'Amores ilícitos', el rescate de la historia


19 / 10 / 2017
Amores ilícitos
0

A Gabriel García Márquez el cine siempre lo trasnochó. Desde una etapa temprana de su faceta literaria, el nacido en Aracataca ya mostraba su interés en el séptimo arte. En 1954 participó en la realización del cortometraje 'La langosta azul', junto a Álvaro Cepeda Samudio, Enrique Grau Araújo y Luis Vicens, y a lo largo de toda su carrera hizo parte de la realización de varias películas, incluídas las realizadas a partir de su propia obra.

Esa pasión lo llevaría en 1993 a proponerle a Audiovisuales un proyecto ambicioso: una trilogía de relatos sobre la cotidianidad histórica de la Colombia del siglo XVIII producidas en formato de cine bajo el concepto 'De amores y delitos', una megaproducción que en su momento requirió una inversión de aproximadamente mil millones de pesos y la participación de cerca de 1500 extras.

Contenido relacionadoRealismo mágico en el cine

En 1995 por fin vieron la luz los tres especiales televisivos conceptualizados por Gabo y cuyos guiones fueron desarrollados por Juana Uribe, Humberto Dorado y Heriberto Fiorillo. Se trató de tres historias que mostraban las relaciones de poder, las visiones del amor y la fuerza de las tradiciones en la Colombia colonial de los años 1700.

22 años después, poco o nada quedó de ese proyecto, pocos televidentes recuerdan aquella megaproducción que en sus tres capítulos contó con un elenco de lujo que incluía a Marcela Agudelo, Orlando Valenzuela, Juan Pablo Franco, Humberto Dorado, Alina Lozano, Alvaro Bayona, Luis Eduardo Arango, Magaly Caicedo y Robinson Díaz.

Las historias

Tres relatos componían 'De amores y delitos': 'Bituima 1780', 'El alma del maíz' y 'Amores ilícitos'. Parte del encanto de este megaproyecto audiovisual es que las historias que retratan son basadas en hechos reales, obtenidas de una investigación de los archivos judiciales de la época.

El primero relata la historia de la familia Millán, gamonales del siglo XVIII, que monopolizan el poder legal y de hecho en la villa de Bituima, sin respetar siquiera la autoridad eclesiástica. La corrupción y abusos que ejercen sobre todos los habitantes e incluso sobre miembros de la misma familia, convierten aquel poblado en un lugar imposible para vivir. La llegada de un funcionario de la corona significará un cambio radical en la situación de aquel lugar.

La segunda historia relata la rebelión de las chicheras de Guateque, en Boyacá, contra la llegada de una nueva empresa: la elaboración legal del aguardiente. Ante éstas nuevas circunstancias la producción de chicha trata de sobrevivir entre las mayorías indégena y mestiza, en una época en que su preparación ya generaba controversia. Las chicheras de Guateque libraron "la primera guerra de las bebidas".

La tercera (que es la que nos ocupa) es una historia de amor imposible que ocurre en Santa Fe de Antioquia en 1784. La relación amorosa entre Felipa, una esclava negra, y Alejandro, el hijo de una de las familias más notables de la ciudad es reprobada por la moral cristiana, por la sociedad y por la ley que prohibía en aquel entonces "el cruce" de razas, con la idea de impedir la degradación de la sangre hispánica. Los amantes serán separados por orden de las autoridades y mientras a Felipa tratan de asesinarla, a Alejandro intentan casarlo con una joven de sociedad.

¿Por qué estamos hablando de esto?

Esta producción marcó un hito en la historia de la televisión colombiana tanto por la magnitud de la inversión, como por el elenco de estrellas que la protagonizó y por las historias que se retrataron. Sin embargo, el tiempo borró la huella de esta trilogía y poco se sabía de ella hasta este año.

Patrimonio Fílmico y Señal Memoria en su propósito de preservar la memoria y trabajo de los artistas y realizadores colombianos, se animaron a restaurar la película de 'Amores ilícitos' manteniendo la estética y técnica con la que fue producida originalmente, para volverla a poner en circulación y permitirle a los colombianos revivir esta historia de amor extraída de los archivos históricos judiciales del país.

'Amores ilícitos', grabada en exteriores en Barichara, fue escrita y dirigida por Heriberto Fiorillo y cuenta con la actuación de Robinson Diaz, Magaly Caicedo, Cristobal Errazurriz, Kristina Lilley y Felipe Solano.

Ahora, totalmente restaurada, 'Amores ilícitos' llegará a la pantalla de Señal Colombia.

El documental

Además del telefilme, este viernes tendrás la oportunidad de ver 'Descubriendo amores ilícitos', el documental que muestra las impresiones del equipo de producción de la producción original sobre el significado de la restauración de un material fílmico hecho para televisión. Asimismo, los protagonistas de la historia de Felipa y Alejandro cuentan cómo es la experiencia de ver un trabajo desarrollado 22 años antes recuperado en la televisión de hoy.

Se trata de un testimonio único sobre el valor de la televisión nacional y la labor de instituciones como Señal Colombia y Patrimonio Fílmico en la protección y recuperación de la historia audiovisual del país.