Natalia Muñoz no dijo que estaba embarazada hasta que ganó los Nacionales


24 / 11 / 2015
Natalia Muñoz no dijo que estaba embarazada hasta que ganó los Nacionales / Federación Colombiana de Ciclismo
Natalia Muñoz no dijo que estaba embarazada hasta que ganó los Nacionales / Federación Colombiana de Ciclismo
0

Cuando Natalia Muñoz decidió ser ciclista tenía 21 años, una hija y era secretaria auxiliar en una estación de servicio por la avenida sur de Pereira, llegando a Cuba, sector donde hacen las revisiones tecnicomecánicas de los automóviles.

Entraba a trabajar a las 7:45 de la mañana y no tenía hora definida de salida. El establecimiento abría las 24 horas por lo que siempre había trabajo acomulado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NATALIA MUÑOZ (@natybikes) el

Que ya era muy grande para iniciar, que la oficina, que si iba a tener tiempo para Valentina, las cosas que pensaron en la Liga de Risaralda el día que fue a buscar a Antonio Tobón para que la entrenara.

Tranquilo, profe. Yo saco un préstamo para comprarme mi cicla de ruta. Déjeme practicar con usted

Luchar y perseverar, dos verbos cotidianos en el pedalismo de nuestro país, sobre todo en el femenino.

Natalia recuerda el triunfo en la prueba de ruta de los Juegos Nacionales como uno de los días más importantes de su vida.

Se levantó bien temprano en la mañana, a las 5:20. Como la carrera comenzaba a las ocho tenía que desayunar temprano para no competir tan llena.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NATALIA MUÑOZ (@natybikes) el

Aunque la prueba era temprano, la noche anterior estuvo dando vueltas en la cama pensando en el trazado, en una posible fuga  y en el repecho a tres kilómetros de la meta.

Yo tengo la costumbre de orar y darle gracias a Dios por un nuevo día. Tras rezar un poco, me bañé y llamé a mi esposo (Juan Alberto Torres). Él me había pedido el favor de que lo despertara. Hablamos como tres minutos y bajé al restaurante del hotel. Comí cereal con yogurt, huevos y pasta

recuerda.

Eso sí, apenas vió todo en la mesa le dieron náuseas y muchas ganas de vomitar, pero se controló.

Luego, charló con el profe Evelio, planearon la estrategia y subió de nuevo a su habitación. Empacó el uniforme de presentación por si las moscas, porque esperaba que hubiera moscas. También metió unos pañitos húmedos, los cosméticos, la chaqueta, la cédula y la billetera con tres mil pesos.

No tuve que guardar nada más porque tenía puesta mi licra, la camiseta y en la mano el casco. En ese momento llegó la psicóloga de la delegación, me dio una gaseosa, comida y le recordó las recomendaciones que debía tener en cuenta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NATALIA MUÑOZ (@natybikes) el

Ella estaba más asustada que Natalia. Las palabras de la psicóloga fueron "No puedes dejar de comer porque eso es malo en tu estado y te puede dar la pálida”.

La bicicleta estaba en el lobby lista para correr. Como el punto de salida no era lejos decidió irse montando. El profe la acompañó en el carro durante el trayecto que no fue más de un kilómetro.

Cuando llegó fue a que le pusieran el chip, firmó la planilla y se puso a hablar con Laura Lozano y con Diana Peñuela.

Charlamos de la crono del día anterior, del circuito, de todo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NATALIA MUÑOZ (@natybikes) el

Arrimó a buscar comida porque ya tenía hambre "¡Es que me da hambre a toda hora!", dice. Me abastecí de granola, maní, galletas y unos sánduches de mortadela y mermelada.

“Tenés que comer en cantidades pequeñas pero abundante. No lo olvidés, Natalia”, me dijo el médico. 

Iba para la meta pero le dio chichí y como no había un baño cerca le tocó hacer detrás de un carro. Después se montó en la bici, se echó la bendición y comenzó la prueba.

El principio fue muy tranquilo. En el primer giro Lorena Vargas se lanzó y el lote respondió fácilmente. En la tercera vuelta pensó en atacar en la subida de la calle 48 pero se aguantó a la siguiente pasada.

Se ubicó al final del grupo para que nadie la viera y atacó. Lorena la siguió con Ana Cristina (Sanabria). "Me llegaron rápido y seguimos pegadas un buen rato. Intenté de nuevo y Lorena salió conmigo. Contraataqué y Ana se fue a mi rueda. Ahí me quedé sin aire".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NATALIA MUÑOZ (@natybikes) el

El pelotón las cogió y se limitó a rodar un rato. Todas estaban fresquitas por lo que era muy arriesgado salir de nuevo. En el cuarto giro, apenas pasaron la meta, tomó fuerzas y sacó una ventaja de 300 metros: "No sé si atrás no se pusieron de acuerdo para cogerme, pero yo me limité a pedalear y pedalear".

Un camarógrafo se le hizo al lado y le tocó decirle que se quitara. "Es que yo me distraigo muy fácil. No soy capaz de estar pendiente de varias cosas a la vez y me azaro. No pongo atención en la vía y me puedo caer".

El circuito tenía una curva repleta de vidrios pequeños por lo que no podía correr riesgos. Solo bajó la velocidad cuando el carro de los jueces le pasaba para decirle la diferencia. Ahí sí hacía un esfuerzo y escuchaba cada palabra.

La cosa se puso dura en la sexta vuelta, preciso la de abastecimiento. La gente de logística le pasaba alimentos y ella los vomitaba. "Fijo eso fue por el esfuerzo. Aún así comí maní, banano, un gel energizante y una proteína de soya. Todo entraba, todo salía".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NATALIA MUÑOZ (@natybikes) el

El último giro fue eterno. Le dolió la cintura, se sentió muy débil y empezó una sensación de mareo de altamar. Faltaban cinco kilómetros y como pudo no aflojó. La fuerza le alcanzó para levantar los brazos, ver la bandera, cruzar la meta y desmayarse.

"Solo tenía pensando pedalear hasta ahí, ni un centímetro más. Lloré como niña chiquita de la emoción y porque ando sensible. Además estoy súper irritable, todo me saca el mal genio".

Cuando ya sabía que la medalla de oro era suya habló: "'Tengo siete semanas de embarazo’ ¿Usted se imagina donde hubiera dicho antes? Qué pereza darle de qué hablar a la gente. Mínimo hubieran dicho que tan mala madre, que tan descuidada con mi bebé y un montón de pendejadas que por fortuna me pude ahorrar".