“Atrás hay relámpagos”, o cómo ignorar un gran problema


David Jáuregui Sarmiento
25 / 02 / 2021
Cine

Atrás hay relámpagos

Película Atrás hay relámpagos
0

Atrás hay relámpagos (2017) es una película del costarricense Juan Hernández Cordón, producida por Adriana Álvarez y Natalia Arias, quienes además interpretan a Sole y Ana, las protagonistas de la historia.

La vida de Sole y Ana es bastante despreocupada. Su mundo es sencillo, los problemas reales no hacen parte de su cotidianidad, y su único interés en la vida es jugarle bromas a los clientes de un importante supermercado o disfrutar tanto como sea posible de los caminos y sus bicicletas.

Así, Hernández Cordón cuenta la historia de las adolescentes Sole y Ana, quienes parecen vivir únicamente para recorrer la ciudad de San José (Costa Rica) en bicicleta como forma de vida, pero que en un segundo su mundo gira tan bruscamente en su contra que quedarán impávidas ante la tormenta.

Un problema que nadie quiere enfrentar

Sole y Ana son dos chicas jóvenes que siempre se sienten valientes y atrevidas, por lo que mantienen una promesa definitiva: no usar automóviles en sus vidas. Estos vehículos parecen ahogarlas y les molesta la incapacidad de desplazarse con agilidad por las calles.

Sin embargo, la vida de Sole cambia cuando su abuela decide dejarle como herencia uno de los automóviles que hacen parte de una colección de autos que perteneció a su abuelo.

Para mantenerse firme en su promesa, Sole cultiva la inquietud de crear una empresa de taxis, partiendo por su primer auto regalado, pensando que tal vez esta sea una nueva oportunidad para reafirmar su vida descomplicada.

dos chicas jóvenes en bicicleta en la película Atrás hay relámpagos

Pero este hallazgo la conduce a ella y a Ana a una crisis para la cual no están preparadas: en el baúl de uno de los autos encuentran un cadáver, y saber qué hacer con esa información no hace parte de las actividades que tanto disfrutan hacer.

La víctima es un inmigrante ilegal salvadoreño, y este descubrimiento sería de una importancia radical inmediata para cualquier otro ser humano. Sin embargo tanto Ana como Sole tratarán de ignorar la tormenta, y con muy poca intención de resolver el problema.

Con el mundo encima, se enfrentarán a cuestionamientos y certezas que van desde las preguntas más simples, hasta el valor de la amistad y la solidaridad en un país convulsionado como Costa Rica, atrapado por el racismo, la corrupción y la impunidad.

dos chicas jóvenes al lado de un auto clásico en la película Atrás hay relámpagos

Fotografía en contrapunto con la temática

Para esta película, el director trabajó junto a Nicolás Wong, un curtido director de fotografía peruano que se encargó de dar a la imagen de la película el aspecto juvenil y despreocupado que contrasta con los acontecimientos de la historia, y que parecen dejar ver la intención de una visión de las protagonistas sobre lo que les ocurre, en contrapunto con la gravedad de sus problemas.

Lee tambiénLa extraordinaria fotografía de La tierra y la sombra

Para ello, de acuerdo con la revista especializada Zoomf7, Nicolás Wong se basó en los videos especializados en BMX realizados por marcas de bebidas energizantes o de videoclips musicales pop que intentan transmitir ánimo de fiesta a las nuevas generaciones.

No te pierdas por Señal Colombia esta película centroamericana, una obra seleccionada EN 2017 para el concurso del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici), el festival de cine independiente más importante de América Latina.

dos chicas jóvenes acostadas en el piso en la película Atrás hay relámpagos