María Fernanda Herazo, una tenista entrenada por su ídolo


Señal Colombia
24 / 11 / 2015
María Fernando Herazo, tenista colombiana
María Fernando Herazo, tenista colombiana
0

María Fernanda Herazo es una de las pocas jugadoras de tenis en el mundo que tuvo la posibilidad de ser entrenadas por una de sus ídolos: Catalina Castaño. La extenista y capitana del equipo colombiano de la FedCup (máximo torneo de selecciones femeninas en el mundo) le cumplió uno de los sueños a la barranquillera y el acople se ha visto en los resultados de la tenista nacida en 1997.

Herazo ha cosechado varios títulos a lo largo de su carrera. La primera victoria llegó en Barranquilla en 2013. Desde ahí, la caribeña ha alzado los brazos en Antalya (Turquía), Pereira, Hammamet (Túnez), Pereira, Cúcuta y Manta (Ecuador). Además, en dobles, fue campeona del torneo de Breda (Holanda), Pereira, Bogotá, Schio (Italia), Antalya (Turquía), El Cairo (Egipto), Hammamet (Túnez) y Pereira.

En diálogo con Señal Colombia Deportes, Herazo habló de su actualidad deportiva y de cómo ha sido la relación con Castaño, la cual veia como alguien inalcanzable dentro de su carrera no hace mucho tiempo.

¿Quién es María Fernanda Herazo?

Soy una luchadora a la cual no le ha tocado nada fácil. Por fortuna tengo a Dios y a mis padres en el corazón, ellos son los que me han apoyado siempre y les debo todo.

¿Cómo fueron sus inicios en el tenis?

Mi proceso dentro del tenis está basado en esfuerzo y disciplina. Tengo que agradecerle infinitamente a mi exentrenador, Edwin Movilla, quien fue el que me formó y me hizo profesional. Yo empecé en esto cuando tenía 7 años, entré a la Liga de Tenis del Atlántico con clases personalizadas. Con el paso del tiempo comencé a jugar torneos locales y nacionales, obteniendo muy buenos resultados.

¿Qué representa Catalina Castaño en su vida?

Mi entrenadora, amiga e ídolo. Yo siempre la vi como alguien inalcanzable, con gran admiración y respeto por ser una luchadora y un ejemplo de superación para los deportistas y las mujeres en general. Ella, además de darle un plus a mi carrera como tenista, se ha convertido en mi amiga, ha abierto su corazón conmigo y me aporta muchas cosas para mi vida.

Usted hace parte de ese selecto grupo de deportistas en el mundo que han sido entrenados por sus ídolos…

Sí, es algo increíble, soy privilegiada de que ‘Cata’ me dirija. Después de conocerla mi perspectiva hacia ella cambió para bien. Si antes le tenía admiración y respeto, ahora le tengo el doble porque es mi polo a tierra. Es la persona con la que puedes hablar de todo sin el miedo de que te juzgue o te reclame.

¿Cuál es su mayor sueño?

Ser de las mejores tenistas del mundo.

¿Cómo es un día en la vida de María Fernanda Herazo?

Me despierto entre 6:30 y 7:00 a.m., me baño y luego me alisto. Después arreglo todas mis cosas para irme a entrenar (proteína, recuperador e hidratante), desayuno y salgo hacia las canchas. Allá estoy durante dos horas y media aproximadamente, almuerzo y tomo un descanso. Ya en la tarde, vuelvo a las prácticas y después llego a mi casa a descansar. Esta rutina la repito de lunes a sábado.

¿Qué sacrificios que ha tenido que hacer por el tenis?

Para mí no son sacrificios las cosas que dejo de hacer por este deporte. Yo soy una persona tímida y reservada, obviamente si me gusta tener vida social pero el tenis me complementa en muchos sentidos y es mi pasión. Esto me hace feliz y lo demás no tiene importancia.