Antifeminismo: ¿qué es y quiénes lo promueven?


David Jáuregui Sarmiento
22 / 11 / 2021
Serie

Mujeres sin derecho y al derecho

Próxima emisión

Viernes, 03 Diciembre 9:00 pm

Colprensa
Análisis antifeminismo, Foto colprensa
0

El feminismo en Colombia ha librado una larga lucha que completa casi un siglo, una historia contada en la serie documental Mujeres sin derecho y al derecho que explora desde diferentes enfoques la historia y presente del movimiento feminista en Colombia.

Este programa conducido por Gloria Gómez e Isabel Granados hace un recuento de 100 años de luchas y avances a favor de la equidad, la democracia y la inclusión de las mujeres en el país.

Sin embargo, esta lucha se ha visto cuestionada por parte de diferentes sectoresy con diferentes agendas que varían desde críticas leves hasta posturas diametralmente opuestas que utilizan una retórica abiertamente antagónica, principalmente en espacios digitales como las redes sociales.

A propósito de la serie Mujeres sin derecho y al derecho, quisimos explorar de qué se trata este conjunto de posiciones que buscan socavar el movimiento feminista y que podríamos denominar "antifeminismo".

Lee tambiénLa luhca por cambiar las mentalidades patriarcales

¿De qué se trata el antifeminismo?

Desde esta postura se escucha a quienes buscan revertir los avances jurídicos y legislativos en materia de derechos sexuales y reproductivos, además de muchos otros puntos de inflexión opuestos a la mentalidad patriarcal por los cuales libra su lucha el feminismo.

El antifeminismo aparece cuando un discurso opuesto a las posturas del feminismo se convierte en un ferviente panfleto en contra de los movimientos feministas, y no se limita, por ejemplo, al debate del "derecho a la vida" desde la concepción, sino también de invalidar las posturas y luchas que se realizan en nombre de la igualdad de género y que encuentran ridículo al feminismo, radicales a las feministas y necesaria la abolición de ambos: feministas y feminismos.

"El antifeminismo se puede ver desde dos vertientes: una, desde los movimientos antiderechos fundamentalistas, quienes hacen alarde de una forma superestructurada y simple de ver el mundo, y que además quieren legislar fuera de la autonomía corporal, sin prestar atención a las transversalidades que rodea a la mujer y el género, pero también se puede encontrar como posturas críticas de algunas corrientes del feminismo", explicó Lesly Valbuena, politóloga y magíster en política social, activista, y promotora de la Ley de endometriosis.

Mujeres feministas en una manifestación en Bogotá. Análisis antifeminismo. Foto colprensa.Colprensa

Una publicación del diario El Mundo de España reportó que en internet prolifera cada vez más el discurso de "antifeminismo", donde se pueden encontrar manifiestos antifeministas casi surrealistas, donde se habla del feminismo como una "sociopatía" causada por un "severo trastorno narcisita", además de catalogarlo como "una agresión y violación flagrante de la realidad y de la historia", además de calificativos como "vaginismo mental", "generocentrismo", "agresión, genocidio, histerismo, odio a la raza humana y a la naturaleza".

De acuerdo con el diario, se trata de "tesis que son compartidas por muchos portales administrados por mujeres como ladiesagainstfeminism.com o womenagainstpaternityfraud.org, y por comunidades online tan concurridas como la página de Facebook Women against Feminism, que acumula más de 45.000 seguidoras de todo el mundo, o la creada por féminas hispanohablantes "Soy mujer y soy anti-femnista, con casi 8.500 adeptas".

De acuerdo con Valbuena, sin embargo, el antifeminismo también se puede ubicar en los márgenes de la crítica el feminismo, por ejemplo desde las mujeres trans, afro, o que se desenvuelven en el trabajo sexual, y que se oponen a que el feminismo se convierta también en una estructura hipernormativa y violenta que termina asimilándose a la estructura tradicionalista patriarcal.

Al igual que otros espacios de activismo relacionados con derechos humanos, el feminismo no es solo un movimento único y uniforme, sino que se compone de una gran diversidad de grupos, ideales e interpretaciones.

"Por ejemplo, algunas veces a las mujeres trans no las dejan participar en colectivos feministas por no contar con aparato reproductivo femenino, o desde el feminismo afro se ha criticado al feminismo con respecto a los derechos laborales, que también deja ver que no solo el género sino la clase son condicionantes que promueven desigualdades", explicó la politóloga.

Para Valbuena, en el primer caso que se opone al feminismo en su totalidad es inaceptable en tanto los fundamentalistas llevan muchos años más en la hegemonía y tienen más herramientas para conmover a las personas en contra de los principios del feminismo, que es abiertamente democrático.

Plantón provida en Bogotá. Análisis antifeminismo. Foto ColprensaPlantón en contra de la despenalización del aborto. Colprensa

"Ese discurso logró, por ejemplo, promover movilizaciones 'a favor de la familia' contra la 'ideología de género', sin que el público siquiera pudiera entender cuál es la construcción del género, o la deconstrucción de la sexualidad", argumentó Valbuena.

De acuerdo con la activista, estas posiciones no toman en consideración las vivencias de las mujeres, pues se trata de seres humanos cerrados en su mundo con su visión, que funciona para su grupo, pero es individualista y no piensa en los demás. Por ejemplo, explicó, cuando se habla de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo no significa que se obligue a nadie a abortar, pero en cambio sí se obliga a las mujeres a parir.

De esta manera, se distorsiona el discurso del feminismo como una corriente que cuestiona todo el poder hegemónico, no solo la opresión sexual y de género, sino los demás poderes que nos interpelan, como el capitalismo salvaje y el subsecuente descuido del medio ambiente, el racismo, el clasismo u otros no tan latentes como la diversidad de capacidades e inteligencias.

"Mantener vigentes estos cuestionamientos es la labor del feminismo", concluyó Valbuena.

Mujeres feministas en una manifestación en Bogotá. Análisis antifeminismo. Foto colprensa.