La mujer entre las costuras de la guerra

Bastaron 17 capítulos para hacer de 'El tiempo entre costuras' una de las producciones más exitosas de los tiempos recientes en España y ahora, en Señal Colombia, podrás disfrutar de esta serie, llena de intriga, romance e historia. Un combo exitoso que te seducirá.

A partir del 23 de octubre

→ Lunes a viernes 7:00 p.m.

 

"El destino es la suma de decisiones que tomamos en nuestra vida"

Sira Quiroga

¿Qué hizo tan especial esta serie para que se viera en rincones tan distintos como Japón o Estados Unidos? Una de las principales razones es que se desarrolla en un momento histórico muy interesante: el periodo comprendido entre la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. A esto se suma el hecho que tiene una protagonista poderosa, empoderada, diferente, que sirve de excusa para contar cómo las mujeres vivieron, participaron y definieron esa trágicamente célebre época.

No dejes de ver: 5 razones para no perderte 'El tiempo entre costuras'

Sira Quiroga - Adriana Ugarte- es una mujer ingenua, comedida, creativa y atractiva. Además de ser una ávida costurera gracias a las enseñanzas de su madre, es alguien que no se conforma con una vida común y corriente. Ella es la protagonista de "El tiempo entre costuras" y ejemplifica lo fundamental del rol femenino en el desarrollo de conflictos que cambiaron la historia del siglo pasado y de la humanidad, en general.


El rol de la mujer en la guerra

La guerra es una de las más importantes protagonistas de ‘El tiempo entre costuras’, pues marca el destino de Sira. Tanto la Guerra Civil Española, como la Segunda Guerra Mundial influyen en el desarrollo de esta historia pues, si bien en el inicio la protagonista no quiere hacer parte de estos conflictos, se ve obligada a hacerlo en diferentes condiciones: víctima, participe y jueza.

En ese orden de ideas, 'El tiempo entre costuras' nos delinea lo roles generales que las mujeres fueron adquiriendo en las guerras, donde tener conciencia política fue uno de los aspectos relevantes, no solo para entender los precedentes de los partidos a los que quisieron pertenecer, sino para desempeñar tareas específicas orientadas al control y servicio social, como el servicio a huérfanos y enfermos.

Pero las mujeres, como lo muestra esta producción, no hicieron parte únicamente como actores sociales y políticos, sino también como actores militares. En el caso de la Guerra Civil Española -que se libró desde el 17 de julio de 1936 hasta el primero de abril de 1939, entre republicanos y nacionalistas- es reconocida la participación de grupos de mujeres que marcharon al frente para combatir el bando republicano y aunque el número no fue especialmente alto, sí marcaron el desarrollo de ese conflicto.

Otro papel que se destaca en esta serie y en la historia de los conflictos armados en mención es el de la mujer trabajadora, que en el caso de la Guerra Civil Española, también fue definida como la mujer anónima, y eran aquellas que, más allá de su inclinación ideológica, por supervivencia en la mayoría de los casos, se hicieron cargo de todo en sus hogares. La pérdida de los hombres por muerte o por estar en batalla, las impulsó a atender las consecuencias de la guerra con fuerza laboral participando desde la conducción de transporte público hasta la creación de comedores populares, entre otros cargos que, previo a la guerra, eran considerados masculinos.

Los personajes de "El tiempo entre costuras" en imágenes

 

Como aspecto resaltable también podemos mencionar el papel de la mujer en la propaganda de la guerra. En los primeros años del conflicto civil se vivió un estallido de creatividad donde ellas fueron protagonistas. Es así como en los carteles republicanos contenían dos partes, la primera con el enfoque hacia partidos políticos y organizaciones sindicales, combinando la imagen de la mujer con elementos que indicaban revolución. De otro lado, estaban los carteles de Mujeres libres, organización que reunía las imágenes que ratificaban el puesto de la mujer en la guerra con consignas como portadoras del feminismo proletario.

Y por último, podríamos mencionar, aunque en mucha menor medida, la participación femenina en el espionaje, rol que vemos tan bien representado en "El tiempo entre costuras". Es rumor a voces que a lo largo de la historia, las mujeres han jugado un papel fundamental en las labores de inteligencia de los bandos implicados. De hecho, uno de los personajes de la vida real que están incorporados en la historia de esta serie es Rosalinda Fox, quien consignó en sus memorias el haber sido espía para el Gobierno Británico.

Como puedes ver, la mujer no fue una mera espectadora de las guerras, sino que fueron protagonistas de primera línea y en ‘El tiempo entre costuras’ podrás conocer más de sus alcances, en una producción de lujo que te enamorará.

Una megaproducción

La serie que superó el medio millón de euros por capítulo y que fue rodada durante siete meses de grabación en España (Toledo, El Fuerte de San Francisco en Guadalajara, Madrid), Portugal (Lisboa, Cascais y Estorial) y Marruecos (Tánger y Tetuán), logra representar a la perfección los lugares narrados por la escritora española María Dueñas en su best seller homónimo publicado en el año 2009, con una venta de más de dos millones de ejemplares en 20 idiomas.

Esta será una serie que tiene muchos elementos que vale la pena analizar: si hablamos de la dirección artística podemos decir que Luis Valles lo hizo a la perfección, creando poco más de 250 decorados para llevarnos de la mano al tiempo en el que se desarrolla la historia y ni qué hablar de la moda de la época, con más de 1900 vestidos en pantalla, gracias al trabajo dedicado de la responsable de vestuario Bina Daigeler.

La música es otro aspecto a destacar. César Benito fue el encargado de realizarla de manera espectacular, tanto como para alcanzar el puesto número 2 en las listas de ventas de iTunes España y el número 1 en el apartado de bandas sonoras. No hubiera podido ser mejor, y es que para la muestra un botón:


Contenido relacionado


5 razones para no perderte 'El tiempo entre costuras'


El grito de 'La voz dormida'