¿Es posible ser deportista de alto rendimiento sin tecnología?


Sebastián Acosta Alzate
31 / 01 / 2019
Imagen del documental "The Equalizer"
The Equalizer
0

A propósito del documental The equalizer, en el cual grandes figuras deportivas de la actualidad compiten al estilo de sus predecesores, nos preguntamos: ¿se puede ser uno de los mejores sin las mejoras tecnológicas?

Sensores, rastreadores y cronómetros son algunos aparatos necesarios para diagnosticar el estado de un deportista que quiera entrar a la categoría del alto rendimiento. Sin embargo, la tecnología ha avanzado tanto que existen más artefactos que ayudan a mejorar la experiencia deportiva. Por ser esta una constante, surge la pregunta si es posible ser deportista de alto rendimiento sin la necesidad de la tecnología disponible hoy en día.

Consultamos a varios expertos en el tema deportivo y su relación con la tecnología, con ellos nos dimos cuenta de que las opiniones están divididas. Algunos encuentran una relación necesaria de la tecnología hacia el deporte mientras que otros expertos aseguran que todo depende del talento humano y su composición genética.

Claro que antes de detonar esta discusión, es importante aclarar que todos los deportes son de alto rendimiento, aquí depende; si el deportista por su disciplina alcanza a llegar a esta categoría.

Según define la Universidad de San Sebastián en Chile, hay dos tipos de deportistas. Los amateurs y los de alto rendimiento. Los primeros lo hacen por una pasión personal que no requiere la totalidad de su tiempo para practicar.

Mientras que los deportistas de alto rendimiento viven en función del deporte, pues necesitan “dedicación diaria a la práctica deportiva, siendo su principal actividad (en el caso de un deportista profesional, la única); representar a su país como seleccionado en competencias internacionales; y obtener resultados deportivos a nivel nacional y/o internacional”, asegura Nelson Carreño, académico de esta universidad.

 

 

Ya sabiendo que tienen que dedicar todo su capital humano inclusive desde su infancia para esforzarse y ser los mejores, ¿pueden serlo sin la tecnología?.

De acuerdo con Alejandra Devia León, especialista en medicina de la actividad física y el deporte de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, FUCS; “Más allá de la injerencia tecnológica en el deporte, lo único que puede llevar a un deportista a ser de alto rendimiento es su formación genética traducida en su talento humano”.

Para la experta, la tecnología solo es una ventaja que apoya a los deportistas para hacer mediciones y diagnósticos del estado físico, pero no garantiza su alto rendimiento. Ella expuso como ejemplo al basquetbolista Michael Jordan.

 

 

“Cuando Jordan cambia de deporte hacia el béisbol, su entrenador al darse cuenta de que era bueno pero no excelente como en el baloncesto, lo hizo regresar a la NBA, donde ahora es recordado como una leyenda del baloncesto, todo eso es gracias a la genética y al biotipo del deportista, más que la tecnología que lo rodeaba”.

Por otro lado, Yaneth Lucumí, metodóloga de Comité Olímpico Colombiano, comentó que la tecnología si determina a un deportista de alto rendimiento “gracias a los avances tecnológicos es posible hacer evaluaciones biomecánicas para averiguar sobre la capacidad muscular y hacer análisis predictivos sobre los deportistas y volverlos de alto rendimiento”.

Inclusive, Lucumí mencionó el ergoespirómetro, el cual es un artefacto que facilita al deportista de alto rendimiento saber sus niveles de oxígeno. Así mismo habló sobre los métodos de pliometría, muy importantes para saber la potencia en saltos verticales y la capacidad de mejora de los mismos.

 

 

En una línea intermedia, Erica Mancera, coordinadora de la Maestría en fisioterapia del deporte en la Universidad Nacional, asegura que lo tecnológico es solo un elemento dentro de muchos en el campo de los deportistas de alto rendimiento: “La tecnología no es el centro, lo importante es tener unas políticas públicas que nos hagan más competitivos con el mundo, por lo menos en Colombia se evidencian pocos avances en ambos frentes, tanto tecnológicos como políticos”.

Para no ahondar en temas políticos y más científicos, le preguntamos concretamente si ¿es posible ser deportista de alto rendimiento sin la tecnología actual? Y nos respondió que actualmente sí, pero la competitividad sería muy baja. Más si se tiene en cuenta la problemática anterior.

Es más, Mancera menciona que todo es cuestión de tiempos y talento deportivo, pues ella argumenta que en 1936 no existían los avances de ahora pero “Jesse Owens, un afroamericano ganó en la cara de Hitler los Juegos Olímpicos de Berlín, utilizando por primera vez unas zapatillas deportivas, pero él en sus entrenamientos utilizaba zapatos convencionales”.

 

 

Otro ejemplo reciente narrado por Carlos Alberto Suarez Forero, Médico especialista en medicina del deporte de Coldeportes, es el del keniano Conselsius Kipruto, quien dejó sorprendido al mundo entero cuando en medio de la carrera de atletismo perdió un zapato y aún así ganó la carrera de los 3.000 metros en la Liga Diamante en Zurich.

 

 

A Suarez también le hicimos la misma pregunta y nos respondió que “sí es posible ser un deportista de alto rendimiento sin necesidad de la tecnología, pero francamente quedaría en una amplia desventaja frente a los demás competidores”.

En conclusión, de acuerdo con la apreciación de todos los expertos; lo importante es aprovechar todos los recursos tecnológicos para ganar las competencias, pero no es necesario centrarse en los avances de los artefactos como sensores, medidores o cronómetros para llegar a ser un deportista de alto rendimiento. Es la disciplina la única cualidad que puede convertirte en algo más que un amateur.