El origen del Día Internacional del Trabajador


David Jáuregui Sarmiento
28 / 04 / 2021
Imagen: Pixabay
Trabajo
0

Cada primero de mayo se celebra el Día Internacional del Trabajador. En la mayoría de países es un día festivo -no laboral- pues se trata de una fecha que recuerda las manifestaciones de trabajadores en Estados Unidos que logró establecer la jornada laboral de ocho horas.

En 1886, cuando cerca de 350.000 trabajadores y miembros de sindicatos obreros en Chicago, Estados Unidos, paralizaron las fábricas con el fin de reivindicar la jornada de ocho horas laborales es donde inició esta celebración.

Para lograrlo, el sindicato mayoritario de finales del siglo XIX en Estados Unidos inició una huelga a partir del 1 de mayo de 1886. Los enfrentamientos entre la policía y los trabajadores fueron especialmente duros y sangrientos, por lo que fue este enfrentamiento y la sangre que derramó una proclama por mejores condiciones laborales para los trabajadores.

"La lucha por los derechos de los trabajadores sigue constituyendo un imperativo en la búsqueda de equilibrios en la ecuación capital-trabajo, lo que en el contexto de la globalización (y nuestro sistema económico) demanda esquemas de intervención hacia la universalización de derechos de los trabajadores", explicó Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad El Rosario.

¿Por qué se celebra el Día del Trabajo?

Como en muchas de estas fechas conmemorativas, lo que se conmemora no es solo el logro básico de las jornadas laborales de ocho horas, sino también que las calles se tiñeron de sangre para lograr un objetivo común.

El pasado casi siempre fue más rudo cuando pensamos en derechos y el mundo laboral no es la excepción. A finales del siglo XIX, la jornada de trabajo en Estados Unidos se extendía hasta 16 o 18 horas para la mano obrera menos calificada.

Aunque parecen objetivos alcanzados, en Colombia, por ejemplo, se mantienen rezagos en materia de informalidad laboral (66,3%), deterioro del principio de estabilidad y barreras para el ejercicio de la libertad sindical. Las modalidades de trabajo que se mantienen en el siglo XXI siguen marginadas de la estrategia sobre el que descansa el acceso al trabajo decente como condición de ciudadanía social

Iván Jaramillo

Fue entonces cuando miles de trabajadores se unieron para salir a manifestarse en la ciudad de Chicago, una de las ciudades con más población en ese momento en el país norteamericano, donde vivía una extensa población de mano de obra.

Tras tres días de huelga, el 4 de mayo se convocó una concentración en la plaza de Haymarket, con una tensión creciente entre el público. Para terminar de calentar los ánimos, ese día terroristas activaron un artefacto explosivo en la plaza, dejando como saldo un uniformado muerto.

EscuchaEl Día del Trabajo en la voz de Rojas Pinilla

Durante las manifestaciones se registraron muchas detenciones, de las cuales cinco acabaron en la horca: tres periodistas, un tipógrafo y un carpintero. A ellos se les conoce como "los mártires de Chicago", pues sus ejecuciones fueron el máximo síntoma de que había un excesivo abuso hacia los trabajadores.

"El día internacional del trabajo recuerda, a partir de los mártires de Chicago, la necesidad constante de actualización del modelo a partir del cual se edificó el sistema de protección laboral. Más aún en el contexto de digitalización y robotización del empleo, el cual demanda el rediseño de la estrategia para promover el trabajo decente y digno", agregó Jaramillo.

Sin embargo, en Estados Unidos y países como Canadá, Australia y Japón, esta fecha es distinta en el calendario, y se conoce como el Labor day, en el que se celebra con festivales callejeros, desfiles y celebraciones públicas.

Ilustración de Labour DayIlustración del Labor Day en Nueva York, 1882.