‘Así somos’ en el Eje Cafetero y Antioquia

'Así somos'

Desde el 13 de febrero

Regresa a nuestras pantallas el proyecto de web y televisión que pretende responder con respuestas tan variadas como la gente de nuestro país a una sola pregunta: ¿Cómo somos los colombianos?

En esta oportunidad decidimos visitar los bellos paisajes del Eje Cafetero y Antioquia en busca de personas con historias que nos ayuden a seguir construyendo el mapa de sentimientos y emociones de Colombia. Estas son algunas de las mejores respuestas que nos muestran la identidad de cafeteros y paisas:

¡Únete! Conoce aquí cómo participar en 'Así somos' y comparte tu historia.

 

1. El café le da energía al turismo. 

Juan David de Chinchiná, Caldas, descubrió en el paisaje cultural cafetero y en sus amigos el potencial para hacer del turismo su plan de vida.

 

2. El amor por la tierra tiene muchas formas

Para Javier de Medellín, Antioquia, su gran amor por la tierra se materializó en la huerta que construyó en el techo de su casa.

 

3. Más que clientes, hay amigos

Edgar en Jericó, Antioquia, tiene un negocio y su clientela son sus amigos. Dice que le da guayabo cuando se van.

 

4. El amor se vive como en el cine

Para Gabriel y María en Jericó, Antioquia, el matrimonio es unir dos corazones en un solo.

 

5. Se aman las tradiciones

A los hermanos Castrillón de Salamina, Caldas, les corre aserrín por las venas. Les preocupa no tener a quién heredar el arte de la carpintería.

 

6. La honestidad es un valor sagrado 

A Uriel de Salamina, Caldas, todos le confían sus mandados saben que es un hombre honesto y de buena voluntad.

 

7. Se respetan todas las formas de vida

Sergio en Jericó, Antioquia, además de su profesión, se ha dedicado a recuperar animales que han sufrido abandono o maltrato.

 

8. A los problemas se les pone el pecho con actitud

Para Evelio de Jericó, Antioquia, la solución a cualquier problema está en la fuerza interior.

 

9. Se ama en las buenas y en las malas

Para Yaneth y Duván, de Manizales, estar enamorado es vivir para la otra persona y aceptar sus imperfecciones.