El romanticismo: de "María" a las redes sociales


Sherly Montaguth Gonzalez
09 / 10 / 2017
Fernando Allende y Taryn Power en "María"
Fernando Allende y Taryn Power en "María"

En 2018 se cumplen 151 años desde la publicación del libro María del caleño Jorge Isaacs y mucho ha cambiado en la dinámica del romance desde entonces.

Como libro obligado en el romanticismo latinoamericano, María narra una historia de amor tan romántica como trágica que nunca llega a cuajar. Algo así como una friendzone, pero peor.

 

El amor de novela

El amor de este par nació en una hacienda en el Valle del Cauca, entre montañas, flores, y todo lo bonito de vivir en el campo como hacendado en esa época, a mediados de la década de 1800.

 

En esos años de la guapa María y el gallardo Efraín, la dinámica del romance era bien diferente; marcada por un conservatismo y un catolicismo acérrimo, algo tan común como "echar una miradita" era sinónimo de incomodidad, mejilla roja y -si se sostenía por mucho tiempo- hasta sollozos. Eran las épocas en las que el teléfono no existía y tocaba mantener la conquista a punta de cartas de amor escritas a puño y letra; épocas en las que las flores no eran cursilería sino erotismo.

Los romances empezaban a temprana edad y así mismo se llevaban al altar, siempre cuidando el honor de la dama y el buen nombre del caballero, y con la idea de tener una vida digna en la que los hijos representaban el éxito de la unión.

Eso sí, la vergüenza no estaba incluida al momento de negociar un matrimonio con una buena dote de por medio, pero eso era tema de los padres.

 

El amor de smartphone

Actualmente, es una realidad que la obsesión por la tecnología y la hiperconectividad ha cambiado la manera en la que interactuamos y -por supuesto- la manera en la que suceden y desarrollan las relaciones.

Con la llegada del internet y todo lo que vino después se dio un cambio en las dinámicas amorosas de hoy, así que ya no hay espacio para el cachete colorado y el suspiro sostenido porque para expresar todo lo que se quiere decir sin sonar intenso están los emojis, listos para echar mano de estos en el chat.

Ahora no es necesario ni siquiera haberle visto la cara a alguien frente a frente para iniciar un coqueteo cibernético que puede continuar y concretarse en un noviazgo o, al menos, en un levante.

  • Ya no hay cartas escritas a mano. Hay Whatsapp.
  • Ya no hay serenatas conquistadoras. Hay YouTubazos.
  • Ya no hay ramos de flores, ni chocolates. Hay emojis.
  • Ya no hay visitas en la sala de la casa. Hay Facetime.
  • Ya no hay anillo de compromiso. Hay estatus de "situación sentimental" en Facebook.
  • Ya no hay separaciones sentidas. Hay bloqueo en todas las redes.

Es válido pensar que esa hiperconectividad en la que vivimos ha matado el romance y la emoción de "perseguir a la presa", pero no todo está perdido.

Si en el fondo de tu digital corazón crees que hay que resucitar el romance vieja escuela, te dejamos unas frases del libro de Jorge Isaacs que aplican a diferentes momentos de la relación.

Tu escoges si le das un chance al estilo clásico pero... no garantizamos que la relación no fracase.

 

1. La declaración

El romance de novela vs. romance de smartphone

 

2. El flechazo

El romance de novela vs. romance de smartphone

 

3. El enamoramiento

El romance de novela vs. el romance de smartphone

 

4. El estancamiento

El romance de novela vs. el romance de smartphone

 

5. La guerra

El romance de novela vs. el romance de smartphone

 

6. El fin

El romance de novela vs. el romance de smartphone