Amaneció de golpe

Madrugada del cuatro de febrero de 1992. El más estable de los sistemas democráticos de Latinoamérica se resquebrajó bajo el fuego y el combate. Una noche difícil de olvidar que dejó profundas huellas y marcó el camino que Venezuela vive hoy en día. Una parte del ejército, al mando de un militar golpista, asedió la residencia presidencial con la intención de tomar el poder por la fuerza. La insurrección fue sofocada a tiempo y la intentona golpista fracasó. Pero aquella noche “amaneció de golpe” y para nuestros personajes marcó un antes y un después en sus vidas.

Disparen a matar

Día a día la prensa venezolana, en la página de sucesos, reseña la violencia que aqueja al país. Es una violencia que deriva de la descomposición general de la sociedad. “Disparen a matar” es la historia de amor de una madre hacia su hijo muerto por la policía, sin justificación alguna. El empeño de esta mujer por limpiar la memoria de su hijo es la noticia que nunca se publica en los medios.