Andrea Olaya, una mujer que lucha en un deporte rudo


Julián David Bernal Pulido
03 / 11 / 2017
Andrea Olaya, luchadora colombiana / Comité Olímpico Colombiano
Andrea Olaya, luchadora colombiana / Comité Olímpico Colombiano

Andrea Olaya es una de las referentes de Colombia en la lucha olímpica. La opita de 22 años es una deportista innata, que combina el alto rendimiento con su carrera de diseño industrial y los torneos del ciclo olímpico. Además, batalló por dejar de lado el estereotipo de que es un deporte de hombres y venció, tanto así que su familia habla el idioma de la lucha.

 

Juegos Centroamericanos y del Caribe
Del 19 de julio al 3 de agosto por Señal Colombia

 

De la natación con aletas a la lucha olímpica

Andrea empezó en el nado con aletas, como recuerda su entrenador Mario Guzmán. “Ella llegó a la lucha por un ‘experimento’. Se alejó de su entrenador y tuvo la oportunidad de probar en la lucha por su hermano. Ella lo esperaba a él (Alfredo Olaya) siempre en sus entrenamientos y así fue como empezó a conocer la lucha. Primero empezó a haciendo calentamiento y después inició los trabajos”, señala el director técnico.

????‍♀️????‍♀️????‍♀️????????????????????????????????????????????????

Una publicación compartida de Andre Olaya (@andre94og) el

Andrea, por su parte, afirma que “hacía natación subacuática”, pero empezó a tener “unos problemas” con su entrenador y se empezó a alejar. “Ahí mi hermano mayor, Alfredo Olaya, que hacía lucha, me empezó a endulzar el oído, me dijo que tenía condiciones favorables, que el biotipo era bueno y podía llegar a ser muy buena”, afirma la opita.

La deportista colombiana inició en la lucha cuando tenía 14 años y estaba próxima a cumplir los 15. “Estaba la oportunidad de un campeonato y si ganaba me podía ir a México. No estaba tan convencida porque veía a la lucha como un deporte para hombres, hasta que le cogí ‘la caña’, como dicen por ahí, empezamos a practicar y después Alfredo le pidió ayuda a Mario (Guzmán), que es con quien he estado en todo el proceso y con quien he logrado lo que he logrado”, señala la dos veces quinta a nivel mundial.

Para la menor de los 4 hermanos Olaya fue todo un reto entrar a la lucha, un deporte históricamente relacionado con los hombres. “Me dio muy duro porque soy la mejor de cuatro hermanos y la única mujer. Siempre fui muy delicada, la más consentida y muy lloroncita, y llegar era difícil porque es un deporte rudo por los golpes y los dolores de todos los días”, cuenta la luchadora opita.

Sus papás no fueron la excepción y también se mostraron reacios al tema. “Mis papás estuvieron muy en contra porque era la niña de mi casa, la menor, la única mujer. Si yo lo tenía marcado, ellos más. Además ellos pensaban que era su única niña y su princesa y cómo iba a estar en ese deporte”, afirma la campeona panamericana en 2013.

Alfredo Olaya, su hermano mayor, hizo una labor clave porque fue quien les dio tranquilidad a sus padres y quien la apoyó en los inicios. “Mi hermano hizo un trabajo muy importante porque todo el tiempo estuvo cambiándoles la mentalidad, que podía hacerlo (practicar lucha) y que me iba a acompañar. Él estuvo ahí y les dio ese parte de tranquilidad”, rememora la atleta.

 

El camino a Río 2016

Andrea inició en un campeonato de cadetes. Tras un mes de entrenar estuvo en Pereira. “En mi primer campeonato estaba asustada. Gané la primera pelea y perdí la segunda, pero no me di cuenta. Me motivé mucho porque me di cuenta que tenía fuerza y podía hacer cosas que no sabía que podía hacer. Luego fui a los Inter-colegiados en Tunja y quedé de segunda”, cuenta la deportista.

La luchadora huilense recuerda que tras estos campeonatos sus papás vieron su potencial y le dieron todo su apoyo. “Se dieron cuenta que empecé a ser muy buena, que me gustaba mucho y empecé a salir adelante. Me apoyaron y se metieron en el tema, tanto así que mi mamá, unos años más adelante terminó siendo presidente de la Federación de lucha de Huila. Todos muy contentos y ya súper metidos en la lucha. Todos somos luchadores, hablamos el idioma de lucha y somos muy cómplices”, relata Andrea.

Andrea, en siete años de carrera deportiva, ha logrado dos quintos puestos en Campeonatos Mundiales, un octavo lugar en los Panamericanos 2015, un bronce Campeonato Centroamericano y del Caribe en 2014, una plata en los Bolivarianos 2013, un bronce en Juegos Sudamericanos 2014, dos títulos sudamericanos y cinco podios en Campeonatos Panamericanos.

Luego de estos grandes resultados, Andrea Olaya llegó a su cita con la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. “La fecha de clasificación la tengo grabada para siempre y nunca la voy a olvidar. El 10 de septiembre de 2015 se realizó el Clasificatorio. La primera pelea fue con Egipto y la gané. La segunda también. Íbamos viento en popa. La tercera pelea, que era la de la clasificación, fue contra Turquía, frente a una niña con mucho nivel. Empecé perdiendo, pero remonté y a lo último gané. Fue súper emocionante. Le dediqué el triunfo a mi familia. Lloramos, saltamos, nos abrazamos”.

En la pelea para llegar a la final, Andrea fue superada por la felicidad de su paso a Río 2016 y cayó eliminada. “Estaba súper emocionada por pasar a Río y perdí 4-2. Por ‘nadita’ y llegó a la final. La emoción no me dejó centrarme en la pelea. Celebramos con el equipo porque clasificamos Jackeline y yo”, dice con emoción la opita.

Río de Janeiro “fue una experiencia inolvidable” para Andrea. La luchadora opita siente que puede “morir tranquila porque cumplí uno de los sueños más grandes que tiene un deportista que es clasificar y asistir una olimpiada”.

“La pasé súper rico. La competencia fue bastante tensionante. Creo que me abrumó el hecho de que fueran Juegos Olímpicos, eso influyó en mi pelea. La pelea fue contra la triple campeona mundial. Ella después perdió en la segunda ronda. Quedé triste por el resultado porque venía de ser dos veces quinta mundial y esperaba estar entre las diez mejores. No se logró, pero la experiencia quedó. Es inolvidable”, apunta la deportista.

 

Modelo a seguir

Andrea tiene a Jackeline Rentería como un referente, como un modelo a seguir y a superar. La opita no ahorra palabras de elogios para su compañera. “Siempre ha sido un ejemplo en la selección. Todos la admiramos muchísimo. Ha sido nuestro ejemplo a seguir para no solo alcanzar lo que ha alcanzado sino superarla. Siempre nos ha aportado mucho en las concentraciones”, narra la huilense.

Para Andrea, “la mayor enseñanza que nos ha dejado Jackeline ha sido la perseverancia, nunca se ha rendido pese a sus dificultades de salud. Más que todo en los Olímpicos, que tuvo lesiones y su mentalidad fue más fuerte. La perseverancia por el sueño es una de las cosas que me llevo de ella”.

 

Nuevo ciclo olímpico y los Centroamericanos y del Caribe

En 2018 continúa el ciclo olímpico y Andrea Olaya quiere mantenerse en buena forma y volver a unos Juegos Olímpicos para tomar revancha. La luchadora opita quiere ser “medallista o campeona en todos los eventos del ciclo olímpico” y espera “quedar campeona” en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.

La preparación ha sido fuerte. He entrenado con el grupo y he complementado todo el trabajo con mi entrenador. La otra semana nos vamos a integrar a la concentración de la selección Colombia”, añade.

 

Estudio y deporte

La otra faceta de Andrea es el estudio. La opita de 22 años combina el alto rendimiento con el diseño industrial, carrera en la que va en sexto semestre en la Universidad Javeriana de Bogotá. “Ha sido bastante duro. Tuve que retirarme cuando estaba en cuarto semestre por los eventos del ciclo olímpico. La Universidad Javeriana fue totalmente comprensiva, el decano me dijo que fuera y que volviera cuando pudiera, que estaban muy orgullosos de mí. Me dieron el súper permiso de regresar a los 3 años” recuerda la menor de los Olaya.

Andrea afirma que “es duro manejar el tiempo porque mi carrera es súper presencial y los trabajos son manuales” y cree que “cuando uno tiene dos sueños, la parte deportiva y profesional, hace sacrificios”.