'La colina de las amapolas', el realismo y la magia de Ghibli


Paola Arcila Perdomo
22 / 03 / 2019
La colina de las amapolas
0

Una de las joyas del prestigioso Studio Ghibli, La colina de las amapolas, regresa a la pantalla de Señal Colombia. Después de 'Cuentos de Terramar', Goro Miyazaki, hijo de Hayao Miyazaki, dirigió esta película, producida por Toshio Suzuki, escrita por Tetsuro Sayama y dibujada por Chizuru Takahashi.

Con un ritmo sosegado, un relato sencillo e incluso un tinte de telenovela, esta cinta narra dos historias en paralelo, la primera de ellas es la construcción de la relación entre los personajes principales que descubren un secreto de muchos años atrás, y la segunda es la lucha de los estudiantes para que no demuelan el edificio donde ellos tienen su club.

Si eres amante del anime y del cuidado de los detalles en cada escena, este es el tipo de historia que te encantará ver una y otra vez. Una obra maestra donde cada elemento dibujado tiene un significado, donde se recrea Japón en los años sesentas de manera asombrosa y donde unos dibujos realistas hacen de la animación algo sorprendente.

La colina de las amapolas es una cinta que se aleja de los momentos fantásticos, como acostumbramos ver en las historias de Studio Ghibli, y se acerca un poco más a la vida real, donde se ahonda en cada uno de los personajes y se construyen historias de vida.

Más para ver → ‘El viaje de Chihiro’, una joya de la animación japonesa