La bicicleta que rueda por la paz


Señal Colombia
31 / 03 / 2017

Una noche de junio de 2013, César Salamanca, un emprendedor colombiano tuvo un sueño. Mientras dormía escuchó una voz que le decía que iba a construir la bicicleta de la paz. Sin dudarlo y durante unas tres semanas, César empezó a moldear la tarea que Dios le había encomendado.

La presencia divina fue la que hizo que un amigo que diseñaba páginas web le ofreciera su ayuda para la construcción de la bicicleta. Después, una amiga le dijo “ese sueño es de Dios, mi papá tiene una fábrica de bicicletas, yo lo ayudo”. César fue a la fábrica y concluyó que después de ese sueño tan único la ‘bici’ no podía ser igual a las demás. Así que junto al diseñador Johan Domínguez creó la PAZicleta.

Este modelo de la bicicleta a simple vista parece normal. Sin embargo, en su concepto envuelve toda una narrativa acerca de la paz en Colombia. El aro de atrás es rojo y representa la muerte y la sangre que ha habido en el país debido al conflicto armado. El aro delantero es blanco, paz y esperanza. Los pedales y los manubrios son negros para que soporten la ‘suciedad’,  es decir las reacciones que no son pacíficas. Además, la 'bici' tiene un sistema de cambios, los mismos que un líder de paz en Colombia debe tener “hacía adelante y sin reversa”, expresó Salamanca, quien realizó un taller de esta herramienta en el Foro Mundial de la biciclet que se realizó en 2015 en Medellín. 

Con la ayuda de la empresa privada y de la Agencia Colombiana para la Reintegración, César empezó a llevar la PAZicleta a cientos de niños, en diferentes regiones de Colombia, que tardan todos los días hasta dos horas para desplazarse caminando de la casa al colegio. Quien se sube a una ‘bici’ como esta no solo tiene un medio de transporte sino todo un concepto de paz alrededor, el cual empieza a tener un impacto en su comunidad. Hasta el momento se han entregado 500 bicicletas, la meta para este año es llegar a cinco mil. 

 

De hecho, la bicicleta se personaliza bajo un hashtag, el de César es #Pazillero, porque si existen guerrilleros, ¿por qué no ‘pazilleros’?, dice él. Quizás, en Colombia hay muchos, pero el objetivo de la 'bici' es crear la red visible de líderes de paz más grande de todo el mundo. Por eso, usted también puede subirse a una de estas ‘bicis’ y empezar a hablar de paz sin tener que estar en Cuba. Por medio de la página web de la PAZicleta; escoge el modelo y parte de lo que pague por ella será destinado para que más niños en colombia puedan tener una.

César no le pone límite a sus sueños. La PAZicleta ya llegó a varios lugares de Arauca, Guaviare, Cundinamarca y Boyacá. Su deseo es que esté en todo el país con el apoyo de una red nacional que se consolidó durante el foro. Quiere llegar a más departamentos, a trabajadores de cultivos de caña, flores y al ejército. “Yo fui militar y en la base aérea donde yo vivía la gente se movía en bicicleta. Entonces,  ¿por qué no que sean nuestros miembros de las Fuerzas Armadas los que empiecen a enviar ese mensaje de que aquí en Colombia se construye paz?”, afirmó a Señal Deportes el bogotano. 

Para el también administrador de empresas dicha paz no sólo se construye con la promulgación de la misma, sino con los actos que la hagan tangible. La bicicleta también puede impactar en nuestra cotidianidad y por qué no en el camino hacia la paz.

Foto: Cortesía César Salamanca