'Malcolm X', retrato de un activista histórico


David Jáuregui Sarmiento
15 / 04 / 2020
Denzel Washington protagoniza la película 'Malcolm X'
Denzel Washington protagoniza la película 'Malcolm X'
0

A nuestra pantalla llega la película 'Malcolm X' (1992), una película protagonizada por Denzel Washington y dirigida por Spike Lee, el gran director estadounidense, muy conocido por ser un maravilloso narrador de historias sobre el afroamericanismo y los grandes líderes de este grupo étnico en Estados Unidos.

Por eso, a propósito de esta película quisimos recordar porqué se destacó este personaje y cómo fue el contraste, casi a manera de rivalidad, con otro gran líder de la lucha por la igualdad afroamericana en Estados Unidos: el doctor Martin Luther King. Ellos dos, a pesar de que simbolizan los mismos valores, fueron polos opuestos en cuanto a la manera en la que promovieron dichos valores.

Malcolm X y Martin Luther King, se sospecha, murieron asesinados por su liderazgo. Los dos fueron oradores sin precedente en su comunidad y gozaban de una popularidad inmensa entre la población afro. Ambos fueron ministros religiosos y representaron la sed de cambio y el cansancio que para su época tenía esta población en ese país por las condiciones desiguales de vida.

Sin embargo, a pesar de ello, cuando se hablaba de Luther King y Malcom X se hacía desde dos puntos diametralmente opuestos, pues cada uno tenía historias de vida diferentes y representan dos formas diferentes de abordar el problema contra el que lideraban en sus batallas.

Para ponerlo en un ejemplo sencillo, la diferencia de posiciones de cada uno era tal que, según se cuenta, el creador de Marvel (Stan Lee) alguna vez afirmó que Malcom X y Martin Luther King sirvieron de inspiración para la creación de los icónicos personajes del cómic de Marvel 'X-Men', en el que los líderes de los mutantes son el Profesor X y Magneto.

Estos dos personajes encarnan cada uno la lucha por los derechos de los mutantes, pero cada uno desde una esquina opuesta: una radical (la de Magneto) que era confrontacional con los humanos y la del Profesor X, que está más de acuerdo con el diálogo y la búsqueda de la armonía entre las dos partes.

Video: discurso 'Tengo un sueño', de Martin Luther King.

Polos opuestos de una misma lucha

Luther King había erizado al mundo con su discurso 'Tengo un sueño' ('I have a dream') y se había hecho con el Premio Nobel de la Paz, era pastor bautista (cristiano) y era un referente para millones de perso­nas. Malcolm X, por otro lado, encar­naba la legitimación de la violencia, pues sostenía que las víctimas de las agresiones blancas debían defenderse por todos los medios a su al­cance.

De la misma forma, el objetivo en los inicios de cada uno era diferente: Luther King promovía la integración social entre la comunidad afroamericana y la sociedad blanca estadounidense, mientras que Malcom X buscaba constituir una comunidad aparte. No solo la manera de llegar a sus objetivos era diferente, sino que también su religión. Malcolm Little (nombre original del activista) pertenecía a la Nación del Islam, una organización mu­sulmana y sociopolítica que sostenía la existencia de una superiori­dad del hombre negro sobre el blanco. De hecho el Malcolm había retirado de su nombre el apellido Little, y lo reemplazó por una X, pues consideraba que dicho nombre era un nombre de esclavo.

Video: discurso de Malcolm X.

Malcolm X, por ello, tenía ideas más radicales. Opinaba que la población negra debía rebelarse ante la dominación de los blancos, a quienes acusaba de haber cometido crímenes terribles contra la población negra, muy diferente a la visión de Martin Luther King, quien en su discurso 'Tengo un sueño' promueve la fraternidad y la hermandad como camino para contrarrestar las diferencias y vivir en paz y en comunidad.

Una de sus diferencias también está relacionada por la forma en la que vivieron sus vidas, pues mientras Martin Luther King Jr. era hijo y nieto de reverendos, estudió teología y se convirtió en pastor de la Iglesia Bautista, Malcolm X nació de una pareja conformada por un pastor protestante y de una mujer mulata, quien había nacido víctima de una violación de un hombre blanco a una mujer negra. Siendo todavía un niño, Malcom Little vivió el asesinato de su padre, un activista defensor de los derechos de los trabajadores y, como si fuera poco, tras la desgracia, la madre de Malcolm fue ingresada en un hospital psiquiátrico, a causa de perder la custodia de sus hijos tras fallecer su marido.

Pero esta rivalidad ideológica no hubiera durado mucho más de no ser porque el destino unió a los dos activistas en sus asesinatos. Los dos, que poca interacción en persona tuvieron pero en la plaza pública dejaron en claro sus diferencias, fueron asesinados antes de ver que su lucha diera frutos, y tampoco pudieron ver que aquella lucha apenas comenzaba, pues la igualdad de los afrodescendientes y en general de las minorías en el mundo aún hoy en día sigue siendo motivo de discusión.

Malcolm X, por ejemplo, para sus últimos días de vida se había distanciado del radicalismo, incluso de la Nación Musulmana. Luther King, por su parte, se sumó a las críticas de su compatriota al injusto reparto de la riqueza, así como a la intervención estadounidense en Vietnam. Malcolm X, para ese momento había virado hacia posiciones más tolerantes, poco antes de que en 1965 fuera asesinado. Tres años después, en 1968, Luther King también sería víctima de un asesinato en Memphis, Tesnessee.