Decile a Mario que no vuelva

Después de un largo exilio en Venezuela, el cineasta Mario Handler vuelve a su país, Uruguay. Allí la dictadura sigue presente en los medios, en la opinión pública y en la memoria de la gente. El director siente que les debe algo a los compañeros de lucha, los tupamaros que no pudieron salir del país. Esta deuda se traduce en poesía, humor negro y conciencia, en una atmósfera aguda y precisa de esta época oscura del Uruguay.

Páginas

Aventuras con los Kratt

Los hermanos Chris y Martin Kratt se convierten en versiones animadas de ellos mismos y la aventura comienza. Ellos empr ...

Asquerosamente rico

¿Qué tal si te comes unas arañas peludas?, no te asustes, esta es la nueva y divertida forma en que el chef Giovanni, ...

Más adelante