"Pollock", cuando la creatividad no tiene límites


Erick Nieves
14 / 01 / 2021
Cine

Pollock

Pollock
0

Encontrar el éxito puede ser una tarea titánica para cualquier persona, mucho más cuando se tiene una personalidad compleja y se es adicto al alcohol, como en el caso de Jackson Pollock (1912-1956), artista estadounidense y principal exponente del expresionismo abstracto, considerado por muchos como el último gran movimiento pictórico del siglo XX.

Justamente la vida de Pollock, su desarrollo artístico y sus dilemas son retratados por el director Ed Harris en la película biográfica Pollock del año 2000.

Protagonizada por el propio Harris, la cinta muestra la transición de Pollock desde que decide buscar el éxito en el mundo del arte en la década de 1940, hasta que finalmente lo encuentra.

Durante ese recorrido hacia el reconocimiento y la fama, el director deja ver cómo Pollock debe convivir con dudas existenciales, episodios violentos y un serio problema con el alcohol.

Ed Harris interpreta a Jackson Pollock

Así mismo, la película pondera el papel de la también pintora Lee Krasner, interpretada por Marcia Gay Harden, y quien termina convirtiéndose en soporte de Pollock, hasta que este alcanza su momento cumbre por medio de la técnica del dripping o goteo, que consiste en pintar mediante el goteo de pintura, sin límites en la creatividad y con el color, la libertad y el ritmo como principales protagonistas.

Además de Krasner y Pollock, en la cinta aparecen otros nombres relevantes para el arte estadounidense, como el pintor neerlandés Willem de Kooning, encarnado por Val Kilmer, y la coleccionista de arte Peggy Guggenheim, a quien le da vida Amy Madigan.

Este cartel de lujo y la historia en sí misma hacen de la película Pollock, una cinta fascinante, la misma que le valió el Premio Óscar como mejor actriz secundaria a Marcia Gay Harden (2000), así como el premio como mejor actor a Ed Harris en el Festival de Toronto del año 2000, entre otros reconocimientos.

Ed Harris interpreta a Jackson Pollock