¿Cómo se entrena la mente de un deportista de alto rendimiento?


Julián David Bernal Pulido
07 / 12 / 2017
¿Cómo se entrena la mente de un deportista de alto rendimiento?
¿Cómo se entrena la mente de un deportista de alto rendimiento?

Imagínate la escena: durante toda tu vida te entrenaste de sol a sol para ser el mejor. Tu único objetivo fue el de ser campeón mundial. Arrasaste en tus clasificatorias y llegaste al torneo orbital donde el sueño parece estar a la vuelta de la esquina. La competencia inicia y parece que nada se interpone entre la victoria y tú. Sin embargo, en un giro de los hechos, un mal movimiento y una lesión te obligan a retirarte de la contienda.

 

Juegos Centroamericanos y del Caribe
Del 19 de julio al 3 de agosto por Señal Colombia

 

¿Qué sigue? rabia, impotencia, frustración. Incluso, puede pasar que te plantees el retiro. "¿Tanto tiempo invertido en nada?", te preguntarás. Es ahí donde entra a trabajar la psicología deportiva, para aliviar el duelo de la derrota y permitirle al deportista, seguir rumbo a su sueño: ser campeón mundial.

La psicóloga deportiva del IDRD, Ivonne Escobar, indica que “hay deportistas que una derrota les marca su carrera deportiva, todo porque no cerraron esa competencia" y explica que su función en esos casos es "orientar para que el deportista no se quede en esa situación”.

Rafael Zabaraín, psicólogo deportivo de las selección Colombia juveniles, coincide en este punto y destaca que la presencia de estos especialistas “en competencia es clave” porque “en el momento en que hay una crisis, una de las figuras clave para retomar el camino es el psicólogo. Se ayuda a elaborar un duelo para pasar la página y destacar las fortalezas”.

Zabaraín, sin embargo, explica que “cada deportista y cada deporte es diferente” y agrega que es el conocimiento lo que marca la diferencia para conseguir el reenfoque.

Aunque la psicología deportiva es clave, tanto Zabaraín como Escobar dicen que, como reza el adagio popular, no es "soplar y hacer botellas", sino que debe haber un trabajo previo a la competencia y en el que se fortalezca la confianza, la motivación, la respuesta a situaciones límite y los pensamientos positivos, entre otros.

Zabaraín señala que “la parte mental hay que entrenarla y eso es fundamental. Igual que como se entrena la parte física, la parte táctica, la parte técnica, se entrena la parte mental. No es que el psicólogo dé una charla de motivación y va a ganar. Es un proceso”.

A su turno, Escobar añade que el “proceso funciona igual que un músculo y por eso hay que entrenar todos los días, porque las habilidades de la cabeza hay que reforzarlas a diario. Nuestro trabajo es guiarlos. Más importante que la técnica, es conocer y saber de dónde viene la falencia”.

 

Entrenando la mente de un deportista

El primer paso para entrenar el cerebro de un deportista de alto rendimiento es la evaluación previa que se hace, en la que se aplican pruebas psicotécnicas y hay una entrevista inicial en donde empieza el conocimiento mutuo. “Después generamos un plan de trabajo y definimos los acompañamientos a entrenamientos y competencias, y las citas semanales”, explica Zabaraín.

Este trabajo, según explica el sicólogo, se suma al de un “equipo multidisciplinario” en el que están el nutricionista, el médico y el entrenador, entre muchos otros.

Por su parte, Ivonne Escobar manifiesta que, en el consultorio, se trabajan con herramientas como las visualizaciones, la respiración, la relajación y los anclajes –que pueden ser imágenes, sonidos o palabras que traen emociones positivas- para realizar “ajustes sobre las rutinas previas a la competencia”.

Con las visitas a entrenamientos y competencias se busca “verificar” si esos ajustes sirven y si lo que el deportista siente, piensa y hace concuerda. Si no es así, se analiza y se emplea un plan de mejora.

Escobar recalca que las cargas que manejan los deportistas no son solo ganar, sino también de índole personal porque, al fin y al cabo, “tienen las preocupaciones de todo ser humano y a veces solo los vemos y decimos 'uyyy mire cómo entrena, mire cómo gana', pero después vienen las preocupaciones porque tienen responsabilidades y deudas y eso no se puede desconocer. La idea es proveerle herramientas para que las aplique en el deporte y en la vida personal”.

 

Colombia cambió el chip

El trabajo psicológico es importante y ha influido, según Zabaraín, en el cambio de mentalidad de los deportistas colombianos. “El colombiano está convencido de que está a la altura de los mejores del mundo. Estamos mostrando esos logros”, aunque advierte que también el nivel de competencias en el que ahora están ha sido un factor importante.

Colombia ha recuperado terreno en la psicología deportiva respecto a los otros países de Latinoamérica como Brasil y Argentina y Zabaraín se atreve a decir que estamos a la par de estos dos referentes del continente.

Pese a esto, Ivonne Escobar cree que “nos falta un poquito de cultura de entrenamiento psicológico” y que debemos “seguir dando el apoyo psicológico, no solo en cantidad de psicólogos, sino en la calidad y cada uno se debe capacitar. También debe haber acompañamiento a competencias porque es fundamental ver a los deportistas competir y ahí es donde pones a prueba todo el trabajo”.

 

Rompiendo el mito

Zabaraín afirma que “debe haber más credibilidad hacia el trabajo del psicólogo” porque “cuesta que la gente se convenza de la importancia de este tipo de especialista para que el deportista logre sus objetivos”.

En nuestra sociedad todavía hay prejuicios. Todavía hay personas que asocian al psicólogo con el loquero. Hay deportistas que piensan para qué van al psicólogo sino están locos o entrenadores que les dicen 'como no te portes bien, te mando al psicólogo'. Ven al psicólogo como una figura de castigo”, añade Zabaraín.

Escobar, por su parte, recuerda que no creía que cosas así sucedieran hasta que tuvo “un deportista que llegó castigado a psicología” y explica que “en deportes de combate es donde más se dificulta el trabajo porque es combate y te pueden decir que estás loco por andar hablando con un psicólogo. Nos ha costado llegar, pero se hace el trabajo”. 

La psicología, sin lugar a dudas, es una de las aristas del deporte a la que menos importancia se le da, pero que ha influido para que nuestros deportistas lleguen a lo más alto del pódium y allí se mantengan. El cerebro es un músculo clave en la consecución de objetivos y en el camino a ellos, es el que impide que usted se rinda por una derrota.