Yeison Rivas es el contador que quiere vencer a Paulo Villar


24 / 11 / 2015
Su andar es lerdo, tranquilo y exhala confianza. Cuando va a competir se concentra solo en eso, se olvida de todo. Por eso es callado. Habla lo necesario cuando lo requieren pero no busca charla con nadie porque desea estar metido de lleno en la competencia. No quiere distracciones. Son los ritos de un ganador. Sus 173 centímetros de estatura enfundados en la sudadera verde y blanca de Antioquia son vistos con admiración. No es para menos ya que es uno de los favoritos para los 400 metros vallas, carrera que tendrá este jueves en la noche su gran final. Y en esa prueba se volverá a ver con el rey de esta modalidad en Colombia, el samario Paulo Villar, quien corre por Bogotá, donde está radicado hace muchos años y quien ya lo venció en la final de los 110 metros con vallas hace dos días, como estaba previsto. Por eso lo de los 400 tiene tinte de revancha. En entrevista con Señal Colombia Deportes, Villar dijo que estos son sus últimos Juegos y que las vallas quedaban en buenas manos con Yeison Rivas y Ángel Murillo, de quienes dijo eran sus sucesores y los encargados de tomar el testimonio que él deja en su despedida. “Me alegra mucho saber el concepto en el que me tiene Paulo. Muy agradecido por sus palabras, que me animan para seguir trabajando y tratar de emularlo, porque él dejó muy en alto el nombre de Colombia en las vallas. Nunca hemos entrenado juntos, pero sí hemos hablado bastante y me ha dado consejos para superarme. Deja un legado tan grande que para igualarlo hay que entrenar mucho y ganar”, dice. Sobre lo que va a ser la final de este jueves en el estadio Pascual Guerrero, Rivas fue claro. “Ha sido el rey en los 110 y 400 metros vallas. Ya ganó los 110, que es su especialidad. Ahora vienen los 400 que es la mía. Es favorito porque es el actual campeón pero me entrené para ganar esta prueba y quiero hacerlo. Va a ser una gran final, todo un espectáculo. Él querrá despedirse con oro y yo quiero vencer a Paulo, destronarlo. Pero no nos olvidemos de Ángel Murillo, de Bogotá, otro gran corredor. Esto va a estar bueno”. “Hoy a mis 28 años estoy empezando a volar alto. Quiero en esta final de los 400 metros vallas no sólo vencer a Paulo, sino lograr la marca mínima para ir a los Olímpicos de Río pero no a pasear y correr la primera ronda, sino al menos pasar a la segunda. Sé que tengo condiciones para hacerlo y con mi entrenador Raúl Díaz hemos planificado los trabajos y el entrenamiento apuntándole a eso”. Y para ratificar la confianza que tiene en sus condiciones, vaticinó que conseguirá grandes cosas. “Sé que voy por buen camino, que estoy haciendo las cosas bien y que por eso Colombia y el mundo sabrán de Yeison Rivas, tal y como escucharon de Paulo Villar”. Yeison nació en Carepa, Antioquia, el 24 de septiembre de 1987 y fue admirador del ídolo de su tierra, el futbolista Herman Gaviria, a quien apodaron con el nombre del pueblo y falleció el 24 de octubre de 2002 víctima de un rayo. Desde chico se interesó en los deportes, pero fue el atletismo el que lo llenó y en el que vislumbró que podría tener éxito. Empezó a entrenar con Reynel Rodríguez en varias pruebas, pero optó por las vallas dada su estatura, su buena velocidad superando obstáculos y la agilidad en la misma. Por eso se fue para Puerto Rico a estudiar Contaduría en la Universidad El Turado de San Juan, y a entrenar para mejorar su rendimiento, de la mano del entrenador Leonardo Quevedo, quien lo preparó en los 110 metros vallas, y en especial en los 400. Allí ganó el Nacional Sub-23 y puso el récord nacional con 50,12 segundos. Su técnico destaca su potencia y fuerza para afrontar la prueba. Al graduarse como contador, regresó a Colombia y aunque realiza trabajos esporádicos, está dedicado en pleno a entrenar, labor que hace todos a diario de 7:30 a 11:00 de la mañana, y de 4:30 de la tarde a 7:30 de la noche. “Lo hago para superarme cada vez más y conseguir mi mejor nivel. Quiero ser un gran sucesor de Paulo Villar”. Este contador que quiere vencer al rey de las vallas en Colombia, es amante de la televisión con los especiales de National Geographic, fanático del Play Station, melómano y afiebrado del chat, en el que habla mucho con su novia Darmis Palomeque –también atleta-, cuando no está con ella. Foto: Coldeportes.