El cine y la lucha libre mexicana: una historia con muchos rounds


Fabián Giraldo Alzate
07 / 11 / 2017
Pósters de películas de lucha
Lucha mexicana en el cine

Resulta curioso pero la influencia de la lucha libre en el cine es tal que la temática es considerada un género fílmico y es que desde la década del 50 enmascarados y guerreros del ring se tomaron el séptimo arte con el estilo único que hizo grande este deporte espectáculo que, en sus épocas doradas, conquistó fanáticos alrededor del mundo y, cómo no, en Colombia, que soñaban con emular las proezas de El Santo, Mil Máscaras u Octagon tanto en el cuadrilátero como fuera de él.

 

Este cine aventurero y muy épico tuvo su gran desarrollo, como era de esperarse, en México, donde se desarrollaron un sinfín de películas sobre el tema, incluida la saga de El Santo, considerada una de las más largas de la historia del cine. Pero no fue el único lugar donde se desarrolló este tipo de producción e incluso su estela puede rastrearse a otros rincones del mundo, como Turquía, y aunque no lo creas, Colombia. Pero antes de hablar de las películas criollas de lucha libre, hagamos un repaso por la historia de este género único y peculiar que a muchos encanta y apasiona.

 

Los orígenes

La lucha libre como deporte espectáculo surgió en México a mediados de la década de los 30 y no tardó mucho en convertirse en un éxito, llenando arenas y centros de eventos a lo largo de todo el país norteamericano.

En Colombia, la primera temporada de lucha libre puede rastrearse hasta el 48, cuando en el Teatro Olimpia se enfrentaron y combatieron luchadores como Constan Le Marin, que venía de Francia; Marconi, de Italia; Sugi Chindo, de Japón y un grupo de nacionales, encabezado por Tarzán.

Pero, ¿cuándo empezó a interesarse el cine en las historias derivadas del pancracio mexicano? Se puede decir que vino con la era dorada del deporte espectáculo, en la década del 50, cuando dos películas presentaron por primera vez a luchadores enmascarados.

Escena de La bestia magnífica (1954).

 

La bestia magnífica de 1952, escrita y dirigida por Chano Urueta, cuenta la historia de dos amigos que se convierten en luchadores para dejar atrás la pobreza en la que crecieron, pero la aparición de una misteriosa mujer, cambia todo. Esta película contó con la participación de Wolf Ruvinskis, una leyenda de la lucha libre.

Ese mismo año vio la luz El enmascarado de plata, primera película donde los protagonistas eran, valga la redundancia, enmascarados, pero, a pesar de lo que el nombre del filme pueda sugerir, no se trataba de una historia protagonizada por El Santo, sino por El Médico Asesino, otro luchador de la época.

Escena de El enmascarado de plata (1954)

 

La gran leyenda de El Santo

Cuando se escucha o se lee el nombre de Rodolfo Guzmán Huerta, es posible que no venga nada a la mente, pero cuando se dice que se habla de El Santo, la cosa cambia.

El nombre del enmascarado de plata redefinió la historia de la lucha mexicana, al convertirse en la primera superestrella del deporte protagonizando historietas, desde 1952, y apareciendo por primera vez en la pantalla grande en 1958 cuando se estrenó El Santo contra el cerebro del mal, primera de una extensísima saga que tendría al personaje creado por Guzmán Huertas.

Escena de El Santo contra el cerebro del Mal (1958).

 

Un dato curioso de aquella producción, en la que el protagonista fue además coguionista, es que se realizó como coproducción con Cuba y su grabación terminó exactamente un día antes de la llegada de Fidel Castro y sus tropas a La Habana para declarar la victoria de la revolución.

Después de esa película, Guzmán protagonizó una buena cantidad que llevaron al enmascarado de plata a enfrentarse a todo tipo de enemigos, desde científicos locos hasta zombies, pasando por grupos de mafia, mujeres vampiro y marcianos.

Ese estilo de guiones, muy al estilo de las películas serie B gringas, inauguraron a su vez un subgénero dentro del cine de lucha libre mexicano, uno que mezclaba elementos de terror gótico y ciencia ficción, que por su bajo presupuesto y lo ilógico de sus historias, hizo que estas películas fueran clasificadas por la crítica como comedias, aunque después, en ciertos círculos europeos fueron señaladas como parte del “cine surrealista mexicano”.

El punto es que, más allá del género, el enmascarado de plata llegó a protagonizar la friolera de 52 películas sin contar algunas producciones no autorizadas como la película turca Tres hombres poderosos, que puso al Santo a combatir junto al Capitán América a un temible villano: El Hombre Araña. Si, la película además de no ser autorizada, era ilógica.

 

Pero en los albores de la era dorada de este género, apareció otro gran nombre al lado del de El Santo, uno que tuvo igual repercusión en todo el mundo: El Blue Demon.

 

Un demonio buena onda

En 1961, en una película llamada Asesinos del ring Blue Demon hizo su aparición en el cine, aunque en un papel secundario, pero le bastó para que en 1964 pudiera protagonizar su primer filme: Blue Demon, el demonio azul.

En 1964 en Blue Demon contra el poder satánico se dio la primera reunión en la pantalla grande de el demonio azul y el enmascarado de plata. La unión fue tan exitosa que de ahí en más el dúo protagonizó numerosas aventuras en contra de villanos como Drácula o las momias de Guanajuato en rincones tan variados y extraños como la Atlántida o el mundo de los muertos.

En total, entre Blue Demon y El Santo protagonizaron casi una centena de películas que gozaron de la aceptación del público que las veía como auténticas joyas. De hecho en Europa eran consideradas como cine arte.

Escena de Santo vs Blue Demon en la Atlántida (1970).

 

¿Cine de lucha libre colombiano?

El cine de lucha libre hecho en Colombia tiene una estrecha relación con El Santo. A finales de la década del 60, se decidió que se grabarían varias de las películas protagonizadas por el enmascarado de plata en nuestro país.

La primera que se realizó fue El Santo contra la muerte y la última sería Santo en el misterio de la perla negra en 1974. Pero todas estas grabaciones en territorio colombiano abrirían la puerta a la épica aventura de hacer cine de lucha libre en nuestro país.

 

Escenas de El Santo contra la muerte (1969). Filmada en Colombia. 

Durante la grabación de las películas se requirió un doble para El Santo y la respuesta fue encontrada en uno de los grandes nombres de la lucha libre en el país: El Jaguar de Colombia, quien fue el elegido para vestir la máscara del ícono mexicano durante 5 películas.

El trabajo de El Jaguar gustó tanto a la productora mexicana Victor Films que le propusieron realizar una serie protagonizada por su personaje y así llegamos a la primera película de lucha libre hecha en Colombia: Karla contra los jaguares.

La historia del filme se basa en un grupo de ladrones robotizados, guiados por la supercriminal Karl. Tras un asalto son arrinconados, pero con el poder sobrehumano que les dan los dispositivos que la genio del mal les dio, logran escapar para entregar el botín. Serán los jaguares, tres  motociclistas enmascarados y héroes luchadores, quienes  seguirán la pista de Karla,  hasta llevarla ante la justicia.

La película, estrenada en 1974, fue dirigida por Juan Manuel Herrera y contó con la participación protagónica de El Jaguar de Colombia como el líder del grupo de héroes y de la mismísima María Eugenia Dávila en un papel secundario.

Escena de Karla contra los jaguares (1974).

A esta producción le siguió Los jaguares contra el invasor misterioso, una película que muestra al grupo de vengadores luchando contra un nuevo enemigo: unos extraños invasores que quieren demoler la economía de nuestro planeta. Esta segunda entrega de las aventuras de los luchadores enmascarados contó la participación de otra leyenda de la tv nacional: el colomboargentino Julio César Luna.

Escena de Los jaguares contra el invasor misterioso (1975).

Previo al logro de los jaguares, en 1972 se realizó una coproducción colombo-mexicana llamada Campeones del ring, que presentaba la historia de un militar con dotes de boxeador, quien es encargado por sus superiores para desmantelar una mafia relacionada con la lucha libre.

Encubierto como el luchador “Rayo de Plata” y acompañado de un cómico ayudante, el enmascarado se da a la tarea de acabar con los corruptos maleantes.

Escena de Campeones del ring (1972).

 

Estas películas tuvieron un éxito considerable siendo exhibidas en 96 países y dobladas a 18 idiomas.

Póster de la película Karla vs Los JaguaresPóster de la película Los Jaguares contra el Invasor MisteriosoPóster de la película Campeones del Ring

 

Como puedes ver, este género está lleno de historia y tú puedes conocer más de él viendo películas como las que tendremos en nuestra pantalla.

Mientras tanto, cuéntanos, ¿cuál es tu película favorita de este género?, ¿Cuál es el luchador que te marcó?