Viaje por las artes marciales de Latinoamérica


David Jáuregui Sarmiento
12 / 12 / 2018
Fotograma del documental Capoeira a dos manos.
Fotograma del documental Capoeira a dos manos.
0

Al pensar en artes marciales imaginamos a los grandes representantes de estas prácticas en el cine internacional: Jackie Chan, Bruce Lee o Jet Li, por ejemplo. Sin embargo, poco nos imaginamos que –además del tradicional baile marcial capoeira en Latinoamérica– también hay tradición de artes marciales, y son más de las que pensamos.

Por eso en las pantallas de Señal Colombia tenemos en diciembre Los maestros de la esgrima y en enero aprenderemos el baile marcial brasileño con Capoeira um passo a dois, dos documentales sobre dos artes marciales latinoamericanas, una más conocida que la otra: el capoeira de Brasil y el grima colombiano.

Capoeira, un paso a dos
Viernes 18 de enero, 8:30 p. m.

 

Sin embargo, cuando imaginamos artes marciales no pensamos inmediatamente en estos parajes, pues por el consumo de industrias culturales internacionales como la estadounidense o la china vemos que las artes marciales están muchas veces representadas por actores con facciones orientales como el famosísimo y misterioso estadounidense Bruce Lee o el chino Jackie Chan, pero no nos imaginamos a dos afrocolombianos esgrimiendo el machete con la elegancia que la esgrima colombiana se ha desarrollado.

 

Lo cierto es que tenemos artes marciales o artes militares, o de guerra, prácticas y tradiciones codificadas para someter a un contrincante o defenderse de él mediante el uso de la técnica propia de cada disciplina, y traemos varios ejemplos de países de la región para sorprenderte:

 

Colombia

El arte marcial colombiano es el machete, aunque no el vulgar machete sin técnica ni conceptos de combate, sino uno recio y tradicional que hasta hace algunos años muchos colombianos ignorábamos: el grima.

De acuerdo con la investigación Los hombres históricos del Patía o los héroes del tiempo encantado del académico Francisco Zuluaga esta técnica de combate tiene que ver muy poco con la occidental deportiva, donde el movimiento suele ser rectilíneo, sino que se trata de una esgrima saltada de arriba y abajo en la que cabe la defensa tanto con el arma como sin ella.

De acuerdo con Zuluaga, la grima fue desarrollada durante la época colonial (en el siglo XVIII) por afrocolombianos descendientes de esclavos.

 

 

Brasil

Además del capoeira, ampliamente conocido por su vistosidad e incluso practicado en Colombia, Brasil tiene otras prácticas marciales, como el Valetudo, el Jujitsu brasileño o el Kombato, el arte marcial militar brasileña que se enseña a los uniformados de ese país, así como en Israel se enseña a los soldados el famoso Krav Magá.

Todas, como el esgrima colombiano, pueden llegar a ser letales.

 

Bolivia

En Bolivia pesan dos prácticas marciales con las que nadie sin experiencia marcial quería enfrentarse: el Tinku y el Te Sat Tao.

Por un lado, el Tinku proviene de un ritual preincaico que se practica anualmente durante varios días en las comunidades de la región del norte del departamento de Potosí en el que que los asistentes se miden a golpes en el Tinku.

 

El Tinku es una pelea de cuerpo a cuerpo estimulada por el alcohol, en la que los combatientes son adiestrados desde niños en lucha a muerte. Ellos llevan la cabeza vestida de cuero como un casco tan duro como metal, las manos enguantadas en garras y aristas de bronce. La destreza de este combate se hace trenzando, aplicando y replicando duros golpes entre los oponentes de manera similar al boxeo.

El Te Sat Tao, por otra parte, se desarrolló en La Paz, capital de Bolivia, por el argentino Ángel Ocampo, quien logró desarrollar una modalidad del arte marcial oriental kempo y alcanzó el reconocimiento del Te Sat Tao como una versión boliviana del gran tronco que es el kung fu. En otras palabras, en Bolivia un argentino desarrolló una modalidad del Kung Fu que solamente se puede aprender en el país vecino.

 

México

No es para extrañarnos que México, con toda su historia y las poderosas civilizaciones que allí vivieron, tenga artes marciales para exponer.

El país manito tiene al menos una decena de estas prácticas originadas desde su época precolonial hasta algunas más recientes desarrolladas por nacionales mexicanos, como el Xilam, el arte mexicano de pelea desarrollado por la artista marcial Marisela Ugalde Velazquez.

 

Dentro de sus disciplinas de combate se encuentran también el Yaomachtia, un antiguo arte marcial creado por los aztecas cuyo nombre significa "enseñanzas de guerra" en lengua náhuatl; o el Yaotiliztli, un arte de combate utilizado por los guerreros aztecas de la antigua Tenochtitlan (actual Ciudad de México).

Dentro del listado de este país también destacan la Esgrima Colonial, la Lucha tarahumara, Chupa porrazo, Tae-workout, Lucha de piernas mexicana, Shikara Ashi Te Ryu y el Tae-Box.

 

 

Perú

 

De la misma forma que México, la tradición ancestral de Perú los acerca más con el desarrollo de artes propias de combate. Una de esas tradiciones de combate se llama Rumi Maki, un sistema de lucha moderno donde se enseñan ataques de puño, codos, cabezazos, golpes, mano abierta, los ataques de pierna, de bloqueo, entre otras formas de combate. La traducción en la lengua local (quechua) de "Rumi Maki" significa "Mano de Piedra".

También tienen dentro de sus disciplinas marciales el Lu-Ju-Tai y el Vacón.

 

Venezuela

Por tratarse de una nación que durante mucho tiempo gozó de magníficas condiciones económicas, Venezuela tuvo contacto con muchas más naciones y extranjeros que países como el nuestro, lo que les ayudó a tener un listado más o menos robusto de artes marciales propias.

 

La investigación en universidades también sirvió como columna para desarrollar artes marciales propias y, por ejemplo, en 1980, en la Universidad Central de Venezuela creó el Sistema libre de karate, una disciplina que toma varias artes y las convierte en su propia forma de combate.

Dentro del listado venezolano también se encuentran el Garrote tocuyano, Lucha Yecuana, Makana Karive, Combate de Sumisión Karive, Siscomada, Hapkukenbo, Sanjal Uiam y All Do Ken.

 

Chile

En el actual territorio de Chile habitaron los mapuches, un pueblo que, como los aztecas o los incas, desarrollaron métodos propios de combate. Allí, el Kollellaullin es un arte marcial que significa en mapudungun (lengua mapuche) cintura de hormiga o potencia de hormiga, refiriéndose a la potencia física de este animal capaz de cargas muy superiores a su propio peso.

Además, en el país mapuche conviven otras siete disciplinas de combate: kechu rëpü, 16 cortes, Cai-ten, Esgrima corvo, Katrün marikayu y Sung-thru.