“Soy Carlos Ramírez, el paisa que corre por Bogotá”


Señal Colombia
24 / 11 / 2015
Carlos Ramírez, medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016 / Liga Antioqueña de BMX
Carlos Ramírez, medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016 / Liga Antioqueña de BMX

Antioqueño de nacimiento pero orgulloso de representar a Bogotá, el bicicrosista Carlos Ramírez tiene una pasión por el motocross. Desde pequeño, Carlos siempre ha tenido un marcado gusto por las motos, pero por el miedo de sus padres a que practique esta disciplina no se ha arriesgado a hacerlo. 

 

Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018
Del 19 de julio al 3 de agosto por Señal Colombia

 

El motocross es un deporte que me apasiona mucho y me atrae. Disfruto viéndolo y sigo todas las carreras en Estados Unidos. Si en algún momento me dieran la oportunidad de correr motos, la tomaría como una segunda pasión, pues la principal y la que me ha dado todo es el bicicross”, afirma Ramírez.

La afición de Carlos por el motocross se debe a que es una práctica parecida al bicicross. La adrenalina que se deja en las pistas es lo que verdaderamente lo seduce. “Son dos disciplinas que te permiten buscar un punto alto de relajación y eso es lo que me hace feliz. Siempre he sido inquieto, loco y apasionado. Será por eso que también me gusta el motocross (risas)”.

 

Bogotá me llamó, me ofreció el apoyo y desde los 16 años represento a la capital

Carlos Ramírez

 

El corredor de 23 años, campeón mundial junior en 2012, campeón centroamericano en 2014 y medallista de bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Río, encontró en Bogotá la posibilidad que Antioquia le negó por el alto nivel que existía en el momento en que decidió dedicarle su vida al bicicross. “La verdad es que yo corría por Antioquia, pero en ese tiempo había muchos compañeros de excelentes condiciones y la competencia era muy dura. Bogotá me llamó, me ofreció el apoyo y desde los 16 años represento a la capital”.

Para Ramírez fue difícil realizar uno de sus sueños en una ciudad desconocida. Pero a medida que se acopló le tomó cariño a la capital y hoy se siente un bogotano más. “Al principio me dio duro ponerme la camiseta de Bogotá, no lo puedo negar. Con el tiempo entendí que una cosa era el amor por mi región y otra diferente el profesionalismo que debía tener”.“Yo soy Carlos Ramírez, el paisa que corre por Bogotá. Estoy feliz y orgulloso de ponerme los colores de la ciudad y de darles muchas medallas a todos los bogotanos. Me siento uno más de ellos”, agregó el bicicrosista.

Alguna vez, cuando se encontró con sus excompañeros de Antioquia en los nacionales se lo gozaron, pero tuvo el carácter necesario para sobrellevarlo. El amor por su tierra es grande, pero para él, Bogotá siempre será su casa profesionalmente hablando.

“A la gente de Antioquia no les cayó muy bien que yo me hubiese cambiado de liga, pero al final entendieron que era la oportunidad que tanto esperé. Si Antioquia me llama para que corra con ellos no lo haría, es algo que ya está decidido. Bogotá me ha tendido la mano desde el momento en que me necesitó, así que no la cambiaría ni por mi departamento ni por ningún otro”.

Este bogotano por adopción quiere seguir haciendo historia en su corta carrera. Luchará por ganar las dos medallas de oro en los Juegos y de esta forma, devolverle a Bogotá algo de lo que le ha regalado hasta el momento. “No será fácil, pero mi deseo es poner a mi capital en lo más alto del podio”, señaló.