Tres alimentos transgénicos que comes y quizás no lo sabías


Sebastián Acosta Alzate
01 / 10 / 2018
Agricultor de maíz en la serie "Expediente ingrediente"
Plaza de mercado Paloquemao, Bogotá.
0

La serie Expediente Ingrediente revela la cruda verdad detrás de lo que comemos, incluidos los transgénicos. Mucho se dice sobre su consumo, pero quizás llevamos buen tiempo consumiéndolos sin saber si están modificados o no. Repasamos tres de los que se cultivan en nuestro país.

Expediente Ingrediente

Del 14 al 31 de mayo, 9:30 p. m.

Las plazas de mercado en Colombia reflejan la abundancia de nuestros alimentos, frutas, verduras, carnes y plantas medicinales. Aún así, entre tantos beneficios naturales existen alimentos "diferentes" por alteraciones genéticas. 

Estos alimentos que han sido modificados genéticamente tras la adición de genes o células externas para fortalecer sus propiedades o cualidades, son definidos como transgénicos u organismos genéticamente modificados (OGM).

Según Carlos Parga, inmunogenetista miembro de la Asociación Colombiana de Genética: “Los transgénicos son alimentos que no se diferencian de la comida tradicional, pues ambos están compuestos por cuatro moléculas básicas, la primera es de azúcares, la segunda de aminoácidos, la tercera de lípidos o grasas y la cuarta de ácidos nucleícos”.

Por otro lado, existen organizaciones como Greenpeace que se muestran totalmente en desacuerdo con estas prácticas, señalando que “incrementan el uso de tóxicos en la agricultura, contaminación genética, contaminación del suelo, pérdida de biodiversidad, desarrollo de resistencias en insectos, riesgos sanitarios y efectos no deseados en otros organismos”. 

Entre los alimentos más recurrentes que consumimos los colombianos está la soya, el maíz y el arroz. Claro que el impacto no solo es vegetal, “entre los animales que más usan para modificar genéticamente está el pollo”, recalcó Parga.

Es por esto que hemos seleccionado tres alimentos transgénicos que podemos encontrar a la venta para el consumo en Colombia:

 

Maíz transgénico

El maíz y la mazorca la encontramos en el ajiaco, desgranado en las ensaladas, revuelto en los huevos o en muchos otros platos -dependiendo del ingenio gastronómico de cada uno- sin que notemos diferencia alguna.

De todas formas existen estudios del Ministerio de Agricultura donde se logra sistematizar qué lugares del país son más prósperos en el cultivo de este alimento, teniendo como líder al departamento de Antioquia con más de 5.000 toneladas producidas durante el 2006 con granos orgánicos.

Por otro lado, según estudios hechos por el ICA en 2016, en Colombia ya se han cultivado más de 100.000 hectáreas genéticamente modificadas

 

De acuerdo al único informe hecho en 2016 por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, INVIMA, sobre organismos genéticamente modificados, se pudo detectar en distintos puertos  ubicados en Santa Marta, Barranquilla, Cartagena y Buenaventura donde gran parte de este maíz importado no venía con la rotulación adecuada, pues todos los productos deben ser explícitos al decir si contiene o no procesamiento transgénico. 

Es decir, no solo producimos maíz transgénico; también lo importamos.

 

Dados los resultados, Parga comentó que el gran problema de los transgénicos, como el maíz, no está en la propia comida ni en el proceso de modificación genética: "ninguna persona se enferma ni sufre patologías o mutaciones corporales por digerir este tipo de alimentos, puesto que cada vez los genes se están mejorando para incluir más vitaminas, fibra y azúcares". 

Para él, el aspecto negativo de los transgénicos radica en la forma de comercialización de estos productos: "si no fueran las grandes empresas las que dominaran el mercado de los transgénicos con sus patentes, esto sería diferente, la verdad es que si los transgénicos fueran dominados por el Estado, hace mucho evitaríamos el hambre que viven los niños en la Guajira".

Aunque existe una fuerte puja por los empresarios de fortalecer el comercio del maíz transgénico, en lugares como Antioquia, Bolívar y Caldas lideran el listado del productores de maíz por toneladas sin la necesidad de utilizar procedimientos transgénicos. 

 

Soya transgénica

Conocida en el mundo de los vegetarianos como sustituta de la carne, la soya es una legumbre de origen chino de alto contenido proteínico, como lo asegura la investigación hecha por Edgardo Ridner: "La soja es una importante fuente de proteínas y aceite. La composición del grano es, en promedio, 36,5% de proteínas; 20% de lípidos; 30% de hidratos; 9% de fibra alimentaria; 8,5% de agua; y 5% de cenizas. 

 

Tan útil y mercadeada es la soya que según estudios de la Federación Nacional de Cultivadores y Leguminosas, FENALCE, en 2012 se alcanzaron a registrar más de 40.000 hectáreas de de soya, las cuales ayudaron a producir más de 90.000 toneladas de este alimento en Colombia. 

Inclusive el potencial de la soya en Colombia ya se veía venir, pues seis años antes (2006), tan solo en Vichada el Ministerio de Agricultura registró 44.880 toneladas de este alimento. Claro que hay más regiones con este potencial productor que podrás ver en el siguiente cuadro:

 

Según Germán Alonso Vélez, científico y académico de la Universidad Autónoma Latinoaméricana y perteneciente a la Red por una América Latina Libre de Transgénicos, Rallt, “la soya es un producto de alto consumo en el mundo para la alimentación y la industria. Se calcula que cerca del 60% de los alimentos procesados que encontramos en los supermercados tienen algún componente proveniente de la soya, ya sea como harina, aceite, lecitina. Igualmente es un producto básico en la elaboración de concentrados para alimentación animal”.

El experto asegura que el caso colombiano es preocupante debido a que toda la soya que consumimos en el país es importada y “no existe una ley nacional de bioseguridad que ejerza un control que permita identificar y evaluar la importación de alimentos genéticamente modificados. Ninguna autoridad nacional competente de los ministerios del ambiente, de salud y de agricultura tienen normas de bioseguridad al respecto”.

Vale la pena destacar que la soya transgénica no es un producto autorizado por el ICA, debido a que no es cultivada aquí. Los únicos productos transgénicos aprobados por esta institución son maíz, clavel y algodón.

 

Arroz transgénico 

El arroz es un solo grano cereal, pero de él se crean una variedad de platos que van desde sushi, paella valenciana y risotto, el arroz chino, el arroz con pollo, hasta postres.

 

En fin, hay diversas formas de preparar este cereal que seguramente no alcancemos a nombrar, lo curioso aquí es que cada uno de estos platos y postres pueden estar compuestos de arroz transgénico. 

Según Alejandro Chaparro Giraldo, desde 2010 en el Meta se ha venido trabajando en estos experimentos genéticos específicamente con el estudio de la secuenca cry1Ac, el cual es un gen que en caso de lograr su estado de desarrollo pleno, podrá ser resistente a insectos lepidópteros (mariposas).  

Aunque los expertos aseguran que no es riesgoso consumir este tipo de alimentos, sí es posible que en su modificación genética estos alimentos terminen con menos vitaminas y nutrientes que el arroz natural. Tal es el caso del Arroz Golden, que fue expuesto en una investigación de Orlando Acosta del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional.  

A continuación, una lista de los municipios y departamentos que se destacan como grandes cultivadores:

 
Colombia no es el único escenario donde se producen esta serie de productos transgénicos,  según investigaciones de SEMANA: “Estos cultivos están concentrados en 26 países. Sin embargo, el 91% de ellos se encuentran en Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e Italia”. 

 

No todo lo "raro" es transgénico

Vale la pena aclarar que los organismos genéticamente modificados no solo nacen en un laboratorio; también se encuentran en estado natural y orgánico porque este fenómeno hace parte de la evolución misma. Así mismo son difíciles de identificar ante nuestros ojos.

De la misma manera, no todos los alimentos "raros" o curiosos que vemos son genéticamente modificados ni son dañinos para el cuerpo aunque para los consumidores resulten muy peculiares, como por ejemplo, el aguacate sin pepa y la patilla sin semillas negras

Por un lado, la comercialización del aguacate sin pepa nació por el incremento de casos de “mano de aguacate” en hospitales de Reino Unido, todo por no saber quitarle la pepa y cortarse el tejido que conecta el dedo gordo con el dedo índice. 

 

En 2017 la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos Estéticos y Reconstructivos “identificó un aumento en las heridas cortantes provocadas por el uso del aguacate en la cocina, bautizando el cuadro clínico como ‘mano de aguacate’”.  

Más allá de la pepa, esta alteración provoca cambios en el cuerpo del aguacate dejándolo más alargado, pero aún pareciendo un pepino, este alimento no es transgénico: sencillamente se obtuvieron a partir de una flor no polinizada, lo que da como resultado un aguacate sin su semilla adentro.
 

aguacate transgenico

 

Otro producto curioso se encuentra en México, donde se están cultivando desde 2008 patillas o sandías sin semillas que por dentro son completamente rosadas. 

 

Según la empresa mexicana Hortalizas que lleva 25 años en el mercado de la agricultura: “En realidad, una sandía sin semillas (triploide) no es más que una sandía estéril, producto de cruzar dos plantas cuyo juego de cromosomas es incompatible”.

 

Lo cierto es que, independiente de si fueron creados o no en laboratorio, llevamos mucho tiempo consumiendo transgénicos sin ningún efecto secundario en la salud.

La naturaleza misma -y nosotros de manera intuitiva- nos hemos encargado de crear nuevas versiones de los alimentos que son significativamente diferentes a lo que alguna vez fueron, todo a través de procesos tan sencillos como seleccionar los mejores frutos para plantarlos o "accidentes" como la duplicación génica.

Quizás la discusión sobre los trangénicos no se encuentra en el consumo sino, como lo plantean los expertos, está en la producción y comercialización de estos.