6 características de los deportistas extremos

Desde el 3 de abril, Señal Colombia se llenará de adrenalina y cultura extrema por cuenta del estreno de ‘Malos Pasos’, una coproducción entre Colombia, Argentina y Chile que muestra el estilo de vida de estos atletas urbanos y cómo han hecho de su práctica deportiva un estilo de vida. 

Conoce de qué se trata ‘Malos Pasos’ haciendo clic aquí

Esta serie te permitirá conocer y derribar muchos mitos sobre la cultura de los deportes extremos, pues verás a estos atletas en su faceta más humana, conocerás su temores, sus sueños y sus pasiones y podrás entender todo lo que hacen para salir adelante con su disciplina deportiva.

Por eso, para que te sumerjas más en este apasionante mundo, queremos compartir contigo 6 características únicas de los deportistas extremos además de material audiovisual exclusivo para que te contagies de la fiebre de ‘Malos Pasos’.

Sin más, empecemos nuestro conteo de características:

1. Constantes

Javiera Garrido es una roller (patinadora en línea extrema) de Santiago de Chile, que ha hecho de sus patines un estilo de vida, al punto que espera vincular su profesión de fotógrafa con su pasión por el patinaje extremo a través de la realización de una revista para mujeres rollers. 

Para Javiera, la constancia es una de las principales virtudes del deportista extremo, pues es en sus propias palabras lo que permite “dominar el cuerpo, esa relación que hay entre la física. Porque uno tiene que pensar el truco que está haciendo, no se puede tirar a la loca”.

2. En evolución: 

Luis Matías en Los Andes, Chile, se dedica a la práctica del downhill mountain bike, una práctica ciclística de gran exigencia que empezó a practicar en familia y que se ha convertido para el en una adicción.

Luis cree que la práctica lo hace estar en constante evolución pues si bien siempre hay miedo al enfrentar los descensos, cada vez es menor en la medida que la práctica le ha dotado de la maestría para enfrentar los retos que la ruta le pueda plantear.

3.  Visionarios

Patricio Polanco, en Chile, practica un deporte tan peculiar como poco conocido: el FlowRide. Se trata de una piscina con un generador de olas sobre las que confluyen las prácticas del surf, el esquí, el windsurf y hasta el skate. 

Para Patricio un deportista extremo debe ser visionario para identificar deportes como el FlowRide, que apenas son vistos en los países latinoamericanos como entretención o negocio, como una práctica profesional que tiene muchísimo futuro.

 

4. Adaptables

Julio Barrera es docente universitario y escalador. Empezó en la práctica de la escalada y el montañismo de manera casi accidental y aunque siempre lo vio como un hobby, tras 20 años de práctica descubrió que realmente se había convertido en su profesión.

Para Julio, estar en contacto con la naturaleza en lo que llama “el baile vertical” es de lo que más disfruta de su práctica deportiva. Cree que a disciplinas como la escalada se llega inconscientemente pero siempre buscando respuestas algo, adaptándose a las necesidades.

 

5. Concentrados

Christian Dawson se enamoró a una edad temprana del skate (patinaje sobre tabla) y aunque en su barrio casi nadie se dedicaba a esta disciplina, él persistió y la convirtió en sus estilo de vida.

Para Christian, la concentración es una característica fundamental para la práctica del skate, pues hay que dedicar tiempo al aprendizaje. “Uno nunca va a terminar de aprender trucos, es infinito” dice. Además cree que esa concentración es lo que le permite a cualquier persona dedicada, vivir de este deporte.

 

6. Divertidos

Víctor Muñoz  practica el BMX y a pesar de su juventud, ya es uno de los referentes de Chile en esta práctica. Su afición a este deporte empezó como una plan de diversión con su grupo de amigos y terminó convirtiéndose en su estilo de vida, sin dejar nunca de lado la felicidad que le da este deporte.

Para Victor, la diversión y la felicidad son características que no pueden sustraerse a la práctica del BMX, pues se aunque es un hobby, hay que tomarlo como algo más y en esa seriedad del ejercicio hay que “divertirse, sentir. Cambiar el chip”.