John Jairo Castro, el tirador que compartió selección Colombia con Fabián Vargas


25 / 10 / 2017
John Jairo Castro, el tirador que compartió selección Colombia con Fabián Vargas
John Jairo Castro, el tirador que compartió selección Colombia con Fabián Vargas
0

Detrás de cada deportista hay una gran historia. Este es el caso de John Jairo Castro, uno de los mejores tiradores paralímpicos del país y quien también se dio el lujo de compartir una preselección Colombia con el bogotano Fabián Vargas, exjugador de La Equidad, Millonarios, América, entre otros. En 1992, cuando tenía 16 años, recibió este llamado que lo marcó.

Finot Castaño, técnico del combinado nacional en la categoría pre juvenil, lo había observado y decidió convocarlo gracias a sus cualidades como arquero. La noticia le llegó por sorpresa. Su entrenador del momento en Los Cardenales, club donde jugaba, fue el encargado de entregársela.

John se inició en el fútbol a los 12 años. Gracias a un amigo llegó al club Los Cardenales, el cual había sido fundado por varios exjugadores de Independiente Santa Fe.

En 1992 llegó la anhelada citación, cuenta el tirador paralímpico. "Estaban armando el grupo que iba a representar a Colombia en el Sudamericano prejuvenil y me convocaron a un microciclo. Fueron aproximadamente dos meses en los que tuve la posibilidad de entrenar con Pedro Antonio Zape, preparador de arqueros, y con Finot Castaño, director técnico. Dentro del equipo compartí con Fabián Vargas, quien logró llegar al profesionalismo".

John recuerda que aunque no eran "los mejores amigos", cuando hacían fútbol casi siempre jugaban juntos porque Fabián "decía que yo era un arquerazo y que iba a llegar lejos".

El tiempo pasó y desafortunadamente a John le tocó dejar el fútbol porque a su padre no le gustaba que "perdiera el tiempo" en este.

En este momento, lo mandó a vivir a una finca fuera de Bogotá y hasta ahí llegó su sueño de llegar al profesionalismo.

"El fútbol era mi gran pasión y motivación. Fue duro dejarlo, pero ahora comprendo que no era para mí, pues no todos los futbolistas tienen la suerte de alcanzar el anhelo máximo de debutar como profesional", recuerda.

No obstante, lo que parecía ser el fin del sueño se convirtió en una gran experiencia porque no hay amistades más sinceras que las que se forjan por medio del deporte.

"No sé qué habría pasado si mi proceso dentro del fútbol hubiese continuado. Lo cierto es que disfruté la época y cada partido de liga en el cual estuve presente. Es más, yo atajaba tanto que me llamaban para que compitiera con los grupos más grandes, prácticamente era la sensación de Los Cardenales (risas)", señala.

Ahora John se dedica al tiro deportivo. Esta disciplina ha sido su realización, no pide más. "Puedo morir feliz porque tengo una familia hermosa y Dios me ha permitido retornar al deporte, que además de competir, te ayuda a desarrollar capacidades inimaginables", concluye.