¿Cómo es cubrir una carrera de ciclismo?


Julián David Bernal Pulido
05 / 05 / 2018
Goga narrando el Giro de Italia 2018
Goga narrando el Giro de Italia 2018

Georgina Ruiz Sandoval “Goga” seguramente tendría un doctorado en cubrimiento de Grandes Vueltas de ciclismo. Más de 20 años de experiencia la acreditan como una voz autorizada para hablar de qué es lo que se vive cuando estás recorriendo varios kilómetros informando sobre los ciclistas.

Por esta razón, Señal Colombia Deportes quiso que la mexicana que ha cautivado los corazones de todos los colombianos te cuente de primera mano cómo es cubrir un evento deportivo de esa talla, qué retos tiene, qué no alcanzamos a ver y mucho más.

Señal Colombia Deportes: ¿Cuál es el principal reto al momento de cubrir una Gran Vuelta?

Georgina Ruiz Sandoval “Goga”: El principal reto es, aunque parezca lógico, llegar a tiempo porque es el esfuerzo de mucha gente. Uno debe calcular siempre estar a tiempo así sea para hacer entrevistas a la salida. Además, uno debe prever que se puede encontrar carreteras cerradas y controles de policía. Debe estar a tiempo para hacer pruebas y enviar material. También es prepararse en cuanto al conocimiento.

Físicamente, ¿qué retos y riesgos trae?

Es el reto de estar alerta, de no distraerse tanto en la meta como en la carretera. Uno debe manejar entre 200 y 500 kilómetros todos los días. El reto es tener condición física para salir corriendo detrás de alguien en altura, o seguir corriendo para llegar al bus, que están 2 o 3 kilómetros lejos de la meta. Casi no dormimos porque uno llega a "descansar" y debe descargar todos los equipos. Uno termina 11:30 - 12 de la noche y debe despertarse a las 6 o 7. El reto es la acumulación del cansancio, el calor, el frío. Así como se enferman los ciclistas, uno también tiene esa debilidad. Yo no me he enfermado de gravedad, he salido bien en las transmisiones.

¿Cómo es estar todos los días recorriendo cientos de kilómetros?

G: En el panorama general uno se da cuenta de las bellezas que ofrecen las carreras. Uno intenta pasarla bien, poner música, alguien tiene el Twitter abierto y ver cómo va la carrera. Normalmente, cuando salimos a meta, hacemos una parada para comprar algo de almuerzo. Uno no tiene tiempo de sentarse a comer ni mucho menos. Uno trata de llevar café, de analizar el trabajo que se viene, quién se puede entrevistar. En ese sentido uno convive al máximo alrededor del trabajo. Hay que revisar que el auto no tenga averías, revisar las ruedas y que siempre haya gasolina.

SCD: ¿Qué es lo más reconfortante de la labor?

G: Siempre uno va con las emociones de saber qué va a pasar y que las cosas vayan bien y que los corredores de Colombia y Latinoamérica no tengan caídas ni raspones, que la salud la lleven bien. Unos se deben sacrificar y llegarán más tarde, pero viéndolos llegar uno siente alivio de que ya pasó el día, que están bien. Lo mejor es que cuando uno se haya ido del aire se haya podido cubrir todos los ángulos, que eran necesarios e importantes, poder hacer la pregunta que todo el mundo quería saber, hacer un análisis y tratar de saber que técnicamente todo ha salido bien.

SCD: ¿Qué ves en la carrera que la gente debería conocer y no se alcanza a apreciar en la transmisión?

G: Siempre hemos tratado de darle la medida, la dimensión al esfuerzo que hacen los corredores, es algo que nunca se va a alcanzar a apreciar en la transmisión. Las imágenes no hacen justicia a la forma en que se desgastan físicamente los corredores. Cuando uno ve cómo llegan, los problemas que pasaron, eso no se alcanza a ver a través de la televisión. Va a ser algo difícil poder transmitir del todo, tratamos de hacerlo con imágenes, con descripción. Ojalá se pudiera hacer, es algo que quisiéramos tener mejor dimensionado para la gente.

SCD: ¿Cómo es el despliegue del circo de medios de una Gran Vuelta?

G: Somos muchos, pero todos trabajamos organizadamente. La zona de prensa está lejos de la cabina de transmisión. Nunca están cerca a la meta, están en edificios que pueden albergar a mucha gente. Ellos se acercan cuando faltan pocos kilómetros. En la meta hay un corralito donde se sienta la prensa para ver los últimos kilómetros para hacer las entrevistas al final. Sin embargo, algunos esperan a las entrevistas en la sala de prensa, que son el líder y el ganador de etapa. En la transmisión hay una cantidad increíble de camiones, que están dedicados a las transmisiones de muchas televisoras. En la cabina, tenemos dos pisos. Es un tráiler que se mueve todos los días. Es pequeño y se mueve constantemente, somos muchos y no tenemos ningún tipo de privacidad como se ha visto en muchas transmisiones. Tenemos que convivir. Uno de los pisos sirve para convivir con la gente que hace fotofinish y los comisarios. Hay que no estorbarse, uno debe ser respetuoso del trabajo y del espacio de los demás.

SCD: ¿Qué pasa antes y después de que está al aire la señal?

G: Antes, de acuerdo al día podemos ir a la salida y hacer entrevistas. Otros días no podemos por las distancias. Uno debe tener la precaución de salir antes para evitar quedarse cortado. Hay que llegar lo antes posible. Salimos al aire 2 horas y media antes de que termine la etapa. Uno debe enviar material y si tenemos algún tipo de entrevista. Eso está a cargo del productor. Mi labor es hacer las notas, elaborar las notas del día, que no se me olviden las investigaciones que hemos hecho en la mañana. Después de las pruebas técnicas, podemos acomodarnos para hacer la transmisión. Debemos recoger todos los equipos y que no se quede nada en los camioncitos. Uno no puede confiarse. Luego hay que hablar de lo que pasó, de lo bueno, lo malo, qué nos faltó y quién se nos atravesó. Debemos hablar los hoteles porque llegamos tarde porque son lejos o a veces cerca. Así todos los días.

SCD: ¿Cómo es el roce cultural mientras viajas?

G: Es algo que a uno lo deja muy satisfecho, el poder estar en otros países. Convives con colegas de otros lugares. Casi todos nos comunicamos en inglés, aunque a veces lo hacemos en un discreto italiano, un discreto francés. Si hay algo que ellos quieren saber de los latinoamericanos, me preguntan a mí así como si yo tengo una pregunta sobre un británico, un francés o un italiano, siempre lo podré hacer. Tratamos de tener buena onda. Hablamos de cómo les ha ido, de dónde se quedaron, cómo vinieron. Los italianos siempre te dan un tip de lo más típico del lugar. Podemos preguntar sobre algo específico del lugar en donde estamos. Es un constante intercambio y es enriquecedor para transmitir más fielmente.

SCD: ¿Cómo es el trabajo de los periodistas tanto para sus medios como la forma en que se relacionan entre sí?

G: Algunos medios interactúan más con otros, pero siempre tenemos buena onda entre nosotros. Me satisface que haya más periodistas mujeres. Algunas tienen mucha más carrera como Alessandra Di Stefano o Laura Meseguer. Es una relación constante y bonita, además que muchos canales tienen a excorredores y corredores como analistas. Como no tenemos barreras, podemos estar pendientes de sus comentarios, de lo que dicen y también saludarlos. Es una convivencia muy linda, es como una familia grande y cada vez que nos vemos es gratificante. Algo muy importante es estar más cerca de los jefes de prensa de los equipos. Estar ahí te da un lugar importante de comunicación con ellos, que te conocen, te tienen confianza y te dicen si alguien está bien o mal.