Juan Sebastián Molano empezó en el ciclismo gracias a su padre


Julián David Bernal Pulido
23 / 04 / 2019
Juan Sebastián Molano empezó en el ciclismo gracias a su padre / Instagram Sebastián Molano
Juan Sebastián Molano empezó en el ciclismo gracias a su padre / Instagram Sebastián Molano
0

Como una tradición familiar se podría describir la forma en que Juan Sebastián Molano llegó al ciclismo. A su padre, Gabriel, y a su familia les gustaba este deporte. Precisamente, de la mano de su papá, Sebastián empezó a salir en bicicleta en las tardes luego del colegio, pese a que también le gustaba jugar fútbol y practicar natación.

Como en casi toda Colombia, Sebastián practicaba bastante fútbol cuando estaba en el bachillerato. Para él, patear un balón era una pasión grande, pero su padre, Gabriel, le empezó a inculcar que el ciclismo era algo más importante.

Un día, el hijo de Gabriel y Blanca dijo “vamos a intentarlo”. Las bielas le empezaron a gustar, inició su progresión y veía que sus papás estaban felices porque mejoraba cada día más. “Me ayudaban y me motivaban porque era importante para la familia”.

El amor por el ciclismo creció y Sebastián disputó carreras de la región, del departamento y a nivel nacional. “Así me hice como ciclista, fui creciendo cada día”.

Una de las anécdotas más importantes para Sebastián fue el día que levantó los brazos en meta por primera vez. Tenía 16 años y fue en Tunja. Ese día sintió cosas impresionantes por haber ganado y quiso seguir haciéndolo, seguir luchando para poder sentir esas cosas, esa alegría y esa satisfacción de ganar, que es lo más lindo del deporte.

Sebastián Molano complementó el ciclismo de ruta con la pista. En sus inicios el ciclista del UAE-Team Emirates hacía dos o tres días a la semana pista en el velódromo de Duitama.

De hecho, el pedalista boyacense cree que la pista es una “buena cantera para hacer ciclistas porque desde pequeño te da mucho dominio de bicicleta, muchas habilidades, que son muy importantes para que en el futuro cuando eres un ciclista profesional, las apliques”.

Sebastián cree que la pista fue fundamental para que pudiera llegar a la ruta y no sabe si estuviera donde está sin ella. Aunque le gusta mucho la pista, debe equilibrarlo porque “cuando tienes una etapa de bastante subida que puede llegar al sprint, la pista te merma un poco para que puedas lograr y llegar al sprint porque te quita esa potencia para subir y poder pasar algunos puertos”.

El ciclista boyacense mira atrás y sabe que lo que lo llevó a donde está son 2 cosas: la constancia y la perseverancia. “Si no eres constante, si no perseveras en tus entrenamientos, o no te cuidas en la comida es difícil llegar. Mis papás me inculcaron que todo lo debía hacer todo con pasión y dejar unas cosas a un lado y hacer lo que te gusta y lo que quieres llegar a ser como persona y como deportista”, cuenta el sprinter colombiano.

Sebastián sueña con correr el Tour de Francia. Ahora que está en el UAE-Team Emirates ve muy cerca cumplir su meta desde que era pequeño.