Dolor y venganza en 'Abril despedaçado'


David Jáuregui Sarmiento
01 / 11 / 2019
fotograma de abril despedazado senal colombia
0

La venganza es una de la motivaciones principales de las historias universales, y 'Abril Despedaçado' (2001) es uno de esos largometrajes que narran una historia de venganza. Este largometraje, dirigido por el cineasta brasileño Walter Salles, relata los acontecimientos entre dos familias terratenientes rurales de una región de Brasil que llevan generaciones enfrentadas en una disputa por tierras que siempre ha terminado en violencia.

A lo largo de los 90 minutos de esta cinta, el director genera un ambiente de tensa calma constante. En el Brasil de comienzos del siglo XX se engendra un intento por hacer justicia por mano propia.



A partir de una narración en la que Tonho, interpretado por Rodrigo Santoro, recibe la orden de su padre de vengar la muerte de su hermano mayor, Salles logra una descripción a manera de crónica en la que desde el principio sabemos que habrá sangre por correr.

Tonho sabe que si comete ese crimen que parece parte de su destino su vida se partirá en dos, pues reconoce que si sigue los designios de su familia él también morirá como producto de una venganza. Un poder casi divino, o al menos natural, lo obliga a reconocer que quien a hierro mata a hierro muere, por lo que se siente dividido entre cumplir su deber ancestral y rebelarse contra él.

el niño y toño, protagonistas de la pelicula abril despedacado junto a los bueyes de la molienda de caña

Todos han muerto. El hermano mayor, sus tíos, incluso sus abuelos murieron por la tierra que protegen, y el destino es inevitable. Salles, sin embargo, deja ver a través de una fotografía costumbrista -muy similar a la que tienen grandes obras colombianas como 'La tierra y la sombra' (2015)-, que el paisaje es sórdido, que el trabajo es duro y tal vez se trata no tanto por la tierra, sino por un honor difícil de abrazar.

La extraordinaria fotografía de 'La tierra y la sombra'

No es en vano, precisamente, que la historia transcurra en un momento y un lugar donde no ha llegado la electricidad, donde el motor de vapor está por revolucionar la industria y las vidas de las personas, incluso de las del campo. Aquella costumbre de matar impunemente está por terminar. Todo ello se puede ver en la imagen y en la banda sonora de la película, pues no abusa de la iluminación ni de la musicalización, y la composición audiovisual se enfoca en retratar un momento de la historia de oscuridad y costumbres del pasado que están por perecer.

Por eso, no te puedes perder el desarrollo de esta historia en nuestra pantalla, una historia clásica, con una ambientación que nos transporta al pasado con facilidad -y a su vez a nuestra latinidad- y que te sorprenderá por la manera en la que se desarrollan los sucesos de los personajes principales.