5 razones para enamorarse de "Cinema Paradiso"


Paola Arcila Perdomo
08 / 06 / 2018
Alfredo y Toto, personajes de "Cinema Paradiso"
Alfredo y Toto charlan con la cámara de fondo en Cinema Paradiso

Si eres amante del cine no puedes perderte la cinta que traemos a la pantalla de Señal Colombia. Un recorrido de amor por el cine y por los entrañables años de la niñez. 

En 1988, Giuseppe Tornatore creó una nostálgica y encantadora cinta en homenaje al cine. Cinema Paradiso arrasó con los premios cinematográficos en aquella época, ganó el premio Óscar a mejor película de habla no inglesa, cinco premios Bafta, un Globo de Oro a mejor película extranjera y el premio especial del jurado en Cannes, entre otros tantos.

Y es que no era para menos, la exhibición de inolvidables localidades en Sicilia, el soundtrack compuesto por Ennio Morricone y sus conmovedoras escenas, por nombrar solo algunas de sus características, lograron llevar dicha producción a ser calificada como el renacer del cine italiano de la época. 

Cinema Paradiso
Sábado 15 de junio, 10:00 p. m.

 

La vida no es como la has visto en el cine, la vida es más difícil.

Alfredo en Cinema Paradiso

Algo parecido a la magia; eso es lo que experimenta Toto, el protagonista de la cinta, cuando se cuela en el cine de su pueblo. Un mundo desconocido pero fascinante que lo lleva al comienzo de su relación con Alfredo, el operador del lugar, quien además de enseñarle el oficio de la proyección, le da algunas pautas sobre la vida, logrando convertirse casi que en un padre para él. 

Este argumento que gira alrededor del cine y del paso del tiempo, lleva a pensar en esa Italia de la posguerra y en las características por las cuales este filme, a sus 30 años de creación, es imperdible para un amante del cine, te contamos las razones:

 

Es un gran homenaje al cine

La cinta viaja por diferentes géneros y etapas de la historia del cine, desde las cintas de Chaplin hasta el romance y los wéstern; desde los besos tímidos hasta el destape de las mujeres; desde el documental hasta el cine de guerra, y del blanco y negro al color. De la misma manera, en esta variada gama de temas nos transportan a profundos temas como la censura, la guerra, la emigración, la realidad y por supuesto, la ficción. 

Por decirlo en menos palabras, en Cinema Paradiso pasa de todo; allí encuentras la fórmula de amor hacia el cine, una película en la que se muestra la vida, la muerte, la evolución humana, los recuerdos, un niño encantador y un viejo sabio.

Un dulce himno de amor al cine

Time Out 

 

Las conexiones humanas son abrumadoras

Tornatore se la jugó con toda en esta cinta. Entre pinceladas de blanco y negro logró manipular hasta un extremo del cual no se puede salir. Basta con la óptica costumbrista y con la inocencia de nuestros personajes principales, para devolver a la niñez y dejar un sabor a hogar, un acercamiento que traspasa la pantalla. 

Por un lado sensibiliza a través del amor que proyecta cada personaje y por el otro, teje la reconciliación a través de la nostalgia que destila en cada escena. Y es que en las relaciones que veremos en Cinema Paradiso hay dibujada una obra de arte que mitiga los dolores del pasado con la fuerza del presente. 

Hay películas enternecedoras, pero no una tan enternecedora Washington Post

 

La melodía es inolvidable

Ennio Morricone le dio vida a una maravillosa partitura, tema central de Cinema Paradiso, creación que está por encima de tener solo una intención de acompañamiento de las imágenes. Este composición logra darle una altura considerable a la cinta, tanto como para traspasar la pantalla y hacerte vivir de cerca los sentimientos de Salvatore, llamado Toto en su niñez. 

Melodía en la que se destaca el uso de violines, que suena repetitivamente desde las primeras escenas de infancia de Salvatore y que se reanuda a lo largo del filme para presentarse puntualmente en algunos lugares y en medio de la amistad que surge entre los personajes principales. 

Pero no solo es una canción, es la banda sonora en general, creada también por el hijo de Ennio, Andrea Morricone. Banda sonora que no pierde su lozanía, que se convierte en música imperecedera, que lleva al lomo toda la pureza y sencillez necesarias para una cinta de este corte, composiciones que además fueron merecidamente reconocidas en los Premios David de Donatello y en los Premios Bafta. 

Como dato curioso, la música fue compuesta previamente a la creación de la cinta, pedido expreso de Tornatore hacia Morricone en búsqueda de inspirar a los actores y lograr el tono que el director necesitaba para los diálogos y la ambientación del entorno. 

Cualquier persona que le guste el cine es probable que ame Cinema Paradiso.

Chicago Sun-Times


 

Hace renacer al cine italiano

La cinta que tuvo una acogida considerable en el Festival de Cine de Cannes, en la que ganó el Gran Premio Especial del Jurado, fue calificada positivamente por los críticos quienes finalmente acuñaron el término "nostalgia post-modernista" cuando se referían al filme. 

Cinema Paradiso fue considerada la pieza fundamental para hacer renacer el cine italiano, era la puerta que necesitaba abrirse para que exitosos filmes pudieran labrar su camino más tranquilamente, producciones como La vida es bella o Mediterráneo. 

Preciosa película del recuerdo

USA Today

 

Tiene un final majestuoso

Sin duda la escena final de la cinta de Tornatore es la más icónica de todas. Hay que resaltar esa sucesión de "escenas de besos" que es acompañada por la banda sonora de Morricone y que recopila momentos dorados del cine. Esta escena logra mostrar una historia de redención, de recuerdos sutiles y de emotivas imágenes. Pocos finales dejan tan buen sabor, sin embargo, reza el mito que todos lloran cuando ven el final de Cinema Paradiso.¿Será que te pasa también?

La mejor película extranjera de todos los tiempos

The Guardian

 

 

Galería de afiches de la cinta

Afiches de Cinema Paradiso