Álvaro Galvis consiguió en el paracycling lo que no pudo como ciclista


Señal Colombia
24 / 11 / 2015
Álvaro Galvis, ciclista paralímpico / Movistar Team
0

Desde niño Álvaro Galvis siempre fue deportista y le gustaban diferentes disciplinas. Con sus hermanos practicaba atletismo, fútbol y baloncesto. Cuando su papá les regaló la bicicleta, a Álvaro fue al que más le gustó montar y desde entonces se enamoró de este deporte.

“Estoy pedaleando desde los 12 años. Fui ciclista 10 años y logré oro en los Juegos Nacionales de Manizales en 1988 en la prueba de ruta 120 kilómetros. Fui campeón nacional a los 15 años en la categoría turismeros, y fui subcampeón nacional en 1989. Me perfilaba bien en la época dorada del ciclismo colombiano, de Lucho Herrera y Fabio Parra. Yo era un niño de 13 años y soñaba con llegar a un equipo profesional, ir a Europa y ganar carreras para Colombia”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alvaro Galvis (@alvarogalvisbecerra) el

Pero decepcionado por no conseguir patrocinio y un buen equipo, estaba pensando en dejar el deporte, cuando recibió al tiempo la noticia de su enfermedad, lo que lo derrumbó temporalmente. Volvió al ciclismo como discapacitado, al paracycling, y el éxito ha estado con él. “No logré grandes triunfos como profesional, pero como ciclista paralímpico he logrado muchas cosas que tal vez no imaginaba, y que me llegaron hoy cuando estoy por los 45 años”.

No es para menos. Ha competido en más de 25 países y ganado más de 50 medallas. Sus éxitos arrancaron en 2008 en los Juegos Paranacionales de Cali con una medalla de plata y una de bronce en la persecución y en el kilómetro contra reloj. 

Luego vinieron triunfos internacionales en los Juegos Paralímpicos, en los que obtuvo diplomas. Ganó el título mundial C2 en Dinamarca 2011 y Estados Unidos 2014, y ha sido dos veces subcampeón. Toda una hazaña a sus 45 años.

Álvaro considera que un deportista debe superarse cada vez más: “En la pista una décima o dos que uno mejore es un gran logro porque eso es difícil y cuando se logra se siente algo especial. Esperamos seguir haciéndolo en la medida que podamos, porque estamos llevando una gran preparación, con un proceso muy bien estructurado. Lo único que necesitamos mejorar un poco es la parte del material de competencia”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alvaro Galvis (@alvarogalvisbecerra) el

 

Necesita mejores ‘bicis’

La gran dificultad que ha tenido Álvaro son las bicicletas. Para un evento nacional se puede correr en máquinas no tan costosas, pero ya para ir a representar al país en un gran evento internacional, como lo hace él -en pista, ruta y la contrarreloj en carretera-, necesita tres ‘bicis’, y cada una vale en promedio 30 millones de pesos. Es decir, 90 millones las tres.

“He competido en Copa Mundo y Mundiales y he estado cerca de la medallería, pero me ha hecho falta material de última tecnología, porque nosotros tenemos unas bicicletas que son modelo 2007, de hace ocho años, con un material ya desgastado y con eso uno arriesga su integridad, como me pasó en 2012, cuando se me rompió un manubrio y tuve un accidente que por fortuna no pasó a mayores. Pero me enseñó que los implementos hay que estarlos renovando porque por el uso todo se va acabando”.

En ciclismo todo evoluciona. Entre más fino y liviano sea el material, hay mejor desempeño, pero se desgasta más rápido: “El ciclismo es como en la Fórmula 1, cada año avanza. Las ciclas son de carbono mejorado, y lo prueban en el túnel del viento y todo. Pasan dos años y ya es obsoleto. Y yo con implementos de hace siete años, imagínese usted. Quiero representar dignamente a mi país y espero que me colaboren para poder tener las mejores bicicletas, para estar –como debiera ser- en igualdad de condiciones contra europeos y gringos, que son los duros”.

Aún no se vislumbra ningún apoyo y eso lo tiene preocupado porque ha golpeado puertas en Santander y en Bogotá, pero nadie da razón. “Me han dicho que están analizando las cosas, mirando los presupuestos, pero no me han dado respuesta positiva aún, no me han asegurado nada. Y pues toca esperar. Por eso yo tengo una frase que dice: hacemos lo que podemos con lo que tenemos. Si con material obsoleto logramos buenas cosas, imagínese con todas la de la ley. Y hablo por todos los integrantes de la selección de Colombia”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alvaro Galvis (@alvarogalvisbecerra) el

Ganar la medalla olímpica sería la cima de su carrera y entrena muy duro para ello esté donde esté. “En Santander trabajo con el profesor Benedicto Hernández, y en Bogotá con la selección de Colombia con el profesor ‘Chepe’ Castro, seleccionador nacional. Con ellos se ha unificado el plan de entrenamiento para buscar la mejor forma para así conseguir del sueño olímpico. Entre todos estamos buscando mi máximo rendimiento deportivo y subir a lo más alto del podio”. Si no es en 2016, será en Tokio 2020. Pero Álvaro quiere su medalla olímpica.