Guía práctica para detectar noticias falsas


Sherly Montaguth Gonzalez
03 / 05 / 2018
Mario Riorda, presentador de "En el nombre del pueblo"
Guía práctica para detectar noticias falsas

Esta era de exceso de información requiere de pensamiento crítico para no caer víctima de las noticias falsas. Te contamos cómo detectarlas para que evites replicarlas.

Actualmente, los medios digitales son la principal fuente de información para cientos de personas que día a día navegan por las redes sociales y la web desde sus teléfonos móviles en busca de actualizaciones, pero las reglas del juego de la comunicación han cambiado: cualquier usuario puede crear un portal de noticias. 

Este fenómeno es particularmente importante cuando de política se trata si tenemos en cuenta que una noticia falsa puede tener el poder de fortalecer una campaña mientras destruye otra, pero para explicar los fenómenos de la comunicación política está En el nombre del pueblo, una nueva serie que explora los hechos que han transformado la historia política latinoamericana en el siglo XXI.

A propósito de la serie se hace necesario comentar que, si bien las noticias falsas y la desinformación no son escenarios nuevos, sí se han generado diversos cambios frente al mundo digital. 

 

¿Qué son las noticias falsas?

Actualmente las noticias falsas ocupan un lugar destacado, sin embargo, esto no tardo poco en ser lo que es ahora. Desde la antiguedad ya existían libros de dudosa veracidad que ponían en tela de juicio la reputación de personajes públicos; pasquines que buscaban hacer daño a sujetos que estaban en la cúpula del poder como médicos o emperadores.

De los pasquines pasamos a las gacetillas como el Canard, una publicación popular que circuló con noticias falsas y grabados ilustrados y llamativos por las calles de París. Ya para el siglo XVIII bastaba que llegara el aumento de impresión de periódicos para que las noticias verdaderas, pero también falsas o con verdades a medias, tomaran un lugar en el mundo.

Hoy en día las noticias falsas no han parado; por el contrario, han aumentado, han transformado al periodismo y representan un reto para distinguir lo verdadero de lo que no lo es. Internet ha hecho posible que la información fraudulenta se difunda mucho más rápido a través de las redes sociales o en la web en general, información que puede causar confusión, generar caos o simplemente tergiversación de las realidades.

Entonces, ¿cómo lograr no ser víctima de una información errada? Para empezar, es necesario distinguir los tipos de noticias falsas.

 

Tipos de noticias falsas

Un estudio profundo entre noticias fraudulentas y reales en la que trabajaron los canadienses Victoria Rubin, Yimin Chen y Niall Conroy, en su investigación Detector de mentiras para las noticias: tres tipos de falsos revelan diferentes formas en las que se presentan las noticias falsas. 

La fabricación, que son aquellas noticias basadas en titulares que llaman la atención y que son escandalosas; los engaños a gran escala, información fraudulenta disfrazada de noticia con la intención de engañar al público y a los medios y, por último, los investigadores detectaron los fakes humorísiticos, que tienen un enfoque de humor que los lectores usualmente distinguen y con los cuales no estan predispuestos a tomar la información al pie de la letra. 

Para Claire Wardle, en su artículo Noticias falsas. Es complicado, publicado en First Draft News, hay 7 tipos de noticias falsas

1. Sátira: No pretende causar daño pero tiene el potencial de engañar.

2. Contenido engañoso: Uso engañoso de información para incriminar a alguien o algo. 

3. Contenido impostor: Suplantación de las fuentes genuinas.

4. Contenido fabricado: Contenido nuevo que es predominantemente falso, diseñado para engañar o perjudicar.  

5. Conexión falsa: Cuando los titulares, imágenes o leyendas no confirman el contenido. 

6. Contexto falso: Cuando el contenido genuino se difunde con información de contexto falsa. 

7. Conexión falsa: Cuando los titulares, imágenes o leyendas no confirman el contenido.

 

¿Cómo evitar las noticias falsas?

Identificados los tipos de noticias fraudulentas podemos fijarnos en temas específicos para no caer en el engaño. Para esto debemos: 

Ser buenos observadores: examinar la dirección en internet y fijarse bien en la url que aparece en la parte posterior de la pantalla es vital para no caer en sitios fraudulentos. En muchos lugares de noticias falsas las direcciones, barras laterales o secciones, son muy parecidas a los sitios oficiales, fiables o populares. 

Realizar "mini-investigaciones": hay que tener en cuenta las personas que están escribiendo. Fíjate si están activos en la web y mira si es alguien fiable. Una pequeña investigación en redes sociales e incluso en la misma página que estás consultando te arrojará resultados contundentes respecto a las personas que estas leyendo. 

Darle 10 segundos a las imágenes: analizar las fotografías que tienen los artículos es indispensable para saber si una noticia es real. Busca logos, fíjate en la edición o mira si hay algo que no encaja, así podrás saber si estás en un sitio falso.

Contrastar las fuentes: no te tomará mucho tiempo comparar la noticia en la que estás interesado. Si las noticias son veraces y fidedignas encontrarás muchas entradas en internet y en diferentes medios sobre la misma información.

Acudir a lo conocido: consultar los medios reconocidos es una buena opción para tener información veraz; si no te sientes seguro, como lo dijimos en el punto anterior, puedes contrastar las fuentes.

Desconfiar de las noticias amarillistas: cuando encuentras noticias que invitan al morbo o a la exageración hay que sospechar, el pensamiento crítico y el instinto son esenciales para no dejarse engañar.

Como ya lo señalamos, si bien las noticias falsas existen desde hace mucho tiempo, internet y las redes sociales generan más velocidad en su propagación. Es importante, por lo tanto, no ayudar a difundirlas porque no solamente podemos generar confusión, sino desinformación, además de dejar en vilo la confiabilidad de lo que propagamos a nuestros allegados e incluso difamar a alguien sin intención.

Así que compara, cerciórate de lo que envías, fíjate en la veracidad de lo que estás diciendo o escribiendo y recuerda que también tu credibilidad está en juego.