"Sin City" y la difícil tarea de adaptar un cómic al cine


David Jáuregui Sarmiento
01 / 03 / 2022
Cine

Sin City

Sin City y la difícil tarea de adaptar un cómic al cine
0

La industria del cine depende de historias para contar, por lo que no es extraño encontrar adaptaciones literarias a la gran pantalla, incluyendo adaptaciones de cómics, como sucede con la película Sin City (2005) de Robert Rodríguez, Frank Miller y Quentin Tarantino.

En el mundo del séptimo arte muchos de los grandes directores se han aventurado a hacer adaptaciones de cómics o historietas. Desde maestros como David Cronenberg, Quentin Tarantino, Christopher Nolan, Guillermo del Toro, Zack Snyder, Steven Spielberg hasta Tim Burton han realizado largometrajes basados en historias del mundo de la viñeta.

El cómic es un medio diverso, con una historia larga y consistente a sus espaldas como el cine mismo, y ofrece un enorme mosaico de temáticas a través de esta forma de expresión visual.

Lee tambiénEl boom del cómic en el cine

Además de las adaptaciones de superhéroes de las grandes compañías de cómics como Marvel o DC Comics, el cine ha tomado prestadas cientos de historias de los cómics.

Ejemplos hay por citar desde la popular Hombres de negro (1997) protagonizada por Will Smith, hasta Old Boy (2003) del celebrado director coreano Park Chan-wook. También es el caso de Camino a la perdición (2002), dirigida por Sam Mendez y protagonizada por Tom Hanks; Una historia de violencia (2005), de David Cronenberg, hasta Watchmen (2009) y 300 (2006), de Zack Snyder, o V de venganza (2006), de James McTeigue.

Por el camino de las adaptaciones ha pasado de todo, sin embargo. Algunas de ellas han sido alabadas por la crítica y muchas otras destrozadas, bien sea por el público, la crítica o los fans de las obras originales en el cómic. Esto se debe a la complejidad que, de acuerdo con los estudiosos del tema como Ángel Cuesta Bascón, representa hacer adaptaciones de historietas a la pantalla grande.

Lee también 6 villanos que odiamos amar

Película Sin City adaptaciones comic al cine

El camino de la adaptación del cómic al cine

No se debe perder de vista que tanto el cómic como el cine “representan lo continuo a través de lo discontinuo”, es decir cuentan historias a través de la adición consecutiva de planos en el caso del cine, y de viñetas en las historietas.

Eso implica que a pesar de las diferencias entre los dos lenguajes de comunicación, cine y literatura visual comparten principios estructurales y estéticos, como la composición de los planos y la representación de acciones que dan la impresión de estar en movimiento.

Sin embargo, para muchos las películas no pueden competir con el nivel artístico de la literatura o de la literatura gráfica, y en algunos casos se dice que los cómics no son tampoco adaptables a las narrativas del cine.

Esto se debe a que la única sustancia expresiva del cómic es la imagen, y los sonidos presentes en las historietas se representan de forma visual, como los diálogos en burbujas de texto y las onomatopeyas. A diferencia de la sustancia expresiva del lenguaje audiovisual del cine, los cómics no cuentan con el registro sonoro y la imagen propios del séptimo arte.

Película Sin City adaptaciones comic al cine

Por ello, así como algunas películas adaptadas de cómics han sido exitosas, a otras les ha sucedido lo contrario. Por un lado, las limitaciones técnicas del cine pueden ser significativas y, si se tienen en cuenta que algunas veces prima el interés lucrativo sobre el artístico de las historias, ocurre que muchas adaptaciones traicionan al texto original, o no aciertan al momento de realizar imágenes en movimiento que reflejen el espíritu de la historieta.

Las adaptaciones cinematográficas pueden ser, de acuerdo con los conocedores, de tres tipos: la transposición, donde se intenta una adaptación muy fiel del cómic; el comentario, donde el director se da la licencia de introducir alteraciones desde diversos ángulos; o la analogía, en la cual se introducen desviaciones para crear una nueva obra.

El primer caso corresponde a una adaptación tradicionalista, a la recreación fílmica de la historia, como sucede en la película Sin City. Para algunos críticos, Sin City es una película difícil de disfrutar, pues toma prestado demasiado de la narración de la obra original, pues los directores no escatimaron en intentar hacer una muy fiel adaptación del cómic, convirtiendo la película en una especie de cómic en movimiento.

En dicha reinterpretación audiovisual también ocurre que se obvian los elementos sonoros del cómic, lo que provoca que los valores estéticos que tiene el texto en los cómics se pierdan, y haya que re interpretarlos con la voz u otros sonidos, algo que también significa una pérdida sustancial para el público o, por el contrario, una ventaja adicional que viene del cine.

Película Sin City adaptaciones comic al cine

Caso contrario ocurre con otras historias que vienen de la literatura gráfica, como ha sucedido con las adaptaciones en el cine de historias como la popular historia de “Goku” en Dragon Ball de Akira Toriyama, donde la supresión de elementos de la obra original, así como los cambios de elementos estéticos o de la historia originales, así como la reducción en la importancia de algunos personajes e incluso el desarrollo de elementos que la contrarían les ha significado rotundos fracasos.

No obstante, estos casos también son válidos, pero usualmente son los que más rechazo encuentran tanto en la crítica como el público.

Así, las adaptaciones pueden ser más o menos apegadas tanto a la estética o la historia de las historietas, pero en su proceso de adaptación ocurren cambios que son necesarios para su transformación a la narración audiovisual. Por ello rara vez son bien recibidos por la totalidad de los fanáticos, pues el criterio de cada quien es subjetivo, y en el proceso de adaptación pueden generar tanto el rechazo como el apoyo del público.

En otras palabras, las adaptaciones son difíciles de hacer porque cada quien establece criterios propios para valorarlas, y por este camino pueden suceder muchas cosas que pueden o no gustarle a los aficionados.

Y tú ¿qué prefieres? ¿las adaptaciones cinematográficas, o las historias originales en las historietas impresas?