'La correspondencia', el amor es eterno


David Jáuregui Sarmiento
13 / 06 / 2020
Cine

La Correspondencia

Protagonista de la película La correspondencia de Giuseppe Tornatore
0

El multipremiado director italiano Giuseppe Tornatore vuelve a Señal Colombia con la película: ‘La correspondencia’ (2016).

Tornatore, ganador del Óscar, Globos de Oro, BAFTA y el gran premio del jurado en el Festival de Cannes, presenta esta vez una enigmática historia de amor protagonizada por el también multipremiado actor británico Jeremy Irons junto a Olga Kurylenko.

Después de destacadas películas como ‘Cinema Paradiso’ (1989), el director italiano esta vez se decidió por la historia de una joven estudiante de astrofísica que se enamora de su profesor, con quien vive un romance intenso que supera los límites de la realidad en la que vivimos.

La película se sostiene en un mundo de misterio y la candidez del amor por las interpretaciones de Irons y Kurylenko, y carga todo su peso sobre los dos protagonistas: un académico pragmático con excesiva fe en la ciencia que se ha enamorado de su alumna, quien además es doble de películas de acción y lleva una vida con tendencia al riesgo.

Artículo relacionado: 5 razones para enamorarse de ‘Cinema Paradiso’

A través del preciosismo característico de Tornatore y de la banda sonora, liderada por Ennio Morricone (quien ha colaborado con Tornatore por varios años), el director nos lleva por un viaje un tanto inverosímil pero no por ello menos fascinante, en el que la prolongación del amor después de la muerte se convierte en un tema trascendental, y que pone en cuestión las posibilidades de un amor idílico.

Es así que la historia entre Amy Ryan y Ed Phoerum (Kurylenko e Irons) es también una película que evoca todo aquello que no puede ser real por su perfección como en las películas clásicas donde todo era paradisiaco, incluso desde las locaciones elegidas para su grabación: el amor de esta pareja se inicia y crece en Borgoventoso, también conocida como la isla de San Giuliano, uno de los lugares más bellos, idílicos y tranquilos de la Llanura padana al norte de Italia, a orillas del Lago d’Orta.