Ideas del crowdfunding que transforman el mundo


Sebastián Acosta Alzate
08 / 11 / 2018
Tomada de BEAM
BEAM
0

El crowdfunding es una herramienta económica que ayuda a conseguir recursos a quienes necesitan ejecutar proyectos particulares de forma colaborativa. Aunque las ventajas de esta herramienta aplican para cualquier proyecto, hemos seleccionado aquellos que tienen impacto social y ayudan a quienes más lo necesitan.

Muchas veces resulta necesario ir más allá al compartir las ideas, para transformar la necesidad de cambio en  en una realidad, y la mejor manera de hacerlo es a través de la  cooperatividad.

Capital C: La revolución del crowfunding

Lunes 12 de noviembre, 9:00 p. m.

 

Mejor dicho:  uno solo no puede contra el mundo. Es así que actos tan simples como “hacer vaca” resuelven los problemas de cualquier mortal que quiere llevar a cabo una idea y, más aún, si esa idea está pensada para transformar la vida de otros.

Dicho sentimiento revolucionario que nos lleva a transformar ha evolucionado a instancias más importantes como la economía colaborativa, donde se piensa en resolver los problemas que nos abaten a partir del crowdfunding.

Esta herramienta se basa en acumular pequeñas cantidades de capital que son aportadas por numerosas personas con el fin de financiar proyectos especiales. 

Según Javier Hidalgo Mendoza, experto en este tipo de economía colaborativa de la Universidad Externado de Colombia, “el crowdfunding es la materialización de herramientas tecnológicas para agruparse, crear redes, construir desde lo colectivo y de esa manera financiar cualquier sueño que tenga intereses grupales”.

 

A continuación, reseñamos una serie de ideas revolucionarias con impacto social que surgieron del crowdfunding para cambiar el mundo granito a granito.

 

Crowdfunding contra la pobreza

En el Reino Unido surgió Beam, Help someone leave homelessness (Ayuda a alguien a dejar la falta de vivienda), una plataforma pensada para ayudar a personas sin hogar o quienes tienen que dormir en lugares temporales por falta de recursos económicos. 

Tanto ha sido el espaldarazo a esta iniciativa, que fue apoyada por el alcalde de Londres, Sadiq Khan, hecho que toma relevancia si se tiene en cuenta que, según el medio digital The Guardian, en este lugar hay más de 8.000 personas que a diario viven esta problemática.

 

 

La idea consiste en apadrinar una persona que no tenga donde vivir y crearle la campaña de crowdfunding para que pueda formarse académicamente y así logre tener una mejor calidad de vida. 

Usualmente las personas  que necesitan esta ayuda tienen entre sus metas captar entre 2.200 y 4.200 libras esterlinas (unos 9 a 17 millones de pesos). Cada uno de ellos relata sus  historias que dan cuenta de la dificultad de vivir en el Reino Unido y el por qué necesitan la ayuda económica. 

Por ejemplo, los apadrinados buscan ser operadores de máquinas excavadoras, carpinteros, auxiliares de odontología, estilistas o contadores. 

 

Lo interesante de este crowdfunding es que cada apadrinado puede donar el dinero que sobre de su campaña a otra persona que esté pasando la misma situación, dando especial atención a las  madres solteras. 

Claro que esta no es la única iniciativa internacional solidaria para combatir la pobreza.

También existen otras como Kukumiku, que buscan ayudar a niños sin recursos de Malawi (África) a través de planes de educación para así evitar que su futuro siga siendo incierto como víctimas de la trata o el o el matrimonio infantil. 


Crowdfunding para la agricultura

El maní del Inca, conocido como Sacha Inchi, es una planta de la cual brotan semillas medicinales que ayudan a prevenir problemas de salud tales como asma, colesterol, problemas cardíacos y trombosis, gracias a su alto contenido de omega 3. 

Dicha semilla tiene un potencial valioso para sacar adelante familias colombianas en el norte del Cauca, todo a través del crowdfunding. 

 

 

Una muestra de ello es la campaña desarrollada por Little Big Money llamada Sacha Inchi- Asohetro, la cual ayudó a campesinos del municipio de Buenos Aires, norte del Cauca, a asociarse en materia de seguridad alimentaria.

El impacto de esta iniciativa pudo ayudar a 150 personas, de las cuales 80 son mujeres. 

Tanto es el interés en esta semilla que la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional del Gobierno colombiano, la ha proclamado como cultivo de la paz y ha sido incluida en programas de intercambio cultural entre nuestro país y Perú, de donde es originaria esta semilla. 

Gracias a esta campaña se han logrado diversificar los modelos de negocio que nacen de la tierra y benefician directamente a campesinos afrodescendientes. 


Para toda esta gran contribución solo fueron necesarios 4 millones de pesos. 

Así mismo, en esta misma línea de la agricultura y el crowdfunding se encuentra el proyecto Mi placita, el cual se realizó en 2014 y fue un ejemplo revolucionario de impacto social pues en el Valle del Cauca, específicamente en la urbanización Valle del Ortigal, 1.644 familias se vieron beneficiadas tras la apertura de una plaza de mercado independiente, donde personas en extrema pobreza y desplazamiento encontraron una esperanza para empezar de cero. 

Todo esto porque no existían mecanismos para acceder a alimentos frescos ni un lugar donde conseguirlas. Al proyectar la campaña, solicitaron 2,5 millones de pesos y sorprendentemente duplicaron sus expectativas con 5 millones de pesos.

 

Crowdfunding internacional con impacto local

Pequeñas empresas en Cartagena, Barranquilla, Ibagué, Villavicencio y Tumaco recibieron el empujón que necesitaban para salir adelante en materia de productividad gracias al crowdfunding.

Todo sucedió en 2015 con el programa Clics por Sueños, una estrategia de economía colaborativa que permitió la capacitación de 100 emprendedores de las cinco ciudades mencionadas. 

La gran mayoría de ellos son víctimas del conflicto armado, jóvenes en condición de pobreza, madres cabezas de hogar y personas en condición de discapacidad.

Para lograr el impacto social de esta iniciativa fue necesario tejer una gran alianza interinstitucional entre el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, la Agencia de Cooperación Internacional de Korea, KOICA, cámaras de comercio, cajas de compensación y Fundación Capital. 

 

 

Dichas organizaciones establecieron un trato particular: por cada peso que se donó por parte de particulares a estos 100 micro-empresarios, los organismos internacionales donaban el mismo monto de un fondo de contrapartidas. Esto quiere decir que si alguien donó $20.000, ellos daban otros $20.000 con un tope máximo de hasta 1 millón de pesos. 

Es así como en un informe exclusivo de Fundación Capital que tuvo acceso Señal Colombia, finalmente en todas las ciudades lograron recaudar 71 millones en las campañas, más el apoyo internacional se sumaron 100 millones de pesos. Dando un total de 171 millones que fueron directamente a cada uno de los empresarios que asumieron el reto participar en la campaña de crowdfunding. 
   
“Fue un reto convencer a todas las personas de estas ciudades, pues en estas zonas llegan personas con promesas falsas, estafadores y charlatanes que atenúan el panorama, aun así diseñamos una estrategia de comunicación para explicar qué es el crowdfunding en estos lugares donde la tecnología es reducida y es poco el entendimiento sobre este tipo de economía colaborativa”. Aseguró Javier Hidalgo a Señal Colombia, quien además añadió que esta ha sido una de las campañas más exitosas de crowdfunding, después de la “vaca” que promovió Humberto de la Calle para recuperarse de la pérdida electoral como candidato presidencial.