Jarlinson Pantano y el ciclismo, un amor desde niño


Julián David Bernal Pulido
14 / 05 / 2018
Jarlinson Pantano, pedalista colombiano / Iraia Calvo
Jarlinson Pantano, pedalista colombiano / Iraia Calvo

Jarlinson Pantano tiene el amor por las bicicletas desde pe queño. Cuando su papá y sus hermanos madrugaban para ir a montar en los alrededores de Cali, él también lo hacía, pero para inflar las bicicletas y dejarlas listas. Con el paso del tiempo, empezó a montar bici y hoy por hoy es uno de los mejores ciclistas de nuestro país.

 

 

 

"País", como le dicen a este vallecaucano, mezcló el ciclismo de pista y el de ruta desde joven. Tanto así que conoció a Rigoberto Urán en la selección Colombia de Pista. Jarlinson y Rigo daban espectáculo en los velódromos representando al Valle del Cauca y a Antioquia, respectivamente.

 

 

 

Sin embargo, la ruta siempre ha sido el amor de su vida. Jarlinson le encanta rodar por las carreteras y su debut lo hizo con el equipo Colombia es Pasión. Después estuvo en el Team Colombia donde destacó en el Giro de Italia, lo que lo llevó al IAM Cycling.

Con su debut en el World Tour inició su historia en el Tour de Francia. En los dos años que estuvo con el equipo suizo participó en la Grande Boucle y en ambas ediciones estuvo en el top 20 de la general. Precisamente, en 2016 logró ganar la etapa 15, con final en Culoz.

Después del triunfo en la carrera de ciclismo más prestigiosa del mundo, Jarlinson fundó una fundación para impulsar el talento en el Valle del Cauca. La fundación, que lleva su nombre, se enfoca en permitirle a los jóvenes competir en el circuito nacional para así llegar a grandes equipos.

 

 

 

Y es que Jarlinson Pantano es un referente de ciclismo en su tierra, en el Valle del Cauca. Tanto así, que durante la feria de Cali tiene un Gran Prix, que lleva su nombre, y en el que participan varios corredores de renombre en nuestro país como Sergio Luis Henao, Miguel Ángel López y Óscar Sevilla.

Jarlinson siente que tiene una deuda pendiente con el Giro de Italia. Por eso, cuando el Trek Segafredo, le dijo que iba a volver a correr la Corsa Rosa, no dudó. La preparación fue intensa y duró más de 6 meses. Ahora busca brillar en la edición 101 de la ronda italiana y ¿por qué no? darle una nueva victoria a Colombia en esta carrera.