Contra todo y todos, Martha Hernández brilla con luz propia en el atletismo paralímpico


Señal Colombia
24 / 11 / 2015
La deportista paralímpica Martha Hernández
La deportista paralímpica Martha Hernández
0

Desde que nació, Martha Liliana Hernández Florián ha luchado con una parálisis cerebral y con los obstáculos que se la han presentado en su carrera profesional.

Sus ganas de superación la hicieron una mujer fuerte y le ayudaron a afrontar aquellos momentos en los que se sentía derrotada y sin fuerzas. Pablo Emilio Peña, entrenador personal de Martha, ha sido el bastión principal de sus logros y llegó por casualidad a su vida.

La historia de Martha dentro del atletismo paralímpico es muy bonita. A finales de 2008 se trasladó de Venezuela hacia Colombia y me contactó cuando estaba en Guamal, Magdalena. En 2009 iniciamos el proceso de preparación, pero un par de meses después ocurrió un suceso inesperado: ella quedó embarazada y debió interrumpir los entrenamientos por un año”, afirma Pablo.

Después de tanto tiempo alejada de las canchas, Martha perdió  la condición física que se requiere en la élite. “Pero ella tiene algo especial que los demás deportistas de su condición no poseen: una sorprendente velocidad para retomar el nivel necesario de competencia. La veía esforzarse en cada ejercicio y eso resulta gratificante”, expresa Peña.

La atleta colombiana, además de sacrificarse por el atletismo, ha tenido que criar a su pequeña hija, Naomi. “Esa niña lo es todo para Martha. Es la luz de sus ojos y el verdadero motivo para seguir adelante. En ningún momento fue un problema. Es más, creo que sin Naomi no hubiese conseguido tantos logros dentro del deporte”.

La prueba más difícil para Martha Hernández llegó faltando tres semanas para viajar a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. “Veinte días antes de desplazarnos hacia Inglaterra, Martha tuvo un percance personal complicado. Su excompañero sentimental y padre de Naomi, le golpeó la cabeza en repetidas ocasiones con una piedra. Ese hombre estaba obsesionado con ella y le decía que si no iba a estar con él, no iba a estar con nadie. Gracias a Dios el tema no pasó a mayores y pudo recuperarse”, puntualiza Pablo.

Hasta los errores de terceros han influido en la vida de esta atleta. “Martha es demasiado tolerante. Debido a un error en la clasificación para los Paralímpicos por parte del Comité Colombiano, quedó ranqueada en T35 siendo que su clase es la 36. Estando en su categoría hubiera ganado medalla. De igual forma cumplió un buen papel y terminó en el octavo lugar de los 100 metros”.

En los Juegos Paralímpicos de Río 2016, Martha tuvo su revancha. En la categoría T36, la colombiana le entregó un bronce a la delegación cafetera.

La vida no ha sido fácil para Martha, pero ha logrado sortear todas las adversidades. Seguramente en compañía de su pequeña Naomi y del entrenador Pablo Peña, seguirá sumando victorias en la cancha y fuera de ella.

Posteriormente, la deportista logró la medalla de bronce en la misma categoría pero en el desarrollo de los Juegos Parapanamericanos y su mira está en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, donde espera ser protagonista de nuevo.