El goalball, una pasión de vida para Boris Pedraza


Juan Sebastián Rojas Moreno
18 / 12 / 2019
Foto: Señal Colombia Deportes.
Boris Pedraza (derecha), con la selección de goalball de Cundinamarca.
0

Para Boris Pedraza, integrante de la Selección Colombia de goalball, quedarse ciego no fue un obstáculo para luchar por sus sueños.

Este bogotano, es el claro ejemplo de que las dificultades y las barreras solo están en la mente. Boris Pedraza tiene 28 años y en su vida ha encontrado varias pruebas que le han permitido encontrar en el deporte, la vía necesaria para poder superarlas.

 

Aceptando una discapacidad

Quedarse ciego a los 19 años de edad no fue nada fácil para Boris. Un glaucoma ocular de óculo abierto se apoderó de sus ojos haciendo que poco a poco su mundo quedara en las tinieblas. La pérdida de la vista también obligó a Boris Pedraza a dejar el fútbol sala y la equitación, dos de sus más grandes pasiones.

Fue hasta 2012 que Pedraza pudo meterse en el mundo del goalball. Un día decidió seguir los consejos de sus amigos y asistió a una de las prácticas de este deporte sin saber que se convertiría en una pasión que lo llevaría a representar al país en diferentes encuentros deportivos.

 

¿Qué es el goalball?

El goalball es un deporte que nació en el año de 1946 gracias al austriaco Hanz Lorensen y al alemán Sepp Reindle. Estos dos hombres decidieron crear una disciplina similar al balonmano como terapia de recuperación para los combatientes de la Segunda Guerra Mundial. 

Este deporte cuenta con dos equipos, cada uno con tres integrantes, y su finalidad es muy simple: lanzar una pelota con la mano a ras de suelo a una portería contraria con el fin de anotar la mayor cantidad de goles posibles.

Cada equipo se ubica junto a una portería de 9 metros de ancho dentro de una cancha que mide 18 x 9 metros y que se divide en seis zonas marcadas con una cinta en relieve que permite la ubicación de los jugadores. Cada partido dura 24 minutos, dos tiempos de 12 cada uno, con un descanso entre parte y parte de tres minutos. El ganador, como en el fútbol, es el equipo que más goles anote durante este periodo de tiempo.

Es importante destacar que no todos los jugadores que juegan esta disciplina son totalmente invidentes por lo que las reglas exigen el uso de un antifaz que bloquee los ojos y unas gafas oscuras para asegurar que los deportistas no puedan ver. 

 

Un hombre de retos

La ceguera de Boris Pedraza no ha sido impedimento para cumplir sus sueños. No solo empezó a practicar el goalball de manera constante y profesional; ahora hace parte de la selección de Cundinamarca.

Su trabajo y esfuerzo lo llevaron a ser elegido como uno de los 6 representantes del país en la Selección Colombia de esta disciplina y ganar una medalla de plata del Campeonato Mundial de Goalball realizado en Ecuador en 2016. Además, Boris estudia una licenciatura en educación especial en la Universidad Pedagógica donde es uno de los más destacados. 

Boris Pedraza habló con Señal Colombia Deportes durante los pasados Juegos Paranacionales 2019 para contarnos su historia y su amor por el goalball:
 

Gracias al trabajo de este bogotano, deportes como el goalball ganan cada vez más adeptos en el país, además sirven como punto de partida para muchas personas que con alguna dificultad buscan el mejor camino para salir adelante.