Liliana Moreno pasó de entrenar con su padre a firmar con Astana


Julián David Bernal Pulido
16 / 03 / 2018
Liliana Moreno, ciclista de Astana
Liliana Moreno, ciclista de Astana

Liliana llegó al ciclismo gracias a su familia; su padre y sus tíos quisieron que fuera ciclista y cumpliera el sueño que ellos no lograron hacer realidad. Todo comenzó con la ciclovía y la popular subida al Alto de Patios, en la vía Bogotá - La Calera.

Señal Colombia transmitirá 2 carreras de ciclismo femenino en 2018

La bogotana menciona que el proceso ha sido largo, entre otras razones, porque considera que en Colombia el ciclismo femenino no tiene la importancia que merece y cuentan con oportunidades muy limitadas.

Su historia empezó en 2016 cuando entró al Team Proyecta Ingenieros y participó en varias competencias del calendario nacional. En esta temporada ganó la medalla de plata en el Campeonato Nacional de Ruta, la Vuelta a Cundinamarca Femenina y una etapa del Tour Femenino de Colombia.

El año pasado estuvo en la Vuelta Internacional a Costa Rica, en donde desempeñó un buen papel: “Esa fue la ventana para que Astana se fijará en mí y se pudiera hacer una contratación para 2018”.

Liliana ganó la contrarreloj individual, terminó segunda en la clasificación de la montaña y se proclamó subcampeona al terminar a 10 segundos de la cubana Arlenis Sierra, su nueva compañera de equipo.

La bogotana está segura de que masificar más el deporte, tener más difusión y proceso ayudarán a que ella y sus compañeras puedan brillar tal y como lo hacen Nairo, Rigo, Miguel Ángel López, Chaves y muchas figuras más en Europa.

“Aunque ha habido un poco de proceso y han surgido algunos equipos, tomará unos años para que nosotras consigamos los puestos que ocupan en este momento los hombres”, dice.

Además, desde su perspectiva, la empresa privada debe creer y apoyar más el ciclismo femenino porque en la actualidad la falta de patrocinio “limita la participación de las mujeres en las carreras” porque viajan a participar gracias a la “ayuda de familiares o recursos propios”.

La pedalista de 25 años rescata que ciclistas como Diana Peñuela, Ana Cristina Sanabria y Laura Lozano en Europa porque “han ido abriendo puertas”. Por esto espera, en su primera temporada con el pelotón mundial, seguir marcando el camino para que las demás ciclistas que vienen en proceso tengan oportunidad.

Te puede interesar: Estas son las 4 colombianas que hacen parte del UCI World Tour

Por el momento, la capitalina está en el Astana Pro Team Women, equipo del pelotón mundial de la UCI, y espera por el inicio de temporada en mayo, en el Tour de California. “Estaré en tres o cuatro competencia en Estados Unidos como preparación para el Giro de Italia femenino, mi gran objetivo”, cuenta.

Sus expectativas son altas; dice que va con la intención de aprender mucho porque es un ciclismo totalmente diferente y sabe que “sería fabuloso estar en un top 30 teniendo en cuenta la diferencia de niveles”.

Asimismo buscará volverse indispensable en el Astana y señala que su misión es “ayudar a Arlenis Sierra, líder del equipo”. Por esto espera ser una ficha clave.

Liliana, en 2018, se convirtió en otra de nuestras escarabajos que rueda por las carreteras del mundo dejando en alto la bandera de Colombia.