5 razones por las que vale la pena ver micro colombiano


Señal Colombia Deportes
31 / 07 / 2017
Razones para ver micro colombiano
Razones para ver micro colombiano
0

Señal Colombia es la casa del fútbol de salón y queremos que la cultura de este deporte crezca más y más, por eso te exponemos algunos motivos para disfrutar de esta grandiosa disciplina.

Estamos encantados con el Micro en nuestra pantalla y vemos como semana a semana crece la audiencia que se interesa y disfruta este deporte que, fácilmente, es uno de los más practicados en el país y que todos los sábados puedes disfrutar a través de nuestra pantalla.

También puede interesarte: ¿Por qué es tan popular el ‘micro’ en Colombia?

Pero, aunque exista ya una base de afición que disfruta con los apasionantes encuentros, tanto de fútbol de salón masculino, como femenino, queremos que la cultura de este deporte se siga expandiendo y por esta razón quisimos hacer un recuento de las razones por las que deberías ver más microfútbol, bien a través de nuestra pantalla o bien asistiendo al coliseo del equipo de tu ciudad.

1. Es un deporte muy nuestro:

Cinco razones para ver nuestro micro

Si bien la Copa Profesional de Microfútbol masculino y la femenina llevan poco siendo realizadas, el futsalón tiene una historia fuertemente arraigada en el país desde la segunda mitad del siglo pasado. Este deporte, que se popularizó primero en el cono sur del continente, donde Argentina y Paraguay fueron los primeros en masificar su práctica, llegó al país por el año 66 y fue hasta 1974 que se crea la Federación. 

A lo largo de los años, el micro ha marcado hitos como el torneo organizado por el Instituto de los Seguros Sociales en Bogotá durante el año 67, cuando tomaron parte del certamen 597 equipos, ¡todo un récord!

Pero los grandes hitos vendrían en las décadas del 90 y el 2000 cuando se obtuvieron sendos primeros lugares en los Juegos Panamericanos del 90 y el 93, el subcampeonato en el V Mundial de 1994 en Argentina, el título del Campeonato Sudamericano Juvenil en 1998 en Argentina y los campeonatos mundiales de la categoría obtenidos en 2000, 2011 y 2015. 

Tiene tanta trayectoria Colombia en el Futsalón que es el único país que ha ganado todas las competencias en la categoría de mayores organizadas por la AMF, (antes llamada Fifusa), la Panafutsal y la CSFS.

Échale un ojito: Las diferencias entre micro y fútsal

Y estos son solos los logros del deporte en su formato masculino, porque las mujeres también han tenido importantes gestas, como el título obtenido en el Mundial desarrollado en Barrancabermeja en el 2013, donde además fueron campeonas invictas y solo encajaron dos goles.

Como ves, el micro tiene bastante historia en nuestro país y verlo es apoyar el crecimiento de esta disciplina que ya nos ha dado bastantes glorias y puede darnos muchas más.

Para que te empapes más de la historia de este deporte, te dejamos esta entrevista con Jaime Arroyave, conocido como "El padre del microfútbol en Colombia":

 2. No hay tiempo de aburrirse:

5 razones para ver el micro colombiano

Si hay algo que caracterice al micro es que son muy pocos los momentos de calma; la velocidad y la constante búsqueda del gol hacen que este deporte sea todo, menos aburrido. Los reglamentos del deporte favorecen el constante movimiento pues la pérdida deliberada de tiempo se sanciona con faltas técnicas, de manera que los jugadores, sea en jugada movimiento o en tiro libre, no pueden dejar quieto el balón por más de 5 segundos.

Así mismo, la norma no favorece los planteamientos ultradefensivos, pues se sanciona a los equipos que tengan el balón en su terreno de juego durante más de 15 minutos. El micro busca siempre la mayor cantidad de emociones en el arco rival y es por eso que los marcadores abultados son frecuentes. Por ejemplo, en el Mundial Femenino realizado en Barrancabermeja en 2013, la Selección Colombia marcó un hito al derrotar por 16 a 0 a dos rivales (Marruecos y Canadá). 

Si lo que quieres es ver un deporte donde el movimiento sea la constante y las emociones abunden, el fútbol de salón es lo que estás buscando.

3. Hay calidad, sin importar el género:

Algo que distingue el fútbol de salón es que es un deporte que, al menos en el caso de Colombia, ofrece las mismas oportunidades a hombres y mujeres. De hecho, entre la Copa masculina y la femenina solo hay diferencia de un torneo, pues mientras el certamen para hombres está desarrollando su novena edición, la de mujeres llega a su octava versión.

Pero la cosa va más allá del número de torneos realizados, va también en los logros que las selecciones masculinas y femeninas han alcanzado. Colombia ha sido campeón mundial tanto en el torneo masculino como en el femenino, lo que muestra que el país es potencia y que nuestros deportistas, indiferente del género, son del más alto nivel competitivo.

Además, ver un partido de micro femenino, no difiere en mucho del masculino, las emociones se viven por igual, la técnica tiene un nivel similar de desarrollo y la verraquera abunda en los partidos de unos y otras. No en vano, la Selección femenina en su camino de preparación para el Suramericano de 2017 realizó varios enfrentamientos con equipos masculinos para fortalecer y mejorar su ritmo competitivo.

5 razones para ver el micro colombiano

Selección Femenina de Microfútbol que participó en el Suramericano 2017. Foto: Fecolfutsal.

4. Se integra el país:

5 razones para ver el micro colombiano

Las copas de microfútbol en sus dos ediciones (femenina y masculina) tienen una característica única que lo destaca por encima de otras disciplinas: la descentralización del torneo. De esta manera, se le da la oportunidad a una gran parte del país de disfrutar del deporte. En ambas competiciones no solo las ciudades capitales de los departamentos tienen equipos representantes y es así como todo el país se reúne alrededor del balón para disfrutar de este deporte.

Si bien hay equipos en ciudades principales como Cartagena, Cali, Bogotá, Manizales o Valledupar, en los torneos nacionales de microfútbol puede disfrutarse de la participación de escuadras de otras localidades como Pitalito, Huila; Dosquebradas, Risaralda; Soacha, Cundinamarca; Guadalajara de Buga, Valle del Cauca o Chiquinquirá, Boyacá.

5. Porque también hay figuras:


5 razones para ver el micro colombiano


Tal y como sucede en otros deportes, en el micro también hay estrellas y hay que decir que algunas de esas estrellas colombianas han gozado de gran reconocimiento a nivel mundial llegando, incluso, a ser reconocidos como los mejores del mundo y varios de ellos han jugado o juegan en los torneos domésticos de Fútbol de Salón.

Personajes como el lateral bumangués Giovanny Hernández Galván, campeón con Colombia del Mundial 2015 en Bolivia, quien en su momento fue considerado el mejor jugador del mundo en el fútbol de salón y quien participó tanto como jugador, como en calidad de técnico, en la Copa Profesional colombiana para equipos como Saeta y TAZ o como el bogotano John Jairo Pinilla, quien no solo ha brillado en el torneo local, sino que ha jugado en ligas extranjeras como la italiana, donde logró dos títulos. 

Pinilla también ha sido reconocido como uno de los mejores jugadores del mundo y junto a Hernández y a otro grupo de estrellas del micro a nivel nacional, hizo parte de la selección campeona del mundo en 2011 y 2015, además de alcanzar el primer título de un Suramericano para el país en 2014.

Pero estos no son los únicos ídolos que pueden verse en el fútbol de salón colombiano. Entre las figuras pueden nombrarse grandes figuras como Alejandro “El Flaco” Serna (Real Caldas), integrante de la Selección en el mundial de Bielorrusia y máximo goleador en 2016 con 35 anotaciones; Diego Abril (Caciques de Quindío), también campeón en Bielorrusia y John Celis (Visionarios de Sucre) seleccionado en varias ocasiones y campeón mundial en 2000, 2011 y 2015.