Fruko: el ícono musical de la salsa
03 / 07 / 2024

Fruko: el ícono musical de la salsa


Por Lorena Rojas Sarmiento
Lorena Rojas Sarmiento
03 / 07 / 2024
Serie

Coronel en su laberinto

Próxima emisión

Sábado, 20 Julio 9:00 pm

0

Julio Ernesto Estrada Rincón es el nombre de pila de Fruko, la mente maestra detrás de Fruko y sus Tesos, una de las orquestas más importantes en la historia musical de Colombia. Fue fundada en Medellín en 1970 y significó una piedra angular para la salsa en nuestro país.

Con una trayectoria de más de 60 años, Fruko se consolidó como una leyenda de la música, por la innovación, la calidad, su conocimiento y creatividad musical ha trascendido fronteras y generaciones. Para recordar la importancia de su legado es el protagonista del primer episodio de la segunda temporada de Coronel en su laberinto, programa que se emitirá en Señal Colombia el próximo sábado 6 de julio a las 9:00 p.m. (hora Colombia).

Lee tambiénEs oficial: llega la segunda temporada de “Coronel en su laberinto”

Los inicios de una leyenda

Julio Ernesto Estrada nació el 7 de julio de 1951 en Medellín, Colombia, cuando era tan solo un niño y no tenía ni idea de que se iba a convertir en Fruko pasaba gran parte de su día a día escuchando radio, ya que a su madre le encantaba tenerlo prendido, desde ahí se familiarizó con las ondas sonoras y ese fue el primer presagio de su carrera artística.

La música la llevaba en sus venas, su bisabuelo fue músico, escuchaba vinilos con sus abuelos y sus tíos eran productores musicales en la industria. A sus ocho años fue a ver en vivo a la orquesta de Pacho Galán a una Feria de las Flores, y esa presentación fue inolvidable para él.

Durante la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla en Colombia, una de sus órdenes era que las emisoras pusieran música clásica y así fue como Julio se acercó a este género. Su tío Jairo Rincón era quien ponía este tipo de música y así conoció artistas como Mozart, Beethoven, Chopin, entre otros.

Como no se dejaba de nadie, no le importaba pegarle a los demás para “hacerse respetar”, a tal punto de que lo echaron del colegio por su mal comportamiento. Su madre le pidió a los tíos de Julio que le dieran trabajo, la primera opción fue vender prensa, pero luego un tío político, Alberto Rincón, lo llevó a la fábrica en la que él trabajaba y allí Julio fue mensajero, todero, trabajo en troqueladoras y cargaba unas canecas que contenían la materia prima para hacer discos.

Luego, ingresó a trabajar en Discos Fuentes para llenar la información de los discos: nombre, intérprete, duración y género, después fue ingeniero de sonido y allí conoció a importantes artistas como Julio Jaramillo o el Dueto de Antaño.

Su primera incursión en una agrupación musical fue cuando ingresó a Los Corraleros de Majagual para tocar el timbal, en aquel entonces la competencia musical era difícil, con la llegada de Los Billos Caracas Boy, Los Melódicos, entre otros, Los Corraleros necesitaban un ritmo diferente, que marcara la diferencia y ese fue el aporte de Julio.

En aquel entonces aprendió de maestros como Calixto Ochoa, Alfredo Gutierrez, Lisandro Meza, Julio Erazo, y más.

Pero fue un viaje que hizo a Nueva York el que marcaría su carrera musical, tenía tan solo quince años cuando viajó a Estados Unidos con Los Corraleros de Majagual y pudo compartir con grandes exponentes de la salsa como Héctor Lavoe y Rubén Blades, este género conquistaba las calles neoyorquinas y fue entonces cuando Julio supo el camino que quería seguir: convertirse en uno de los mayores exponentes colombianos de la salsa.

Fruko y sus tesos

¿Por qué le dicen Fruko?

Al lado de un hotel ubicado cerca a la Plazuela Nutibara en Medellín pusieron el primer letrero de neón, era la muñeca de la salsa de tomate Fruco, cuando Lisandro Mesa vió el aviso le dijo a Julio “Tú eres Fruco, esa muñequita es igual, tu eres Fruco”. Desde entonces ese apodo lo ha acompañado en su carrera musical.

En 1970 formó su primera orquesta llamada Fruko, y un año más tarde le cambió el nombre Fruko y sus tesos, en honor a aquellos jóvenes que tenían entre 18 a 25 años que ingresaron a la agrupación y que según cuenta Fruko eran muy disciplinados y estaban muy enfocados en hacer buena música, eran todos unos ‘tesos’.

El debut discográfico de la orquesta se tituló Tesura, pero no tuvo mucho éxito, sin embargo, Fruko estaba seguro del éxito que podría tener su música, ya que algo que caracterizaba a Fruko y sus Tesos era el manejo de la síncopa, un ritmo que tiene como base ecuaciones del Álgebra de Baldor, así que consiguieron los músicos para llevar la idea a cabo y aunque la gente al comienzo no conectó la propuesta, cuando Piper Pimienta se unió y salió A la Memoria del Muerto (1971) puso a bailar a todo el mundo.

Promotor de Talento: Fruko y la Música Colombiana

Fruko y sus tesos fue una escuela para grandes artistas como Piper Pimienta, Joe Arroyo, quien se unió a los 17 años y Wilson Manyoma “Saoko”, quienes lograron tener un reconocimiento a nivel internacional gracias al alto nivel musical que manejaba la orquesta.

Además, Fruko ha sido mentor de otros artistas como Juan Carlos Coronel, Joseíto Martínez y creó y dirigió importantes agrupaciones musicales como The Latin Brothers, Banda Bocana, Afrosound, Wganda Kenya y Sonora Dinamita, con ellos ha grabado más de 8.000 canciones, entre sus éxitos se destacan canciones como El ausente, El caminante, Tania, A la memoria del muerto, Manyoma y El Preso, las cuales han marcado generaciones, principalmente en Colombia y hacen parte de la memoria sonora de nuestro país.

Con más de 40 trabajos discográficos, Fruko es una leyenda musical que va más allá de los éxitos y reconocimientos, sus canciones son el retrato de las historias de Colombia, su música que rescata las raíces afrocolombianas y las mezcla con la salsa, el jazz y ritmos caribeños, ha roto barreras y fronteras idiomáticas a través del ritmo.

Fruko y sus tesos

Fruko y sus tesos en el Madison Square Garden

Fruko y sus tesos fue la primera orquesta colombiana que se presentó en el mítico escenario del Madison Square Garden de Nueva York, además recibió el premio a la mejor orquesta de música tropical de América por la revista Record World.

Con Fruko y sus Tesos, Fruko revolucionó la salsa en Colombia, la música siempre hizo parte de su ser, pasó de cargar cables a ser testigo de la llegada del sonido estéreo en Colombia, hasta convertirse en todo un ícono musical. 

Además de ser pionero musical, Fruko ha sido un gran gestor cultural, un hombre que ha impartido conocimiento a distintas generaciones, que abrió el camino para nuevos artistas y que utiliza el arte para ayudar a transformar vidas. 

Fruko es una leyenda viva de la música colombiana, un artista que a sus 73 años aún se para en un escenario con su orquesta para deleitar al público, así lo hizo en la más reciente edición del Festival Estéreo Picnic, donde puso a bailar a los asistentes con sus más grandes éxitos.