Carlos Daniel Serrano, el prodigio de la natación paralímpica


24 / 11 / 2015
Carlos Daniel Serrano, el prodigio de la natación paralímpica / COC
Carlos Daniel Serrano, el prodigio de la natación paralímpica / COC
0

A pesar de sufrir un trastorno de nacimiento en el que no hay suficiente crecimiento óseo y por eso se provoca enanismo, llamado acondroplastia, Carlos Daniel Serrano siempre quiso ser deportista. Sus ganas de superar los obstáculos lo llevaron a sobresalir en la natación. 

Daniel es un joven responsable, puntual, que sabe lo que quiere. Su familia ha sido vital para su desarrollo como deportista, pero su entrenador es quien le ha explotado todas sus capacidades físicas y técnicas. “Entrenarlo es una experiencia fenomenal. Es un deportista que realmente consigue lo que quiere. Sabe lo grande que puede llegar a ser como persona y como nadador. Es una persona muy comprometida, que siempre busca dar lo mejor en cada una de las competencias”, comenta Luis Carlos.

Este joven santandereano practica la natación desde hace más de tres años. Al principio fue difícil. Su discapacidad física era un impedimento. Sin embargo, gracias a su carácter fuerte y perseverante siguió adelante. Aprendió lo necesario y rápidamente se convirtió en el mejor. “A pesar de ser un niño indisciplinado e hiperactivo en el colegio, este deporte lo ha ayudado a enfocarse en lo que realmente importa, en querer siempre ser el mejor”, dice su técnico, quien se encarga de motivarlo cada día para que siempre entregue el ciento por ciento.

A sus 17 años, Carlos Daniel ya había representado al país en varias pruebas internacionales. En 2015 ganó en los 50 y 100 metros estilo libre S7, en los 200 SM7, y en los 100 de pecho y mariposa. Así como también en los Juegos Parapanamericanos de Toronto. Su excelente condición técnica y física lo ha llevado a ocupar el primer lugar en cuanta prueba participa. “Ganar es muy importante para Daniel, pero lo que más lo enorgullece es escuchar el himno de Colombia cuando se sube al podio a recibir una medalla”, añade Luis Carlos.

Juntos entrenan todos los días para no dejar nada al azar. “Para Carlos Daniel no hay límites”, dice orgulloso su técnico. Todo está en la mente y eso lo sabe cada uno. Cada vez que inician una competencia se enfocan en una cosa: ganar. Por eso, desde que se conocieron han utilizado la misma frase de batalla: ‘Las medallas se ganan en los entrenamientos. La competencia se usa para recibirlas’.