10 obras arquitectónicas revolucionarias


David Jáuregui Sarmiento
02 / 11 / 2018
Diseño de Gaudí en el documental Gaudí-Jujol, dos genios de la arquitectura.
0

Los grandes artistas son reconocidos cuando transforman lo conocido en lo desconocido y si la innovación es tan espectacular que el resultado es único, se considera revolucionario. En la arquitectura, dos sujetos que lo lograron fueron Antoni Gaudí y Josep Maria Jujol, un par de arquitectos catalanes que cambiaron el rumbo de este arte moderno en Europa y el mundo.

Como en noviembre te retamos a ser revolucionarios, llegan a Señal Colombia los documentales Gaudí en la catedral de Mallorca y Jujol Gaudí, dos genios de la arquitectura, para que conozcas de primera mano lo que a este par de arquitectos los hizo pasar a la historia por su revolucionaria visión de la arquitectura.

 

 

Video: tráiler del documental Gaudí y la Catedral de Mallorca.

Los nombres de Gaudí y Jujol no son tomados a la ligera en el mundo del arte y la arquitectura, pues sus diseños y su propuesta fueron tan especiales que hasta el día de hoy que ha sido difícil igualarlos en el modernismo europeo.

De la misma forma, su uso de la geometría, el volumen, y las soluciones estructurales y funcionales como decoración, hicieron de sus trabajos importantes obras arquitectónicas revolucionarias.

“La creatividad de Gaudí era imparable y no le importaba en ese momento en lo que andaba la arquitectura, creó sin ningún temor. En ese momento la arquitectura estaba atravesando por un ‘protomodernismo’, en el que se salía de todo el ornamento y el adorno en la construcción, quería quitar todo lo que se consideraba innecesario, y tanto Gaudí como Jujol hicieron lo contrario, sin salirse de lo que se considera la forma moderna. Eso implicaba hacer formalmente el diseño –su forma– moderna pero con una imagen (lo que se ve) ornamental barroco, además con una estética nunca antes vista, fantástica, que revolucionó la arquitectura a pesar de la crítica que despertó en la academia su obra”, dijo Juan Sebastián Vázquez, arquitecto de la Universidad Nacional de Colombia y coganador del premio de arquitectura Pasajes Residenciales del Premio Germán Samper Hábitat y Vivienda Colectiva.

 

Video: tráiler del documental Gaudí-Jujol, dos genios de la arquitectura.

La construcción, sin embargo, es uno de los oficios más antiguos y la arquitectura ha sido uno de los pilares del mundo como lo conocemos, bien sea por la construcción de imponentes edificios que muestran el poder económico y artístico de un país, o bien porque el arte siempre está en constante cambio y sus novedades siempre son noticia en el mundo.

De esta manera, como la arquitectura hace parte de las 7 artes modernas, sus artífices son tan reconocidos como los músicos, los pintores, los escritores, los fotógrafos o los cineastas, y mucho más aún si sus trabajos son revolucionarios.

Por eso, queremos mostrarte 10 obras arquitectónicas revolucionarias que, junto con las de Gaudí y Jujol, revolucionaron la arquitectura a partir de la innovación en el diseño y sus propósitos.

 

  1. Templo expiatorio de La Sagrada Familia

La magnitud de la obra de Antoni Gaudí se puede medir analizando lo que sucede con el Templo expiatorio de La Sagrada Familia, una catedral diseñada por el arquitecto catalán que empezó a construirse en 1882 y que más de un siglo después sigue en construcción.

Esta obra maestra de Gaudí es uno de los monumentos más visitados de España, junto al Museo del Prado y la Alhambra de Granada, y es además la iglesia más visitada de Europa tras la basílica de San Pedro del Vaticano.

Video: así se ve y así proyectan los constructores cómo quedará La Sagrada Familia finalizada.

Cuando esta construcción esté finalizada será la iglesia cristiana más alta del mundo y en su construcción habrán participado 9 generaciones de arquitectos, de los cuáles el último, el también catalán Jordi Faulí, anunció en 2013 que la finalización de la obra estaría proyectada para 2026.

 

  1. Teatro Metropol de Tarragona

El Teatro Metropol es la principal sala de teatro cubierta de la ciudad de Tarragona, España, y fue diseñado por el arquitecto Josep Maria Jujol.

Se trata de una estructura cuya construcción empezó en 1908, cuando ya la influencia de Gaudí había hecho estragos en el modernismo español.

Esta construcción ha sido testigo de la historia a lo largo de las décadas y ha visto la vidas y la muerte en varias ocasiones: por ejemplo, durante la Guerra Civil española, una bomba cayó sobre la galería acristalada que da al patio interior y fue reconstruida de forma diferente.

Pieza interactiva: antes y después del Teatro Metropol de Tarragona tras su restauración.

Con el tiempo, la edificación se convirtió en sala de cine, pero en 1980 fue clausurada por las precarias condiciones de la obra y la inseguridad en su interior. Sin embargo, el Gobierno local la adquirió en 1991, le hizo algunas adecuaciones y lo reabrió en 1996 como un espacio que cuenta con capacidad para 525 espectadores, y ocupa una superficie de 3.000 metros cuadrados.

 

  1. El Santuario de las Lajas

Puede que al lado de La Sagrada Familia, el Santuario de las Lajas se vea como una casa cural, pero en Latinoamérica esta construcción es un destino de mucha importancia para peregrinación y turismo.

Tanto así que el diario británico The Telegraph la eligió como el templo más lindo del mundo, destacando que cada año llegan unos 750 mil peregrinos colombianos, ecuatorianos y de otras naciones del mundo a esta obra arquitectónica.

Video: Vista del Santuario de las Lajas desde dron.

Esta construcción ubicada en Ipiales, Nariño, cuenta con arquitectura medieval de estilo gótico del siglo XIV y fue construida con piedra gris y blanca. Su estructura está conformada por tres naves edificadas sobre un puente de dos arcos que cruza el río Guáitara, con una profundidad de 50 metros.

Para la construcción del Santuario Nuestra Señora de las Lajas se tomaron más de 30 años y cinco etapas, iniciando en 1916 y finalizando en 1949. De acuerdo con la revista colombiana especializada en finca raíz y construccion, Metro Cuadrado, se calcula que el costo de esta obra superó los 1.850.000 pesos colombianos de la época, una suma que para principios de siglo XX era muy difícil de reunir.
 

  1. Museo del Mañana

El Museo del Mañana es una de las principales y más importantes edificaciones de Brasil.

Se trata de un museo de ciencias de Río de Janeiro, Brasil. Fue diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, construido junto al mar en el Muelle Mauá y finalizado en 2015.

De acuerdo con el diario inglés The Guardian, comparado con edificios convencionales, esta obra usa 40% menos de energía (9% de la energía que consume la obtiene del sol) y el sistema de refrigeración del edificio se aprovecha del agua profunda de la Bahía de Guanabara, el puerto principal de Rio de Janeiro.

El cubicador de cubos de Rubik encontrará la solución para su rompecabezas en 20 pasos. No necesitas aprender la solución.

Video: análisis del Museo del Mañana hecho por la Universidad Unam de México.

De la misma forma, explicó la publicación extranjera, sus espinas solares y el lucernario con forma de ventilador han sido diseñados de manera que el edificio se pueda adaptar a las diferentes condiciones ambientales.

 

  1. Edificio Flaitron

Esta obra arquitectónica tiene más de un siglo de existencia y aún así continúa siendo una de las tantas joyas de la arquitectura en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

Aunque se finalizó en 1902, este edificio es considerado uno de los primero rascacielos y su importancia es tal que el barrio circundante a esta edificación lleva su nombre.

Su construcción fue un milagro de la ingeniería de la época, así como del músculo financiero estadounidense: el uso del acero en su construcción permitió que la obra alcanzara los 87 metros de altura, un hito casi imposible si se hubieran empleado las técnicas habituales de la época.

Video: recorrido visual del Flaitron por la cuenta SkyLinesHD.

Una de sus principales particularidades es su forma triangular, que en su punta redondeada tiene apenas dos metros de ancho y, desde una vista cenital (desde arriba), las fachadas que se juntan en ese vértice abarcan un ángulo de 25 grados.

 

  1. Neue National Galeri

La Nueva Galería Nacional de Berlín, como se le conoce a este edificio en Español, es una de las principales obras arquitectónicas representantes de la escuela modernista Bauhaus, que predicaba que en cuestiones de diseño “menos el más”, en alusión a que en el diseño se debe privilegiar el uso a los ornamentos.

El arquitecto que lo diseñó, Ludwig Mies van der Rohe, fue el último director de Bauhaus y junto a Walter Gropius, Frank Lloyd Wright y Le Corbusier es ampliamente reconocido como uno de los pioneros de la arquitectura moderna.

Video: recorrido visual de la Nueva Galería Nacional de Berlín.

El edificio se constituye como una gran base de piedra sobre el que se eleva una enorme cubierta metálica cuadrada, sostenida por apenas ocho pilares.

Desde afuera se puede ver cómo el edificio dispone un cerramiento completamente de vidrio, lo que hace dar la sensación de que el espacio del museo es prácticamente un trozo de explanada cubierto por un techo.

 

  1. Mezquita Azul

La Mezquita Azul es la culminación de dos siglos de evolución en diseño de la iglesia bizantina y la mezquita otomana, pues mezcla elementos bizantinos de la cercana Hagia Sophia (una antigua basílica ortodoxa, posteriormente convertida en mezquita y actualmente en museo) con la arquitectura islámica tradicional, considerada la última gran mezquita del periodo clásico otomano.

Esta construcción es un templo de templos, y así fue ideada para su construcción en 1609 hasta 1617, cuando finalizó su edificación.

Video: Vista de la Mezquita Azul desde el vuelo de un dron.

Para su construcción, el arquitecto musulmán Sedefkar Mehmet Ağa (discípulo del arquitecto Sinan, considerado a la altura de otros como Vignola o Miguel Ángel), empleó grandes cantidades de materiales, especialmente piedra y mármol, lo cual hizo que se agotara la existencia de estos minerales para otras obras importantes de la época.

 

  1. Sede de la Televisión Central de China

Este edificio es una flamante excentricidad del país asiático, pues se dieron a la tarea de construir un rascacielos que representaba un problema estructural de altísima complejidad por estar ubicado sobre una zona de alta actividad sísmica y que para su construcción requirió unir dos edificios y medio.

En otras palabras, estamos hablando de tres rascacielos pegados sobre un trozo de tierra que está en constante movimiento, un hito difícil de alcanzar y que para su construcción se necesita tanto dinero que solo un país como China puede acumular.

Video: el periodista Dan Epstein muestra la Sede Central de la Televisión China en CGTV.

 

  1. Casa de la ópera de Sydney

La Casa de la ópera de Sydney, en Australia, es tan particularmente importante que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2007.

Esta colosal edificación fue diseñada por el arquitecto danés Jørn Utzon en 1957 y fue inaugurado el 20 de octubre de 1973 por la reina Isabel II, en su papel de reina de Australia.

Esta obra arquitectónica es una construcción expresionista. Su diseño se considera radicalmente innovador, conformado por una serie de grandes conchas prefabricadas, cada una tomada de la misma semiesfera, que forman los tejados de la estructura.

Para lograr su ubicación sobre el mar, la Ópera de Sydney se apoya en 580 pilares hundidos hasta 25 metros bajo el nivel del mar y su fuente de alimentación tiene una capacidad equivalente al consumo eléctrico de una ciudad de 25.000 personas. Su diseño es tan espectacular que incluye alrededor de 800 ambientes diferentes o salas en todo el complejo así como con más de 2.200 puertas, según la página oficial de la construcción.

Foto de la Ópera de Sydney. Fuente: Wikipedia.

Foto de la Ópera de Sydney. Fuente: Wikipedia.

 

  1. Capilla Sixtina

Podríamos imaginar que el lugar en el que habita el Papa, el máximo pontífice de la Iglesia católica, es un lugar sin precedentes y sin igual. Pues bien, el denominado actual ministro de de dios en la tierra, Jorge Mario Bergoglio, mejor conocido como Francisco, habita esta capilla del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, una joya arquitectónica que además de ser una obra de arte por sí misma también tiene murales pintados por algunos de los artistas más destacados de la historia.

Precisamente, la fama de la Capilla Sixtina se debe principalmente por su decoración al fresco y especialmente a la bóveda y el testero, con El Juicio Final, ambas obras de Miguel Ángel.

Imagen del interior de la Capilla Sixtina. Fuente: Wikipedia.

Imagen del interior de la Capilla Sixtina. Fuente: Wikipedia.

Sin embargo, desde que se inició su construcción, pintores clásicos renacentistas como Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli y Luca Signorelli realizaron dos series de paneles al fresco sobre la vida de Moisés (a la izquierda del altar, mirando hacia El Juicio Final de Miguel Ángel) y la de Jesucristo (a la derecha del altar), acompañadas por retratos de los papas que habían gobernado la Iglesia hasta entonces en la zona superior y por cortinas pintadas con trampantojo en la zona inferior.

Video: Análisis del Museo del Palacio de Bellas Artes de México de la Capilla Sixtina.

Vale la pena resaltar que su construcción no tiene nada dejado al azar e incluso las proporciones del interior de la capilla utilizan la longitud como medida de referencia: dividida por tres da el ancho y dividida por dos da la altura. Las proporciones definidas con dicha precisión fueron una característica de la arquitectura renacentista y reflejaban el creciente interés en la herencia clásica de Grecia y Roma.

Esta edificación católica, entonces, se puede considerar un templo que ha sobrevivido a siglos de existencia y, además, un museo con murales extravagantes pintados por algunos de los pintores más famosos de la historia.