¿Ser mamá o deportista de alto rendimiento?


Julián David Bernal Pulido
08 / 01 / 2019
¿Ser mamá o deportista de alto rendimiento? / Instagram Camila Valbuena
0

Para una mujer el embarazo puede ser una de las cosas más maravillosas de la vida. Sin embargo, en el deporte se podría pensar que esto afecta el rendimiento o la consecución de objetivos. Aún así, hay quienes ven posible combinar las facetas de madre y de deportista de alto rendimiento. ¿Es esto posible?

Como lo recuerda la deportista chilena Catalina Bravo: “Si alguien dice ‘sabes que no quiero tener hijos porque estoy privilegiando mi futuro como deportista’, perfecto, es válido y entendible”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Camila Valbuena (@milavalbuena) el

Sin embargo, para deportistas como Juliana Gaviria, Camila Valbuena y Serika Gulumá es posible ser mamá y deportista de alto rendimiento.

Juliana, por ejemplo, afirma que sí se puede, aunque destaca que “es complicado y difícil”. Para la velocista colombiana, pareja del campeón mundial Fabián Puerta, con amor se pueden realizar las dos labores muy bien. Para la multimedallista de ciclismo de pista las claves están en “tener disciplina, amor por lo que haces y el acompañamiento de tus seres queridos”.

La ciclista Camila Valbuena añade que la clave está en cuadrar horarios: “Si organizamos los tiempos, se puede hacer todo lo que uno quiera”.

Desde la experiencia de la también ciclista Serika Guluma, es difícil, pero no imposible porque un bebé ocupa mucho tiempo. En su proceso, su madre fue clave porque la apoyó y siempre estuvo a su lado.

“Cuando volví a entrenamientos, me levantaba a las 4:30 de la mañana para dejarle leche a mi hija. Luego, salía a entrenar. Llegaba, y ahí con mi hija todo el tiempo. Casi no tenía descanso porque los bebés duermen poco en esos meses. Fue muy difícil, pero todo ha valido la pena”, señala la corredora boyacense.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Juli Gaviria (@juli181) el

 

Los retos

Serika Guluma

Para mí el mayor reto fue la sorpresa de estar en embarazo porque no me lo esperaba. Fue comenzar a ver esta nueva etapa. La viví muy contenta.

El primer reto fue comenzar a prepararme porque no era nada fácil volver del embarazo, volver a coger la bicicleta porque prácticamente duré un año sin bicicleta por problemas de salud. El primer reto que tenía era la Vuelta a Boyacá. Comencé a prepararme y lo afronté muy bien.

Camila Valbuena

Por ahora, el reto más importante es aprender de mi hija al cien por ciento, trabajar duro para ser una buena mamá. Respecto al ciclismo, ya estoy entrenando en busca de obtener buenos resultados en la siguiente temporada para dar el agradecimiento a todos los que me apoyaron en mi embarazo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Serika Guluma (@serikaguluma) el

 

El apoyo

El apoyo de los equipos, los entrenadores, las instituciones deportivas y las familias de las deportistas es clave para que puedan tener un regreso satisfactorio a las competencias y al alto rendimiento.

En el caso de Serika Guluma, el equipo nunca le quitó el apoyo priorizado, aquel que se le da a una deportista con medallas en Campeonatos Nacionales. Además, hubo un compromiso para que en cuanto terminara la licencia de maternidad, la pedalista entrara a firmar y a correr.

Camila Valbuena también recibió total tanto de su pareja como de su núcleo familiar. El equipo Coldeportes de igual forma estuvo con ella en todo el proceso. “Si no hubiera sido por ellos, tal vez no estaría de nuevo en la bicicleta”, manifiesta.

Con este punto coincide Juliana Gaviria, quien cree que gracias al apoyo de los equipos y las federaciones es que vuelve a hacer ciclismo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Juli Gaviria (@juli181) el

En este punto es clave recordar casos como el de Serena Williams, que ganó el Abierto de Australia con dos meses de embarazo, aunque, luego de su regreso descendió del primer puesto del escalafón WTA al 491 debido a que la Women’s Tennis Association (WTA) solo mantiene el puesto de sus tenistas por 8 torneos.

Esto hace que la deportista se fije un regreso pronto conllevando una presión física y psicológica.

 

Los cuidados médicos

Un embarazo conlleva varios cuidados para una deportista. Desde el embarazo hasta el regreso a competencias requieren que la deportista esté en contacto con su médico para así no correr riesgos.

El médico del Coldeportes-Zenú-Sello Rojo-Doria, Camilo Pardo, recuerda que durante el primer trimestre del embarazo se debe tener cuidado en la toma de cualquier suplementación nutricional, cualquier complemento vitamínico y medicamentos como antiinflamatorios o analgésicos que puedan estar contraindicados.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Camila Valbuena (@milavalbuena) el

“Esto se debe controlar para evitar una hipervitaminosis y cualquier problema con proteínas y aminoácidos que puedan afectar al bebé”, recuerda.

El galeno también señala que en el ejercicio se debe evitar golpes fuertes, sacudidas y todo lo que pueda conllevar una amenaza de aborto o un aborto.

Con estos cuidados, es posible llevar los entrenamientos con normalidad hasta los últimos días del embarazo. fue el caso de Camila Valbuena. La pedalista comenta que tuvo un embarazo muy bueno, sin ningún riesgo y por eso pudo entrenar, prácticamente, todo el embarazo.

“Dejé de montar en bicicleta 8 días antes del parto. Ya montaba en casa, pero yo sabía hasta dónde podía exigirme a mí misma”, relata.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Serika Guluma (@serikaguluma) el

En el posparto hay factores que influyen como la condición del parto, esto es, si fue natural, por cesárea o de alto riesgo. Si fue natural, se debe tener cuidado los primeros 3 o 4 días y luego iniciar caminatas sin ningún problema. Además, a las 3 semanas puede estar montando en bicicleta.

Si fue un parto por cesárea, es necesario revisar cómo evoluciona la recuperación de la cicatrización y empezar a fortalecer, suavemente, la pared abdominal, en el sitio de la incisión. En cuestión de 4 o 5 semanas puede estar montando en bicicleta.

Serika Guluma, que tuvo a su hija por cesárea, recuerda que le enviaron 5 meses de reposo, pero a los 3 comenzó a hacer rodillos. “Como no sentía molestia, empecé a hacer mis entrenamientos normales, como los habían enviado en el plan”, cuenta.

Sin importar, la forma del parto, después de este hay que tener los mismos cuidados en la parte de nutricional.