"No sin ella", un amor que rompió el silencio


Paola Arcila
12 / 03 / 2018
Julian Moore y Ellen Page en ''No sin ella"
Julian Moore y Ellen Page en ''No sin ella"
0

La cinta protagonizada por Julianne Moore y Ellen Page, No sin ella (2015), se basa en la historia real de Laurel Hester y Stacie Andrée, una pareja lésbica que luchó por la igualdad y el reconocimiento de sus derechos ante los funcionarios de New Jersey (Estados Unidos).

Laurel es diagnosticada con un cáncer terminal por lo que su único deseo es que la pensión que le corresponde le sea otorgada a su pareja de hecho, Stacie. Pensión que ha sido recaudada por más de 20 años por parte de Laurel ejerciendo como una policía ejemplar de la ciudad. Sin embargo, la solicitud le es negada a Laurel. Los funcionarios del condado aseguran defender la santidad del matrimonio y en este caso una 'pareja homosexual' no tendría el derecho adquirido por las parejas que no tengan el sagrado sacramento.

Es en ese momento cuando las dos mujeres comienzan su lucha y se convierten en la voz de muchos. Su caso se vuelve visible y sonoro por lo que ellas, en su búsqueda de justicia e igualdad, buscan con firmeza el reconocimiento de los mismos derechos ante la ley para las parejas gay.

 

No sin ella es un relato de justicia e igualdad sobre todo en referencia a uno de los históricos logros que ha obtenido la comunidad LGBTI en Estados Unidos. Una lucha que comenzó públicamente en 1969, cuando los clientes del bar Stonewall Inn del Greenwich Village, frecuentado por personas LGBTI, enfrentaron una de las tantas redadas policiales que sufrían.

Los hechos ocurrieron un 28 de junio, día que se usó para marchar, año tras año, contra la discriminación. Faltaron 25 años para que esta misma fecha se instituyera como el Día del Orgullo Gay.

Estados Unidos es un país que lleva casi medio siglo tratando de obtener, paso a paso, un trato ecuánime e igualitario para la comunidad LGBTI. Y es que la cinta de Peter Sollett es un reflejo contundente de ello, en No sin ella hay escenas que muestran dicha lucha, no solo por la situación emocional que viven Laurel y Stacie frente a la enfermedad, sino por el panorama general con respecto a las personas que las rodean y a las contradicciones que son notorias en las entidades públicas.

 

La cinta además de tener un arranque apropiado, también se toma un tiempo para desarrollar cada personaje y la relación que hay entre ellas, una historia con potencial y momentos emotivos que nos llevan a percibir ese sentimiento de amor entre ellas y su búsqueda feroz de igualdad ante la sociedad que las rodea.

Después de la movilización de cientos de personas a favor de su lucha, la pareja logró conseguir un importante cambio en la legislación estadounidense en la que modificaron la Ley de Sociedades Domésticas otorgando beneficios de pensión a las parejas de todos los trabajadores públicos de la ciudad. En el 2013, siete años después de la muerte de Lauren, el estado de Nueva Jersey comenzó a expedir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. Para el 2015 la Suprema Corte de los Estados Unidos dictaminó que todos los estadounidenses tienen el mismo derecho al matrimonio.

Por otra parte, en Colombia la lucha por los derechos también lleva años. Sin embargo, hay que destacar dos grandes fases de esta evolución, la primera de ellas se gesta después de la Constitución de 1991 en donde se les logra conceder derechos individuales a las personas LGBT. Una segunda etapa nace a partir del año 2007 en la que las parejas gay comienzan a adquirir algunos derechos, entre ellos la Ley Pensional en el año 2010 que pueden ser obtenidas por las parejas homosexuales permanentes de los militares, el pronunciamiento de la Corte a favor de las parejas con motivo de los derechos patrimoniales y la adopción de niños para personas homosexuales.