El día que Jhojan García se graduó de escarabajo


Julián David Bernal Pulido
05 / 04 / 2019
El día que Jhojan García se graduó de escarabajo / Team Manzana Postobón
El día que Jhojan García se graduó de escarabajo / Team Manzana Postobón
0

El 29 de septiembre de 2017 se disputaba la etapa reina al Clásico RCN y el pedalista del Team Manzana Postobón Jhojan García tenía en su cabeza un solo objetivo: levantar los brazos en la llegada a Manizales.

Vuelta al País Vasco
Del lunes 8 al sábado 13 de abril 8:30 a.m.

No era una tarea fácil. Desde la salida en Ibagué había que superar 192 kilómetros en los que se pasaba por el temible Alto de la Línea. El recorrido visitaba Cajamarca, Calarcá, Pereira, Dosquebradas, Santa Rosa y Chinchiná antes de llegar a ciudad de las Puertas Abiertas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jhojan Garcia (@jhojangs) el

En total fueron 7 premios de montaña que tuvieron que superar los pedalistas, 2 de ellos fuera de categoría (La Línea y Chipre) y uno de primera categoría (Roble). Fueron 4.900 metros de subidas, según recuerda Jhojan.

Todo comenzó con la preparación. El pedalista de Fusagasugá le había contado a su entrenador que quería estar adelante en esa etapa, la etapa que todos los escaladores querían ganar por lo que implica la dificultad de superar dos montañas fuera de categoría.

Y así fue. Jhojan se metió en la fuga entre los que estaban figuras de la talla de Carlos Julián Quintero, Robinson Chalapud y Rafael Montiel. Estaban subiendo fuerte desde la salida en Ibagué. Entre estos gigantes de la ruta colombiana, se coló, el entonces, proyecto de pedalista con apenas 19 años.

Jhojan se mezclaba entre los uniformes del Coldeportes Zenú, la Lotería de Boyacá, el Movistar Team América, el EPM y el Strongman, entre otros. El ciclista cundinamarqués tenía buenas sensaciones, estaba en buena forma. Era uno de esos días en los que el cuerpo dice sí.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jhojan Garcia (@jhojangs) el

La fuga coronó el Alto de la Línea y entre ellos estaba el uniforme del Manzana Postobón con el número 45. Luego llegó la bajada, una “bastante peligrosa”. Allí apareció uno de los masajistas del equipo que le dijo a Jhojan que comiera muy bien y que hidratara.

Ese consejo fue importante para que en la subida a Manizales, el pedalista fusagasugueño se sintiera bien.

Quedaban 3.000 metros para la meta y Jhojan decidió arrancar. A su rueda fue Héiner Parra, de la Lotería de Boyacá y con pasado en Europa. El expedalista del Caja Rural español esperó y atacó a 2 kilómetros de la llegada. Jhojan no pudo cerrar la distancia y por 5 segundos llegó en la segunda posición a Chipre.

“(Héiner) Tuvo esa punta de experiencia para saber el momento preciso de atacar”, cuenta el ciclista del Manzana Postobón.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Jhojan Garcia (@jhojangs) el

Sin embargo, más allá del resultado, esa etapa quedó en la memoria de Jhojan porque le dio a mostrar que era un escalador. Quedó delante de corredores con más pergaminos y experiencia. Además, fue el único menor de 23 años que llegó en el top 10.

En total fueron 5 horas, 35 minutos y 25 segundos de recorrido desde Ibagué hasta Manizales. Ese tiempo lo había entrenado muchas veces, pero no había competido en una etapa de alta montaña con esa intensidad y exigencia.

Jhojan también ganó confianza y al siguiente año estaba adelante en algunas carreras de Francia, peleando la sub 23 de Vuelta a Colombia o del mismo Clásico RCN.

“Esa etapa me ha enseñado que si uno tiene la mentalidad de pelear una etapa no hay impedimento. Mientras la mente lo crea posible, las cosas se van a dar. Es tener la mentalidad de hacer las cosas. Me propuse estar en la disputa de esa etapa y lo logré”, finaliza Jhojan.