Mitos sobre el autismo que debes olvidar

A propósito de la celebración del día del orgullo autista y de la emisión en nuestra pantalla del documental ‘La sonrisa verdadera’ quisimos acercarnos más a la realidad de este trastorno del neurodesarrollo y derribar algunos mitos persistentes a su alrededor.

La sonrisa verdadera

18 de junio - 8:30 p.m

 

¿Crees que es algo que no nos toca?, ¿te parece que solo pasa en películas de Hollywood? Pues bien, estás equivocado. El autismo es una realidad latente en nuestro entorno. Para que te hagas una idea, mientras en el planeta, según la Organización Mundial de la Salud, OMS, uno de cada 160 niños padece un transtorno del espectro autista, en Colombia, según cifras reveladas por la Liga Colombiana de Autismo en 2014, se estima que la prevalencia de esta condición en infantes es de 1 por cada 110.

Tambien puede interesarte: 5 películas que todo hijo debe ver con su padre

Sin embargo estas cifras,  según la misma organización no pueden ser respaldadas por investigaciones y son calculadas basadas en las tendencias globales.

Y para recalcar la urgencia de hablar sobre el autismo y desmitificarlo, un informe de la OMS    revela que “según los estudios epidemiológicos realizados en los últimos 50 años, la prevalencia mundial de estos trastornos parece estar aumentando”. Pero vamos al principio, ¿qué es el autismo?

Además: Documentales sobre padres hechos por hijos

 

Definiendo la condición

En resumidas cuentas se trata de un grupo de trastornos del desarrollo neurobiológico que se manifiestan en tres aspectos: su vida social, su lenguaje y la forma de comunicarse y la conducta individual.

Esta condición tiene numerosas formas de manifestación por lo que no se habla de tipos de autismo sino de trastornos del espectro autista. En otras palabras, podría hablarse de rasgos cardinales del autismos y no de tipos de autismo.

Sobre las causas de esta condición, no existe una etiología definida pero se cree que entre el 50 y el 80 por ciento del origen de la misma está basada en la carga genética a lo que se suman otros elementos como la contaminación, la prematuridad al nacer y los antecedentes familiares de discapacidad intelectual o de trastornos del ánimo y del afecto.

Ahora que tienes más claro de qué hablamos y porqué lo hacemos, empecemos a derrumbar esos mitos que hacen daño tanto a quien padece el transtorno como a quien desconoce la verdad de esta condición.

 

Mitos que debes olvidar

“El autismo es una enfermedad”

No, no y no. Como ya lo explicamos antes en este artículo, se trata de un grupo de trastornos que, contrario a una enfermedad, no puede ser curado y del que tampoco existe un examen médico que pruebe su existencia o ausencia en un paciente. De la misma forma, es prioritario entender que no se trata tampoco de un problema sicológico, sino que tiene su origen aún en el embarazo.

“El autismo lo ocasionan las vacunas”

Durante muchos años se difundió la historia de que la famosa vacuna de la triple viral era la responsable del autismo en quienes habían recibido la inyección. Pero ya los estudios demostraron que esta supuesta máxima no es más que un embuste de proporciones épicas.

“Todos los autistas son niños genios”

Olvídate de todo lo que creías saber gracias al cine: no todos los pacientes diagnosticados con trastornos del espectro autista son réplicas de ‘Rain man’, ni tampoco se van a aprender un libro completo palabra por palabra. De hecho, las cifras bastan para derribar este mito: solo un 10% de las personas diagnosticadas tienen ese tipo de “talento único”.

Inclusive, aquellas personas que padecen autismo y que poseen una habilidad única como la de Raymond Babbit (el personaje interpretado por Dustin Hoffman en ‘Rain Man), tienen gran inteligencia en un área como las matemáticas, pero también grandes deficiencias en el resto de áreas. Esto es conocido como Síndrome de Savant.

“Los niños autistas no pueden ir a colegios normales”

El único problema real que tiene un paciente con autismo es la falta de educación respecto a este trastorno por parte del resto de personas, lo que los hace blancos del matoneo y la incomprensión. Pero de hecho, los niños y jóvenes con autismo pueden asistir a un centro educativo “normal”, tal y como sucede en los países desarrollados, donde la persona que sufre la condición asiste al colegio con personas que no la padecen.

“El autismo puede curarse”

Este es quizá, el único mito alrededor de este trastorno que quisiéramos que fuera cierto. Sin embargo, a la fecha, el desconocimiento total del origen del fenómeno hacen imposible el alcance de una cura. Sin embargo, existen muchos inescrupulosos que ofrecen curas con resultados milagrosos. Esto no es cierto, aunque actualmente, hay tratamientos que permiten disminuir los síntomas que caracterizan el trastorno, permitiéndoles a los pacientes tener comportamientos más adaptativos, mejor comunicación y autonomía.

"El autismo es culpa de las mamás distantes y frías”

Si bien todos queremos que las mamás sean cariñosas y entregadas a sus hijos, no podemos echarle la culpa del origen de este trastorno a aquellas que no lo son. El origen de este mito, que señala la relación fría con la madre como el factor de origen del trastorno del espectro autista, lo tuvo en el sicólogo Kanner (1943), quien formuló la posibilidad de que esta condición fuera originada por un factor sicológico como el mencionado, sin embargo, después se decantó por la biología como elemento etiológico.

Posteriormente Bruno Bettelheim formuló la teoría de la “madre nevera” inspirado en su experiencia en los campos de concentración donde, su relación con los carceleros lo llevó a aislarse y a negar la existencia de un mundo exterior. Esta formulación sobre la falta de empatía como responsable del trastorno fue estudiada por numerosos especialistas y llegó a ser desestimada por la falta de fundamentos científicos. Sin embargo, hay ciertos círculos profesionales donde esta teoría sigue siendo difundida.

“Las personas con autismo no pueden establecer ningún tipo de relación interpersonal”

Es cierto que quienes padecen el TEA tienen capacidades disminuidas para el relacionamiento con otros, pero esto no significa que sea imposible socializar y establecer relaciones con ellos. Nuevamente, el desconocimiento de la condición por parte las otras personas y la falta de tolerancia hacia esta son los verdaderos limitantes. De hecho, un estudio realizado por la Sociedad Autística Nacional de Gran Bretaña (NAS por sus siglas en inglés), reveló que el 65% de las personas con autismo prefieren tener amigos.

 

Películas y docus para entender mejor este trastorno

Existen muchas películas y documentales que abordan la temática del autismo y que sirven  para sensibilizar al respecto de este trastorno que debe ser más conocido por la población en general para reducir la discriminación que padecen las personas con TEA ya que, según la OMS, el acceso a servicios y apoyo por parte de quienes son diagnosticados son insuficientes a nivel mundial.

Así que para que conozcas más y te familiarices con esta condición hicimos este recuento de películas y documentales:

1. La sonrisa verdadera:


La Sonrisa Verdadera es el relato de un viaje a través de la mirada vacía de un autista ciego que recorre 1.300 kilómetros en tándem a la espalda de su hermano. Este documental acerca al espectador hasta el mundo impenetrable de Sergio, tan parecido al desierto, adonde se dirigen en su viaje.

2. Ocho pasos adelante

Este documental ofrece una mirada profunda a los enigmas del autismo desde los ojos de la vista de sus protagonistas: pacientes, padres y especialistas. Este producción busca derrumbar los mitos y prejuicios existentes sobre este trastorno, para evitar la discriminación que sufren quienes padecen esta condición.

3. Planeta Asperger

Este documental narra las experiencias de cuatro personas diagnosticadas con el Síndrome de Asperger, uno de los trastornos del espectro autista, caracterizado por la carencia de retrasos en el desarrollo cognitivo y que afecta al 2.5% de la población mundial para intentar explicar cómo es vivir “en el planeta equivocado”.

4. María y yo

Esta película es la adaptación de la novela gráfica del mismo nombre del catalán Miguel Gallardo, quien narra con gran sentido del humor y ternura la relación que tiene con María, su hija, quien padece autismo. La película se narra a partir  de las vacaciones que pasan juntos

5. Mi nombre es Khan

Khan sufre de síndrome de Asperger y vive en Estados Unidos. Después de los atentados del 11 de septiembre, Khan es arrestado por conducta sospechosa. Tras la detención, el protagonista empieza una terapia para superar los traumas ocasionados por la experiencia vivida. Es así como Khan empezará un viaje para encontrar al presidente de Estados Unidos y poder decirle: “Mi nombre es Khan y no soy un terrorista”.

6. Mozart y la ballena

Esta película, basada en hechos reales, cuenta la historia de Donald, quien tras ver ‘Rain Man’ en el cine descubre que tiene un gran parecido con el personaje interpretado por Dustin Hoffman, pues él también tiene esa asombrosa capacidad de cálculo. Por esta razón acude a una clínica donde le diagnostican Síndrome de Asperger. Donald decide crear un grupo de apoyo para quienes padecen lo mismo que él y es allí donde conoce a Isabelle, quien cambiará por completo su vida.