Voleibol sentado, un deporte que da vida


Juan Sebastián Rojas Moreno
07 / 01 / 2020
Foto: Señal Colombia Deportes.
Javier Perdomo es uno de los jugadores más destacados del voleibol sentado en Colombia.
0

Conoce la historia de este deporte y cómo se ha convertido en la herramienta fundamental para superar las limitaciones de muchas personas en Colombia.

El voleibol sentado es un deporte que ha ganado fuerza y adeptos durante los últimos años en Colombia. Y es que cuando uno lo ve se pregunta ¿cómo se hace pare jugar voleibol si no es de pie? Pues se puede, se realiza a alto nivel y es uno de los deportes paralímpicos que más se practica en la actualidad.

Su historia

Los orígenes se remontan a los años 50, su práctica originalmente fue relacionada con el ‘sitzball’, un deporte que era practicado como terapia para personas con algún tipo de discapacidad en sus extremidades inferiores. Sin embargo, quienes los jugaban incorporaron movimientos, reglas y características del voleibol tradicional para así crear esta disciplina.

Para 1980 el voleibol sentado pasó a ser una modalidad deportiva reconocida en los Juegos Paralímpicos. Su popularidad, versatilidad y facilidad para la práctica han hecho que se practique profesionalmente en más de 50 países.

Características, reglas y diferencias

El voleibol sentado no es muy diferente al tradicional. Se juega a 5 sets y el equipo ganador es aquel que se quede con tres de los cinco episodios. Cada uno se juega a 25 puntos, exceptuando el quinto o game de desempate que se juega a 15 puntos. Los equipos están compuestos por 12 jugadores de los cuales solo 6 están dentro del campo de juego. La cancha mide 10x6 metros (la tradicional 18x9 metros), mientras que la red mide 1,15 metros de altura para los hombres y 1,05 metros para las mujeres.

A diferencia del tradicional, el voleibol sentado tiene unas clasificaciones que enumeramos a continuación según la discapacidad:

- A1: hace referencia a jugadores con doble amputación arriba de la rodilla o a través de sus articulaciones.
- A2: se refiere a jugadores con amputación sencilla arriba de la rodilla.
- A3: amputación doble por debajo de la rodilla o por encima del talón.
- A4: amputación sencilla por debajo de la rodilla o por encima del talón.
- A5: atletas con doble amputación arriba o a través de la articulación del codo.
- A6: atletas con amputación sencilla arriba o a través de la articulación del codo.
- A7: atletas con doble amputación debajo del codo o encima de las articulaciones de la muñeca.
- A8: atletas con amputación sencilla debajo del codo o encima de las articulaciones de la muñeca.
- A9: amputaciones combinadas de miembros superiores e inferiores.
- Otras: es una clasificación que incluye a quienes tienen una limitación por ataques del corazón, problemas de médula o parálisis cerebral.

Del ejército a la Selección de voleibol sentado

En Señal Colombia Deportes hablamos con Javier Perdomo, uno los integrantes de la Selección Bogotá de voleibol sentado y que hizo parte de los pasados Juegos Paranacionales Bolívar 2019. Este fanático del deporte nos contó su historia, lo que significa para su vida y las puertas que le abrió este deporte:
 

En 2008 la vida de Javier cambió para siempre. Un enfrenamiento durante el conflicto armado colombiano le quitó una de sus extremidades, sus sueños y planes que tenía para su vida. Sin embargo, este soldado no se rindió y encontró en el voleibol sentado no solo la oportunidad de olvidar lo que le había sucedido sino la posibilidad de ayudar a quienes como él habían sufrido algún tipo de discapacidad en alguno de sus miembros.

Para Javier, el voleibol es su vida entera y le ha permitido competir de manera profesional con los equipos paranacionales de Bogotá donde logró el cuarto lugar en los pasados Juegos Paranacionales 2019. Además ha sido parte de la Selección Colombia que buscó la clasificación a los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

El deporte del posconflicto

Geni Tunney Cañón, entrenador de la Selección Colombia de voleibol sentado y uno de los precursores de esta disciplina en Colombia, afirmó en una entrevista entregada a la Revista Semana en septiembre de 2016, que este deporte se ha convertido en una insignia del Departamento de Sanidad del Ejército de Colombia, pues es una herramienta fundamental de consolidación del proceso de vida de las víctimas de las minas antipersona del conflicto armado colombiano. 

Cañón destaca que la motivación de la competencia ha sido uno de los pilares fundamentales en la aceptación y práctica del voleibol sentado en el país, no en vano el equipo de la Federación Deportiva Militar es el actual campeón nacional de este deporte.
 

Sin lugar a dudas, el voleibol sentado seguirá conquistando el corazón y la vida de muchas personas que han visto en él la mejor forma de superar una limitación física o mental.