa sensación que solo la bicicleta le daba y don Mario solo le dijo que “debía hacer bien” porque no se podía dedicar al balompié y al ciclismo.

El pedalista, que desde 2016 está en el Katusha Team, se decidió por el deporte de Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Fabio Parra y Santiago Botero porque “en el fútbol era mucha rosca, era el que tuviera más implementos, los que tuvieran más plata para jugar en los mejores equipos, mientras que en el ciclismo era lo que podía hacer uno, uno podía subir hasta donde podía”.

Su padre, precisamente, es entrenador de ciclismo y ha formado a pedalistas como Juan Pablo Villegas y Luis Castañeda. Mario siempre lo llevó muy tranquilo y Jhonatan recuerda que lo “ponía a entrenar poquito” y que siempre le dijo que “iba a llegar a Europa con 21 años”. El pedalista, que llegó al Katusha con esa edad, afirma que le hace “caso en todo lo que dice”. 

El ciclista de Pácora, en su formación, empezó en la ruta, aunque estuvo complementando sus entrenamientos con la pista porque “en Antioquia le exigen a uno hacer pista para el desarrollo. Aquí en Colombia era complemento hacer pista porque a uno no lo sacaban a correr a Europa como lo hacen ahora con los sub 23, que los llevan al Tour de l'Avenir. La pista era una entrada y una modalidad que le daba experiencia y desarrollo, y me sirvió porque ahora en el ciclismo no hay solo embaladores o escaladores”.

El caldense cosechó varias medallas en el ciclismo de pista: ganó en 2013 el título nacional en persecución individual, persecución por equipos y fue segundo en la persecución individual de los Juegos Bolivarianos; un año más tarde fue campeón nacional en persecución individual, persecución por equipos y en la modalidad de Madison o Americana. En 2015 llegó su primera victoria en la ruta con el oro en el Campeonato Panamericano de Ruta sub-23.

Esta formación ha hecho a Jhonatan considerarse como un “ciclista todoterreno” porque va bien en la montaña, también en el llano y en la contrarreloj va rápido: “No sé si sea un escalador nato, pero si puedo hacerlo muy bien y puedo subir montañas de 5 o 6 kilómetros. Por los entrenamientos, sé que estoy cerquita de los mejores en puertos cortos”.

Katusha Team

Jhonatan firmó por Katusha a finales de 2015 luego de que se probó en la Vuelta a Burgos, donde terminó en el séptimo puesto de la clasificación de jóvenes y fue cuarto en la segunda etapa.

El ciclista colombiano recuerda que el salto a un equipo del pelotón mundial fue “duro” porque “en Colombia la vida se vive más tranquila, no necesitas cuidarte tanto, somos profesionales, pero no tanto como se lo toman en Europa. Llegas a Europa y sufres mientras cambias el modo de comer, el modo de entrenar, el modo de vivir, todo es diferente. Uno debe comer mejor, siempre estar en el peso que es”.

Además, el caldense recuerda que al principio tuvo problemas de salud porque llegó enfermo, tuvo que correr, luego no pudo entrenar y seguía enfermo: “A final de año me fue mejor en la Vuelta a España”. 

La ronda ibérica fue su primera experiencia en una carrera de tres semanas y terminó 128 con cuatro top 10 en etapas (fracciones 2, 8, 10 y 21). Jhonatan indica que al principio fue raro porque llegó con chispa, pero que luego de la mitad de la carrera empezó a sentir el cansancio y había días en los que se sentía muy bien y otros en los que estuvo cerca de retirarse.

Los colombianos, además, fueron protagonistas de esa edición de la Vuelta y el de Pácora sintió la camaradería: “En el inicio todos estamos tranquilos, pero cuando pasan los días, nos empezamos a buscar para charlar y reírnos. Con relación a los años pasados, es más fácil porque hace unos años era Botero solo o Urán solo. Ahí se hacía más difícil”.

Jhonatan relata que ese primer año el recibimiento fue muy bueno “porque había muchos españoles y pude hablar con ellos. No se me hizo tan duro. Se me hizo difícil con los ingleses porque no hablaba casi nada de inglés. En 2017, me defendí y ahora también hablo italiano. Eso es una ventaja porque llegas más tranquilo a las carreras y puedes conversar con cualquiera”.

En Katusha coincidió con uno de sus héroes en el ciclismo: Joaquim ‘Purito’ Rodríguez. El pedalista nacional tomó muchas enseñanzas del referente español: “Le aprendí el carisma, el profesionalismo y el liderazgo que tenía con todos los compañeros. No era de los líderes que tratan mal a la gente. Era una persona muy alegre, trataba a todos de igual a igual, no se creía estrella, con todos se reía y con todos hablaba”.

Además, uno de los aprendizajes que consiguió de su hasta ahora paso por Katusha Team es que “cuando uno se cae y se fractura, uno se debe cuidar el doble. Si no te cuidas, nadie te va a cuidar, nadie te va a ayudar a volver más fuerte. Si no lo haces tú solo, no será el mismo. Debes ser muy profesional cuando pasan esas cosas”.

2018

Esta nueva temporada en el pelotón mundial, Jhonatan la iniciará con el Santos Tour, evento que será transmitido por Señal Colombia del 14 al 20 de enero. El pedalista caldense fue campeón de la clasificación de los jóvenes en la edición pasada y sus objetivos son los mismos en 2018.

He entrenado muy bien, las sensaciones son muy buenas. Las expectativas son ganar y hacer lo mejor que se pueda. Somos dos líderes en el equipo, si un día me siento fuerte, le diré al equipo y lo intentaré”, cuenta el ciclista que estuvo en Coldeportes-Zenú entre 2014 y 2015. 

Australia le trae buenos recuerdos a Jhonatan porque allí también consiguió el cuarto puesto en el Cadel Evans Great Ocean Road. 

El hijo de Mario Restrepo y Luz Adriana Valencia llega como uno de los dos líderes de equipo y se siente “tranquilo” con ese nuevo rol en la escuadra porque “la presión no me asusta. Todo lo hago con personalidad”.

Jhonatan, después del Santos Tour volverá a Europa para correr la Vuelta a Algarve, el Strade Bianche y la Milán-San Remo: “Quiero hacer buen calendario y ver qué resultados tengo. Puedo ir como segundo líder o libre. Voy a pelear las carreras. En Giro y Vuelta estoy de reserva, eso se definirá cuando esté más cerquita”.